martes, 28 de enero de 2014

OPINIÓN / Gobierno Mundial y la V Internacional: Venezuela y Guyana pueden dar un gran aporte


http://www.alpiedelcanon.com/2014/01/gobierno-mundial-y-la-v-internacional.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

Leopoldo Alberto Cook

Tomado de:


Por: Leopoldo Alberto Cook

El socialismo en un solo país no es sostenible. Marx, Engels, Lenin, lo sabían. Meszaros identifica entre algunas condiciones para abrir la puerta al socialismo en forma sustentable, irreversible, la complementariedad dialéctica entre lo nacional y lo internacional. Se requiere un avance simultáneo en ambas esferas.

Meszaros nos dice que una relación solidaria, cooperativa, cualitativamente diferente a la existente en el capitalismo, es un requerimiento ineludible de la teoría socialista. Que el capitalismo, jerárquico y autoritario en la fábrica, no puede generar relaciones solidarias entre naciones. Eso es intuitivamente obvio.

Nos alerta que el patriotismo no puede confundirse con el chauvinismo, pues el internacionalismo socialista es inconcebible sin un respeto total por las aspiraciones del pueblo trabajador de las demás naciones. También es necesario tener en cuenta que la patria es la humanidad, bajo la relación dialéctica descrita. La crisis estructural del capital ha cerrado las rutas del socialismo evolutivo y del socialismo parlamentario. El fin de la Guerra Fría deja al Imperialismo confrontado globalmente con sus propios problemas. Y así mismo, que el internacionalismo significa reemplazar el sistema injusto por una alternativa completamente cooperativa, respetando la complementariedad dialéctica de lo nacional y lo internacional; esto sería imperativo.

Concluye que el principio de que el socialismo no puede ser construido aisladamente en un solo país sigue vigente; la tendencia destructiva del capital transnacional no puede ser superada o atemperada mediante la acción de gobiernos nacionales independientemente. Si así se intentase, bien pronto las fuerzas mundiales de la reacción se unirían contra ese país. Pero también hay que recordar que ninguna de las cuatro internacionales cumplió con las esperanzas depositadas en ellas.

Y también nos recuerda que la explotación y la opresión vino mucho antes del capitalismo, y que hay que atacar sus raíces históricas más profundas, para evitar que resurjan. Se trata de un cambio de paradigma civilizatorio. Por eso es que al hablar de Socialismo, le agregamos: en el Siglo XXI.

Un aspecto que a mi entender es crucial es que no sólo se trata de naciones sino de las transnacionales, porque, aún constituyendo gobiernos socialistas en todos los países, ellas reproducirían, si no son desarticuladas, tarde o temprano, los conflictos aplacados temporalmente. La transnacional es, a mi modo de ver, el enemigo estratégico de la humanidad.

Aunque el marco conceptual del sistema del capital es global, no puede disponer de un gobierno global, de un solo gran monopolio. Una de las contradicciones de más peso en el capitalismo, que no puede durar mucho tiempo, es entre la tendencia globalizadora del capital transnacional en el campo económico y la continuada dominación de los estados nacionales como estructura política global.

Entonces, para imponer el socialismo, la estrategia es global. Pero el imperialismo también aboga por la internacionalidad, también tiene una estrategia global. En sus planes secretos está delineado un gobierno mundial. Un centro de poder que de hecho existe, difuso en el poder coordinado de las transnacionales, el denominado Complejo Militar Industrial, representado políticamente por los EE.UU y varias organizaciones como los Bilderberger.
De modo que la gobernabilidad universal no es un paradigma de por sí, debe darse bajo ciertas condiciones. En la búsqueda del socialismo mundial propiciamos mecanismos de interacción democráticos que promuevan la multipolaridad, la solidaridad.

Los organismos multilaterales existentes están diseñados bajo preceptos neoliberales. La ONU, la OEA responden a los centros de poder del capitalismo.

A nivel regional hemos impulsado nuevos mecanismos: la CELAC destaca como un intento importante. Unasur, Mercosur, Petrocaribe, Alba son avances importantes.

A nivel mundial queda mucho por hacer. La ONU merece ser desmontada. Tal vez la estrategia de Chávez de las misiones sea la indicada: construir nuevos mecanismos nacientes mientras mueren los viejos. Se requiere una nueva organización de los Pueblos Progresistas, basada en la democracia participativa y protagónica entre los gobiernos y los movimientos sociales, que promueva la paz y el desarme, la conciliación fraterna, la solidaridad, el equilibrio ecológico, la complementariedad, que decida en base a consultas permanentes, que erradique el nefasto consenso. Tal vez podamos decir: La CELAC es a la OEA, como un nuevo mecanismo es a la ONU.

Para comenzar, una organización internacional democrática debería estar en una especie de Distrito Federal, haciendo la similitud con los Estados Federales. Es inaceptable que un organismo multilateral esté en tierras de un Estado particular que niega el acceso a su territorio a sus miembros, restringe las visas y autorizaciones de vuelo.

Venezuela y Guyana podrían dar un paso diseñando un mecanismo soberano que ponga parte del Esequibo al servicio de la democracia internacional, como sede de una nueva organización multilateral que comience a crecer para sustituir a la triste ONU. Y que sirva de sede a muchas otras organizaciones internacionales que se vayan construyendo bajo la nueva concepción multipolar, democrática, participativa, no solo de los Estados, sino de los Pueblos.

Está pendiente, entonces, la activación, de alguna forma, muy diferente a las anteriores, de la V Internacional.

Temas Relacionados
La Guayana Esequiba El Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y El Socialismo del Siglo XXI

La Guayana Esequiba El Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y El Socialismo del Siglo XXI. Parte I. miércoles 15 de septiembre de 2010

La Guayana Esequiba el Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y el Socialismo del siglo XXI. Parte II miércoles 29 de septiembre de 2010

La Guayana Esequiba el Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y el Socialismo del siglo XXI. Parte III lunes 25 de octubre de 2010

La Guayana Esequiba el Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y el Socialismo del siglo XXI. Parte IV 06  de  Diciembre de2010

La Guayana Esequiba el Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y el Socialismo del siglo XXI. Parte V y Última lunes 11 de abril de 2011

La Guayana Esequiba el Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y el Socialismo del siglo XXI. Colorario I. Parte domingo 31 de julio de 2011

La Guayana Esequiba el Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y el Socialismo del siglo XXI. Colorario II. Parte domingo 7 de agosto de 2011

La Guayana Esequiba el Pacto Cubano - Guyanés de 1981, y el Socialismo del siglo XXI. Colorario III. Parte y Ultima


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog: Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”




Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968