martes, 22 de abril de 2014

Leopoldo Taylhardat y la Guayana Esequiba

Fotografia tomada por Leopoldo  Taylhardat a los Participantes de la Conferencia de Cabacaburi,  el britanico Michel Wilson  de lentes en el extremo superior en el pórtico con lentes 


Por Oscar J.  Márquez

El Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (IDEFV),  La Fundación la Guayana Esequiba, su  blog http://laguayanaesequiba.blogspot.com/  y   la web http://www.laguayanaesequiba.org/, y sus cuentas asociadas en twiter y facebook, le rinden un homenaje póstumo al Lic. Leopoldo  Taylhardat,   venezolano, quien falleció el  pasado viernes 18  de abril   del presente año en la ciudad de Maracay

El pasado viernes 18 de abril falleció, en la ciudad de Maracay   el Leopoldo  Taylhardat (1929-2014),  cuyos restos  fueron velados en la Funeraria Cristo Rey, y su cremación se efectuó el día 20 de los corrientes en la referida ciudad.

En el año de 1967 Leopoldo  Taylhardat,  se desempeñaba   como de vicecónsul de Venezuela en Georgetown, Guyana época está en que se  celebró el   Primer Congreso Amerindio  en Cabacaburi en el Pomerón,   en la Zona en Reclamación - Guayana Esequiba. Que  representaba para ese entonces a los pueblos indígenas, integrados por las familias lingüística Caribe, (Akawaio, Patomana, Carib, Makushi, Patomana, Pemón, Trío, Wai Wai, Mawayana). La familia lingüística Aruacos, Arahuacos (Arawakan) por los Arawak y lo Wapishana, así como a la familia de lengua aislada Guarao (Warao), asentados en la Zona en Reclamación.

Conferencia a  la cual asistieron veintiún jefes de aldeas, cinco representantes de aldea, ocho Concejales, cinco observadores entre ellos el vicecónsul Taylhardat Leopoldo  y el  ciudadano  Británico Michel Wilson, dos intérpretes y dos integrantes de la Asociación Amerindia. A  excepción de los amerindios o indígenas del Distrito del Rupununi a quienes los guyaneses, les impidieron trasladarse a Cabacaburi.

Este Primer Congreso la Asociación Amerindia de Guyana  se proponía trazar una estrategia de trabajo ante la indiferencia de las autoridades de Guyana frente a sus reivindicaciones, junto a los diferentes jefes Capitanes o Caciques. Años después se constituiría lo que se llama ahora los Toshaos (Consejo Indígena o  Amerindio)

El resultado de esta reunión, como era de esperar, produjo una serie de impactos hasta hoy en día invaluables por su alcance y consecuencias, frente al Gobierno despótico y racista de Forbes L. Burnham en Georgetown. Como fue  la creación y consolidación del Partido Amerindio, conveniente a los amerindios y a los intereses de Venezuela, pero que a la larga resultaría perjudicial a la causa amerindia y a la reclamación territorial Venezolana.

Entre los día 8 y 9, de abril de 1967 se discutieron una serie  diferentes puntos de la agenda inherentes a la reivindicación de los amerindios. El día diez se debatió el punto de la agenda referente a la oferta de Venezuela del “Desarrollo Conjunto”, tema explicado por el vicecónsul  Leopoldo A. Taylhardat,  a los presentes. Una vez concluida la exposición Leopoldo  Taylhardat, procedió  a retirarse de la reunión, en vista de que solo era un observador de la misma.

En la Asamblea de la Conferencia en Cabacaburi se  procedió a discutir ampliamente y detalladamente el punto de la reclamación venezolana.   Al extremo de señalar  que una  posición favorable  de la reclamación venezolana, les traería graves problemas, incluso la cárcel ya que Venezuela era considerada una nación hostil,  por parte del Gobierno guyanés. Además de que Forbes L. Burnham, consideraba a los indígenas o Amerindios unos traidores públicamente.

Ese mismo día 10 de abril de 1967, a las siete de la noche se aprobó la constitución del Guyana National Party o Partido Amerindio (Ameriendian Party como se denominaría posteriormente). No sin antes darse un amplio debate de la necesidad de conservar la Asociación Amerindia separada del partido, ya que había funciones que el partido no podía llenar. Al día siguiente 11, de abril celebraron la primera Asamblea General del Partido para debatir sobre el ante proyecto de Reglamento y sobre la redacción de una Resolución similar a la emitida por la Primera Conferencia de Jefes Amerindios apoyando la reclamación venezolana

El día 14 de abril de 1967, el gobierno Guyanés procedió a denunciar al Sr. Vicecónsul de Venezuela (Leopoldo. A. Taylhardat) en Georgetown y al ciudadano de origen británico y Michel Wilson de haber organizado una reunión en Cabacaburi con la intensión de manipular a los amerindios y hacerlos firmar una resolución a favor de la contención venezolana. Acusándolos de desarrollar actividades anti guyanesas conminando a salir del país a Leopoldo. A. Taylhardat y expulsando Michel Wilson. Procediendo seguidamente el Gobierno de Forbes Burnham a decomisar las actas a perseguir, encarcelar, silenciar a sus organizadores y delegados. Situación esta y argumentos que fueron utilizados en contra de Venezuela ese año y el siguiente.

La conferencia de Cabacaburi, y las actuaciones desde el consulado venezolano en protección de los derechos de los nacidos en la Zona en Reclamación tuvo  tanto impacto en Forbes L. Burnham,  que señala  en el Diario New Nation Georgetown 26 de de diciembre de 1967, respecto de las actuaciones Taylhardat Leopoldo que :  “…el consulado en Georgetown está trabajando en tiempo extraordinario en contra de los ciudadanos de Georgetown… … a nivel legislativo ha llegado el momento de aprobar una ley que disponga duras sentencias para cualquier criminal a quien se le compruebe que apoye el reclamo venezolano, aunque sea una pulgada cuadrada del territorio de Guyana…”.

Taylhardat Leopoldo, no solo actuó y trabajo  a partir de   1967, una vez que fue expulsado de Guyana,  sobre  la reclamación de los territorios ubicados al oeste del río Esequibo.  Sino que se involucro aun mas  asesorando  y cooperando   con el Ameriendian Party. Posteriormente,   ante la información trasmitida por el Secretario General del referido  Ameriendian Party, de que el gobierno guyanés había cerrado las inscripciones para candidatos al Parlamento el 08 de noviembre de 1968.  Inhabilitando así  el partido y deteniendo a sus principales dirigentes,  aseguro que: “…solamente les quedaba el recurso de levantarse en armas…”

Aunado a  la  posición de los rancheros e indígenas o amerindios del Rupununi, por los  problemas de discriminación racial, asentamiento de afro descendientes de la costa en sus  sabanas y el  de la revocacion de la tenencia y arrendamiento de las tierras que poseían  desde hacía más de 20 años.    Y ante  el desconocimiento de la elección al Parlamento guyanés de la Sra. Valerie Hart, de ascendencia amerindia, Presidenta de la Asociación de Productores del Rupununi, por el partido United Force (U.F)  Fuerza Unida.

Taylhardat Leopoldo quien comenzara a trabajar como operador radioeléctrico en el  petrolero Caracas, vicecónsul, periodista y granjero, Se vio involucrado en estos importantes sucesos a favor de la reclamación por los territorios ubicados al oeste del río Esequibo. Al  prestar  un excelente servicio a la Nación venezolana, independientemente de su resultado.

Respecto de ellos, dejo una novela autobiográfica   inédita sobre su participación en los sucesos sobre la Conferencia de Cabacaburi, Ameriendian Party  y  la  Rebelión  del Rupununi.

Eterna gratitud a este defensor de los derechos de la Nación venezolana por los territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos como la Guayana  Esequiba.
  
Paz a sus restos y descansó eterno a su alma

Temas Relacionados
La Asociación Amerindia y La Guayana Esequiba. Parte I lunes, 22 de diciembre de 2008
La Guyana Esequiba y la Primera Conferencia de Jefes Amerindios en Cabacaburi. Parte II  lunes, 29 de diciembre de 2008

La Guyana Esequiba y la Primera Conferencia de Jefes Amerindios en Cabacaburi. Parte III lunes, 29 de diciembre de 2008

La Verdad sobre la Rebelión del Esequibo. Leopoldo A. Taylhardat
Sábado, 3 de enero de 2009


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog: Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”




Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968

sábado, 19 de abril de 2014

“¿Entienden ahora...?”


http://www.laprensagrafica.com/2014/04/17/entienden-ahora





Tomado de:

17 de Abril de 2014 a la(s) 6:0 - Danilo Arbilla
¿Entienden ahora por qué Brasil siempre apoyará a Maduro, cuanto más y mejor reprima? Parecería que por más que lo quieran disimular, UNASUR mediante, a los brasileños la vocación imperial los vende, desborda y precipita.

Barbados — Para Freundel J. Stuart, primer ministro de Barbados, en Venezuela se nota alguna “inquietud” y un cierto “desasosiego”. ¿Inquietud? ¿Desasosiego? Son más de dos meses de protestas, 40 muertos, decenas de torturados y cientos de presos y heridos y una represión salvaje.

Pero esa fue la respuesta que dio el ministro a un periodista venezolano que le preguntó sobre el apoyo de Barbados al gobierno de Venezuela, ante más de 250 directores y editores de medios en la reunión celebrada la semana pasada en esa isla por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Stuart dijo que “iba a recabar más información de su embajador en Venezuela, pero que su gobierno apoya la democracia”. En este caso, léase a Nicolás Maduro.

Parece que Barbados es Petrocaribe dependiente, y de ahí proviene el cierto desparpajo o frivolidad con que el gobernante encaró la requisitoria sobre la situación venezolana.

Pero con todo, eso no es lo más grave. Durante esa reunión Marcel Granier, de Radio Caracas TV, dos veces clausurada por el chavismo, denunció que Brasil, sus intereses económicos y sus empresas, particularmente Odebrecht, son el sostén del gobierno de Maduro y que le cabe una gran responsabilidad de lo que está pasando en su país.

Similar denuncia hizo Elizabeth Fuentes en el diario El Nacional de Caracas, quien reveló que las bombas de gas lacrimógeno con que se reprime a los estudiantes son marca Cóndor, de origen brasileño.

Granier me dijo que según sus informaciones, cada bomba vale 300 dólares y Maduro hace por lo menos 50 días está lanzando más de 3,000 bombas por día. “Haga el cálculo, y eso sin tomar en cuenta el gas pimienta y los perdigones”, –todas “armas leves”, observó.

Fuentes en su artículo informa que Venezuela es el 4.º comprador de armas brasileñas y que en 2011 Brasil le vendió 293,000 millones en “armas leves”.

Para Granier el apoyo de Lula y Dilma al régimen chavista obedece a una razón económica y a su reconocida vocación imperial. Desde que comenzó esta extraña relación, los términos del intercambio han variado sustancialmente: hace 15 años la balanza era favorable a Venezuela en 500 millones de dólares y hoy ese intercambio favorece a Brasil en 8 mil millones de dólares, informó.

Resalta que nada se sabe de los negocios con las empresas brasileñas al tiempo que advierte que todo se hace en secreto, sin licitación, sin pedidos de precios, sin controles y con transparencia cero.

De ello –dice Granier– se benefician las grandes constructoras, los grandes contratistas y hasta los productores de pollos. Se habla –añade– de obras como un puente sobre el Orinoco, a cargo de empresas brasileñas, que se pagó entre 3 y 5 veces más que su costo real. “Pero todo es secreto y nada se sabe” dice.

Es que esa es la forma de actuar del régimen chavista y también lo que buscan las empresas de armas brasileñas. Según consigna Fuentes, buscan colocar sus productos de guerra, con apoyo de Itamaratí, en mercados y países con violaciones de los derechos humanos, y sin demasiados controles y sin muchas restricciones, exigencias o imposiciones de organismos...

Aun con todo esto, la mayor acusación que hace Granier es sobre la entrega de soberanía en el caso de la Guyana Británica, territorio reclamado por Venezuela y que es su salida directa al Atlántico. Brasil, en contubernio con las autoridades de Guyana, está realizando grandes inversiones, mientras Maduro mira para otro lado, afirma el periodista.

Fuentes, en tanto, culmina su artículo con una grave interrogante: “¿Entienden ahora por qué Brasil siempre apoyará a Maduro, cuanto más y mejor reprima?” Parecería que por más que lo quieran disimular, UNASUR mediante, a los brasileños la vocación imperial los vende, desborda y precipita.



2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog: Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”



Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968

Los Veteranos de Malvinas y otra cruzada solidaria


http://www.diariosanrafael.com.ar/sociales/4142-los-veteranos-de-malvinas-y-otra-cruzada-solidaria

Tomado de.

Jorge Martínez y el huevo con la imagen de las islas
PrevNext

Los veteranos de Malvinas del CEVEMA organizan  una rifa de un huevo de pascuas de 2 kilos (el cual está decorado con la imagen de las Islas Malvinas), la cual se llevará a cabo el próximo 19 de abril a las 19 en su sede de  Comandante Salas 150.

El objetivo es recaudar fondos para que el CEVEMA pueda seguir realizando donaciones y colaboraciones con instituciones locales. En este sentido, en las últimas horas, los integrantes del Centro viajaron a la Escuela Juan Pablo II de Monte Comán donde fueron a entregar ropa y alimentos.

Jorge Martínez, titular del CEVEMA explicó que "se entregan dos números correlativos por la suma de 20 pesos, y el objetivo es juntar fondos para seguir realizando actividades. Ya ha participado mucha gente y es algo importante para nosotros la colaboración, para poder seguir haciendo y ayudando a la comunidad".

Los números se pueden comprar de 8 a 13 y de 16.30 a 20.30 en la sede, mientras que (de haber stock de números), estarán promocionando la actividad el jueves y el sábado a la mañana en Kilómetro Cero.

Las Malvinas y el profesor Rivero Collado: un repaso a un tema que vuelve a la actualidad Destacado


http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/85527-las-malvinas-y-el-profesor-rivero-collado-un-repaso-a-un-tema-que-vuelve-a-la-actualidad.html


Tomado de:

por Vicent
Miércoles, 16 de Abril de 2014 09:19
Las Malvinas son, indiscutiblemente, de la República Argentina

Homenaje al pueblo argentino, a Carlos Rivero Collado y a sus habituales lectores y/o comentaristas. Texto obtenido gracias a Kaos y a un blog antiimperialista.

Un texto basado en escritos sobre esta materia del prestigioso profesor de Historia,  nacido en Cuba y residente en Estados Unidos, Carlos Rivero Collado.

Un siglo y medio después de que el incipiente imperio yanqui arrasara con la población argentina de las Islas Malvinas, en 1831-32 , y los británicos las ocuparan después, Argentina recuperó las islas, en abril de 1982.
Cientos de millones de latinoamericanos apoyaron aquel hecho porque no veían en él la inútil maniobra de una dictadura militar que quería retener el poder que estaba perdiendo por la enérgica repulsa del país, sino la noble causa del pueblo argentino de poseer un territorio que le pertenece por derecho propio.

El gobierno imperial de Estados Unidos apoyó a Gran Bretaña en aquel conflicto y no fue una acción diplomática, sino de guerra, porque sus satélites jugaron un papel importante en los bombardeos navales y, además, localizaron al crucero General Belgrano para que un submarino nuclear británico lo destruyera lejos de la zona de exclusión guerrera que los propios británicos habían impuesto en torno a Las Malvinas, con un saldo de 323 argentinos asesinados. El ataque al General Belgrano no fue una acción de guerra, sino un crimen de guerra … tan típico de ambos imperios.

Los derechos de Argentina sobre Las Malvinas están basados en los derechos que tenía España sobre esas islas antes de 1811, año en que las abandonó y fueron ocupadas por la nueva república nueve años después. Cuando un país se libera de su metrópolis hereda todos los territorios que la misma poseía como partes de ese país. Si se excluye un territorio, sea continental o insular, es como si, por ejemplo, México se hubiera independizado de España con excepción de las Islas María, o Cuba de Pinar del Río o Venezuela de la Isla Margarita.

Hay numerosas razones para probar que las Islas Malvinas eran españolas y que, por ello, después fueron argentinas.

Durante los siglos XV y XVI, el derecho internacional, aceptado por todas las potencias europeas, reconocía que el descubrimiento y la ocupación de un territorio era la fuente principal de su posesión. Si esta ocupación no se producía, entonces el territorio era declarado res nullius, o sea deshabitado o libre de todo gobierno.

Apenas dos años después del Descubrimiento, el Tratado de Tordesillas, logrado por la Iglesia entre España –Castilla y Aragón– y Portugal colocaba a las Islas Malvinas como parte de los territorios que España podía ocupar. Aunque el Papa que logró el tratado, Alejandro VI, no llegó a confirmarlo, lo hizo su sucesor, el papa Julio II, en 1506. O sea que aun desde antes de que España descubriera estas islas ya le pertenecían. (Si el almirante Piri Reis descubrió antes Las Malvinas, eso no significa nada a los efectos de su posesión porque el Imperio Otomano nunca reclamó tierras en el Nuevo Mundo; ni siquiera hay pruebas definitivas de que Piri Reis hubiese navegado a través del Atlántico, ya que los mapas encontrados en el Palacio Topkapi, en 1929, pudieron haber sido hechos después del Siglo XVI)

Aunque algunos historiadores suponen que Américo Vespucio pudo haberlas descubierto en 1503, lo cierto es que sí hay testimonios de que fueron descubiertas, en 1520, por Esteban Gómez, capitán de la nave San Antonio, durante la expedición española de Fernando de Magallanes, que terminó por darle la vuelta al mundo por primera vez en la historia, aunque ya al mando, después de la muerte de Magallanes, de Juan Sebastián Elcano.

Cinco años después, en la expedición española de García Jofre de Loaisa, el capitán Pedro de Vera, avistó otra vez las islas que muchos años después se llamarían Malvinas.

En 1535, en la expedición española de Simón de Alcazaba y Sotomayor, el capitán de la nave San Pedro, José Rodríguez Martínez, avistó, otra vez, las propias islas.

En febrero de 1540, el capital español Francisco Alonso Camargo tomó posesión del archipiélago a nombre de España. A fines de 1542, un año después del regreso de Camargo a España, ya las islas figuraban en el atlas Islario de Alonso de Santa Cruz que las situaba a unas 70 leguas de la Patagonia argentina.

El Imperio Británico –en un exceso de insolencia e ignorancia, tan típico en él como en su heredero–, sostuvo que las islas fueron descubiertas por John Davis, capitán de la nave Desiree, el 14 de agosto de 1592. Y eso lo “hizo” sin ni siquiera referirse a las coordenadas de su “descubrimiento”. Medio siglo antes ya Camargo y sus hombres no sólo navegaban, sino que caminaban sobre las rocas y los valles inhóspitos de las heladas islas.

O sea que los dos requerimientos que las potencias colonialistas europeas, incluyendo la británica, reconocían como pruebas incontestables de posesión de un territorio, o sea el descubrimiento y la ocupación, habían sido satisfechas plenamente por España medio siglo antes de que los británicos dijeran que habían “descubierto” el archipiélago.

En 1740, hubo un amago de guerra entre España e Inglaterra por las incursiones ilegales que los barcos británicos hacían en las islas.

Un cuarto de siglo después, un conde francés se estableció en una de las islas del archipiélago y fundó la villa de San Luis, pero a los dos años la abandonó, reconociendo la soberanía española. Los franceses que se habían establecido allí quedaron bajo el mando de Felipe Ruiz Puente quien, a nombre de España, creó la Gobernación de las Islas Malvinas. Fue el primer gobierno formal que hubo en las islas.

Un grupo de británicos se estableció en la isla Trinidad, pero unos meses después, mediante unos acuerdos denominados Convenciones de Nutka, se retiraron, aceptando la soberanía española.

En 1811, durante la ocupación napoleónica, España se retiró de las islas y éstas quedaron desiertas hasta 1820.

Argentina, liberada ya definitivamente de España con el nombre de Provincias Unidas del Río de la Plata –o de Sudamérica–, envió una fragata para tomar posesión de las Malvinas, en 1820, como sucesora legal del territorio español conocido como Virreinato del Río de la Plata.

dominio eminente de los argentinos sobre las Islas Malvinas estaba amparado en el derecho internacional, específicamente en la ley de sucesión de estados y en la doctrina uti possidetis juris. Al reconocer España la independencia de las Provincias Unidas les cedió todos sus derechos sobre Las Malvinas, con carácter retroactivo al 25 de mayo de 1810, día en que los argentinos proclamaron la independencia.

No hubo ninguna protesta por parte del Imperio Británico sobre Las Malvinas cuando España reconoció a las Provincias Unidas en 1823 ni cuando firmó un tratado de amistad, comercio y navegación con el nuevo país, en febrero de 1825, lo que prueba, como veremos después, que si no llega a ser por la invasión yanqui, el Imperio Británico no las hubiera reclamado porque ni siquiera lo hizo cuando España las abandonó, en 1811, a pesar de que en ese momento Madrid no había reconocido al gobierno de Buenos Aires y las islas podían haber sido declaradas entonces resnullius, o sea deshabitadas o sin gobierno.

En 1823, el gobierno de las Provincias Unidas comisionó a Luis María Vernet para que explotara los recursos de las islas y, en junio de 1829, lo nombró Jefe de la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas, con capital en la isla de Soledad y jurisdicción sobre todo el archipiélago. Dos meses después, Vernet fundó San Luis. En pocos meses los pobladores eran ya más de 125, miembros de unas treinta familias que se dedicaban a la agricultura y la pesca.

Como Comandante de las Malvinas, Vernet tenía los mismos poderes de un gobernador y, como tal, estableció una serie de disposiciones que regulaban la pesca en las aguas próximas al archipiélago; pero éstas fueron violadas, repetidamente, por los capitanes de los barcos balleneros y los cazadores de morsas que procedían de Estados Unidos, sobre todo de Massachusetts. Debido a la excesiva depredación que habían sufrido esos animales, Vernet prohibió su pesca y su caza en la zona de las Malvinas, pero los estadounidenses lo desafiaron y prosiguieron sus fechorías.

Estos piratas sin patas de palo ni parche en un ojo no sólo violaban las leyes de la Comandancia, sino que desembarcaban en las islas y les robaban sus reses y otras pertenencias a los gauchos argentinos. Al cabo de dos o tres años de que se efectuaran estos asaltos, Vernet procedió al arresto de decenas de estos delincuentes y al apresamiento de los barcos pesqueros Harriet, Breakwater y Superior.

Quienes conocemos un poco la prolija historia en autoagresiones del Imperio, no podemos menos que sospechar que los delitos perpetrados por los pescadores yanquis en Las Malvinas pudieron haber sido hechos de acuerdo con las autoridades de Washington para provocar al comandante Vernet a que cumpliera la ley y, entonces, acusarlo de agredir a los “pacíficos” pescadores para “justificar” la invasión a las islas, como efectivamente ocurrió el 28 de diciembre de 1831.

Si tenemos en cuenta que Estados Unidos abandonó Las Malvinas para que fueran ocupadas, unos meses después, por los británicos, se debe llegar a la conclusión lógica de que ambos imperios, el viejo y el joven, estaban actuando de acuerdo, como han hecho muchas veces, entre ellas, casi un siglo después, cuando llenaron de armas, municiones y dinamita al barco Lusitania, violando las leyes marítimas por las que se deben regir los barcos de pasajeros en tiempos de guerra, para incitar a los alemanes a hundirlo y que el gobierno de Estados Unidos usara ese hecho –y lo del posterior Telegrama Zimmerman, que también fue una patraña de ambos imperios– para entrar en la Primera Guerra Mundial.

A partir de 1820 hubo un movimiento político en Estados Unidos que buscaba zanjar las graves disputas entre Londres y Washington que motivaron la invasión de 1812 en que los británicos llegaron hasta a darle candela a la Casa Blanca. Ya hacia 1825 las relaciones de ambos imperios eran buenas y así se han mantenido hasta hoy.

Se cree que la entrega de Las Malvinas al Imperio Británico, en 1833, después que las islas habían quedado sin gobierno y casi sin población como efecto de la agresión yanqui, fue un obsequio de Washington a Londres para fortalecer las relaciones que habían hecho tan grave crisis veinte años antes. Debe recordarse, además, que el poderío británico, sobre todo en la mar, era muy superior entonces al de Estados Unidos.
El hecho cierto fue que la actitud británica respecto a Las Malvinas cambió, radicalmente, de 1825 a los últimos días de 1831, en que los yanquis invadieron las islas.

Vernet liberó a los pesqueros Breakwater y Superior, pero mantuvo el Harriet y junto a su familia llegó en este barco a Buenos Aires el 19 de noviembre de 1831 con todos los documentos para iniciar un proceso criminal contra los pescadores-piratas. .

Fue entonces que, en perfecta coordinación con el apresamiento de esos barcos, los británicos dijeron que su evacuación de Las Malvinas en 1774, en la que habían reconocido los derechos de España, había sido hecha sin el consentimiento de la monarquía, que era, por ello, ilegal, y reclamaron su derecho sobre las islas. Es muy significativo que lo que antes no había hecho el Imperio Británico, ni siquiera cuando las islas quedaron desiertas en 1811 ni cuando las Provincias Unidas tomaron posesión de ellas en 1820, lo hiciera después que comenzara el enfrentamiento con los pesqueros estadounidenses, y, como “casualidad” adicional, la protesta británica ante la cancillería argentina fue hecha el mismo día en que Vernet llegó a Buenos Aires a bordo del pesquero Harriet.

Para mayor coincidencia, el cónsul de Estados Unidos, George W. (otro George W.) Slacum presentó su protesta por el apresamiento de los barcos pesqueros ante el gobierno de Buenos Aires al día siguiente, o sea que los dos imperios no sólo actuaban en coordinación, sino, además, con desfachatez, con insolencia.
El cónsul Slacum, a la sazón, declaró:

–The American fishermen can do their work wherever they want (los pescadoresestadounidenses pueden hacer su trabajo adonde les dé la gana)

(Más o menos ésa es la misma insolencia yanqui con la que pudieran decir:
–Nos quedamos en Guantánamo no porque el pueblo cubano lo quiera ni porque las leyes nos amparen, sino porque nos da la gana)

Algunos historiadores consideran que lo que ocasionó la crisis, y su rápido desenlace, entre Estados Unidos y Argentina fue que el cónsul Slacum desconoció los pactos que existían sobre pesca entre varias naciones de Europa y que actuó con extrema agresividad; pero también se puede considerar que esa actitud pudo haber sido ordenada desde Washington por el Departamento de Guerra con el consentimiento del presidente Andrew Jackson, el genocida de la población autóctona de Norteamérica, para facilitar la invasión a las Malvinas.

Usurpando funciones presidenciales, o sea de Comandante en Jefe, el cónsul Slacum le informó al gobierno bonaerense que si el Harriet y su tripulación no eran liberados en el acto, le ordenaría a la corbeta USS Lexington, que se hallaba en el puerto de Buenos Aires, que atacara y ocupara las Islas Malvinas, que no estaban en ese momento ni habían estado nunca protegidas por barcos de guerra.

El capitán del Lexington, Silas Duncan, fue aun mucho más prepotente que el cónsul Slacum y demandó del gobierno argentino “la rendición inmediata e incondicional de Vernet para ser enjuiciado, a bordo del USS Lexington, o sea en territorio estadounidense, como ladrón y pirata”

Es en ese momento en que el gobierno imperial de Londres declara que España había ocupado ilegalmente Las Malvinas y que, por ello, las Provincias Unidas no tenían derecho sobre las mismas. Este descomunal planteamiento fue apoyado por el presidente Andrew Jackson en Washington.

El 28 de diciembre de 1831, los Marines del USS Lexington, armados hasta los dientes y al mando de Silas Duncan, tomaron por asalto Puerto Soledad, capital de Las Malvinas, destruyeron las pocas piezas de artillería que defendían la pequeña villa y arrasaron con las viviendas y los cultivos de sus habitantes, a los que tomaron prisioneros, incluyendo mujeres, ancianos y niños, entre ellos al único nativo de las islas, un niño de dos años. En el momento del ataque, Puerto Soledad tenia una guarnición de 25 soldados y unos 125 habitantes, entre ellos 7 alemanes.

Al carecer de gobierno, Las Malvinas cayeron en un estado de total anarquía, a merced de los prisioneros que se habían escapado del penal en el momento del asalto y de numerosos piratas que desembarcaron después.

Unas semanas después, Levy Woodbury, Secretario de Marina de EU, le envió una carta al capitán Duncan en la que le decía:

–El presidente Jackson aprueba el curso que usted siguió y se encuentra muy satisfecho con la prontitud, firmeza y eficiencia de sus medidas.

Después de un intento fallido del gobierno de Buenos Aires por repoblar las islas, llegó a Puerto Egmont, el 2 de enero de 1833, la fragata de guerra británica HMS Clío, al mando del capitán John James o­nslow, quien tomó posesión de las islas a nombre del rey de Inglaterra. Unos días después arribó a las ruinas de Puerto Soledad y comenzó a reparar el semidestruido fuerte y la arrasada villa.

Esta ocupación, tan inmoral como ilegal, se mantuvo hasta abril de 1982 y a partir de junio del propio año hasta hoy.

Ultima modificacion el Miércoles, 16 de Abril de 2014 10:35
Leído 169 veces 

Evo Morales: demanda ante Corte Internacional de Justicia "no es contra el Tratado de 1904


http://www.latercera.com/noticia/politica/2014/04/674-574207-9-evo-morales-demanda-ante-corte-internacional-de-justicia-no-es-contra-el-tratado.shtml

Tomado de:

El presidente boliviano dijo que entiende la reacción del gobierno chileno sobre la demanda, y agregó que su país espera con optimismo la continuidad del proceso ante el tribunal internacional.
Por María Paz Núñez - 16/04/2014 - 12:22
Evo Morales, presidente de Bolivia.
RELACIONADOS
El presidente boliviano, Evo Morales, reiteró que la demanda que solicita a la Corte Internacional de Justicia de La Haya que se obligue a Chile a negociar una salida soberana al mar, no tiene nada "contra el Tratado de 1904". Morales además dijo entender la reacción del gobierno chileno, quien ayer, tras la presentación la memoria del país altiplánico ante el tribunal internacional, indicó que la demanda es "artificiosa y carente de fundamento".

"Si la demanda fuera contra Bolivia, podríamos reaccionar igual que los chilenos, quién podría decir que es buena la demanda, por eso se entiende la reacción del pueblo chileno (...) Si fuera una demanda contra el Tratado de 1904, tendría que estar en Tribunal Internacional de Arbitraje, acá la demanda es a la Corte Internacional de Justicia, por tanto la demnrda no es contra el Tratado, se equivocan los chilenos cuando usan el término de Tratado", dijo el mandatario boliviano durante una conferencia de prensa en su país.

Evo Morales señaló además ser optimista con la demanda y los pasos a seguir tras la presentación de la memoria, y agregó que "casi un tercio de los hermanos chilenos apuestan porque este tema se resuelva, mucho dependerá de sus autoridades. Hemos dado un paso histórico, inédito en la historia boliviana, ahora hay que continuar y reiterarles que estamos consultando a algunas personalidades para que el Estado tenga un embajador itinerante".

El mandatario boliviano explicó que el texto de la memoria tiene carácter de reservado según la normativa de la Corte, y puntualizó que "no podíamos seguir esperando reuniones y más reuniones, resoluciones de la OEA, apoyos de muchos países, de movimientos sociales, Bolivia no esta solo, Bolivia va como un país pacifista a La Haya con el apoyo de toda América".

Tras la presentación de la memoria boliviana, Chile tiene un plazo de 90 días para solicitar la inhabilitación del tribunal internacional en este caso, de lo contrario, tiene plazo hasta el 18 de febrero de 2015 para entregar la contramemoria y continuar con el proceso escrito del juicio.

Evo Morales respeta reacción chilena ante demanda marítima en la CIJ

http://spanish.peopledaily.com.cn/31617/8601442.html


Tomado de:
Actualizado a las 17/04/2014 - 15:16
LA PAZ, 16 abr (Xinhua) -- El mandatario Evo Morales declaró hoy que "entiende y respeta" las reacciones de autoridades y políticos en Chile sobre la presentación de la memoria que sustenta la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para negociar una salida al océano Pacífico para Bolivia.

LA PAZ, 16 abr (Xinhua) -- El mandatario Evo Morales declaró hoy que "entiende y respeta" las reacciones de autoridades y políticos en Chile sobre la presentación de la memoria que sustenta la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para negociar una salida al océano Pacífico para Bolivia.

"Si la demanda fuera contra Bolivia, igual que los chilenos podríamos reaccionar, por supuesto. Saludamos y respetamos su reacción, se entiende", manifestó en conferencia de prensa realizada en Palacio Quemado, tras su arribo procedente de La Haya, Holanda, donde presentó el martes personalmente la memoria boliviana contra Chile.

A decir del dignatario indígena, en ningún caso un demandado puede considerar que le están siguiendo un proceso bien hecho, cuando se trata de ser afectado.

"Quién podría decir que es buena la demanda, quién podrá aceptar la primera notificación que es buena... por eso se entiende la reacción del pueblo chileno", afirmó el dignatario ante los medios de prensa.

De esta manera respondió a las consultas periodísticas sobre las declaraciones de autoridades chilenas que aseguran que la demanda no tiene sustento jurídico como la posición del canciller chileno Heraldo Muñoz quien calificara de "artificiosa" la demanda marítima boliviana.

Además de la postura de la presidenta chilena Michelle Bachelet quien dijo que "respetan tratados", cuando en reiteradas oportunidades el gobierno boliviano denunció al incumplimiento del Tratado de Paz y Amistad de 1904, principalmente el referido al libre tránsito.

El presidente boliviano reiteró que la demanda que solicita a la Corte Internacional de Justicia a que se obligue a Chile a negociar una salida soberana al mar, no se refiere a la revisión del Tratado de 1904.

Morales ratificó su confianza y su esperanza en la CIJ de La Haya por que haga justicia. "Nuestro pedido es sólo que se nos haga justicia sino que no podíamos seguir esperando reuniones más reuniones, reuniones no solamente de carácter bilateral sino multilateral, resoluciones de la OEA", afirmó.

El jefe de Estado felicitó al pueblo boliviano, por haberse unido en torno a la causa boliviana, y saludó también "al pueblo chileno", por el apoyo "de algunas fuerzas sociales, de personalidades".

El mandatario boliviano explicó que el texto de la memoria tiene carácter de reservado según la normativa de la Corte y que no puede detallar su contenido.

Tras la presentación de la memoria boliviana, Chile tiene un plazo de 90 días para solicitar la inhabilitación del tribunal internacional en este caso, de lo contrario, tiene plazo hasta el 18 de febrero de 2015 para entregar la contramemoria y continuar con el proceso.
Temas Relacionados
Chile respeta tratados ante demanda boliviana: Bachelet

Chile califica de "artificiosa" demanda de Bolivia ante La Haya
AHORA, EL OBJETIVO ES ENRIQUECER LA DEMANDA A CHILE


miércoles, 16 de abril de 2014

El Profesor Norman Girvan


http://translate.google.com.pa/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.stabroeknews.com/&prev=/search%3Fq%3Dnewspaper%2Bguyana%26biw%3D1366%26bih%3D650



Tomado de:
Traductor Google


16 de abril 2014 • Por La Redacción Profesor Norman Girvan , quien falleció la semana pasada después de las lesiones sufridas durante un accidente de senderismo en Dominica tenido , mucho antes de su muerte alcanzó el sobrenombre de El hombre del Caribe para la extensión de su académica , la política y el trabajo práctico sobre el Caribe en su conjunto. En efecto , el reconocimiento de que el título fue mucho más allá de nuestra área de habla Inglés de la región, con el reconocimiento de los asociados de Girvan en el más amplio Latina y Caribe francófono y en el ámbito más amplio de América Latina.

Su notoriedad original vino de su extensa labor académica en el desarrollo económico , ya que tenía que ver con lo que fue, en sus primeros años académicos , conocido como el Tercer Mundo , aunque con el Caribe siempre conservando un cierto enfoque. Su amplia estancia , con interrupciones periódicas , de la Universidad de las Indias Occidentales , en particular en su país natal Jamaica, sino también en Trinidad y Tobago , siempre que la base institucional para la mayor parte de la académica , la política más amplia y el trabajo cuasi - político que se comprometió . En este sentido , su enfoque era siempre de dos veces .

En primer lugar, él percibió las universidades de la región, como lugares centrales para la enseñanza y la investigación sobre las claves del desarrollo económico y social de las Indias Occidentales post- colonial. Luego en segundo lugar, gran parte de su trabajo académico y de política económica propuestas la necesidad de romper las definiciones históricas del Caribe. Porque, en su opinión, cuando se refuerzan con las diferencias de idioma , éstas prácticamente segregados los territorios de otros. Y por lo tanto, inhiben una definición adecuada del espacio económico relevante que permita la escala económica y social necesaria para el desarrollo óptimo y sostenido.

Pero en tercer lugar, Girvan siempre insistió , y tomó como una preocupación persistente , que la gente del Caribe de habla Inglés no podían crear y sostener a largo plazo y la existencia económica viable , si no se buscan los medios para llegar a un acuerdo con la ubicación de la esfera latinoamericana en torno a los límites de las islas del Caribe , incluyendo los límites de las tierras de las Guyanas . Y en ese sentido, ha insistido en que la enseñanza y la investigación en la Universidad de nuestra región Caricom también deben tener ese punto de vista como un foco de investigación y docencia.

En lo que respecta a este último , que no era de extrañar que la vida de Girvan de la investigación y la enseñanza, a lo que añadió que no sólo consejos prácticos de política , sino también la participación en una serie de instituciones académicas regionales y latinoamericanos y caribeños y arenas de asesoramiento sobre políticas, se han sido reconocidos por los sistemas estatales de ese ámbito más amplio , en que fue nombrado como el segundo Secretario general de la Asociación de Estados del Caribe .

Para esta institución , una original iniciativa de " Time for Action ", un informe de la Comisión de las Indias Occidentales encabezada por Sir Shridath Ramphal , que fue bien recibido por los estados latinos que delimitan el Mar Caribe, coincidió con el pensamiento a largo plazo de Girvan, un atributo que llegó a ser reconocido por los estados latinoamericanos pertinentes .

Lo mismo puede decirse de la decisión , bien conocido por Guyana , del Secretario General de las Naciones Unidas a designar Girvan como buen representante de las oficinas con respecto a la controversia de límites entre Guyana y Venezuela . Para que la decisión sólo podía ser tomada como una indicación de un reconocimiento internacional más amplio que tanto el trabajo académico de Girvan y las intervenciones en el ámbito de las políticas prácticas , habían alcanzado el respeto y la admiración en los foros internacionales y regionales importantes .

Girvan , por supuesto, había , a lo largo de su vida , insistió en que el papel del académico no debía limitarse a las arenas de clausura de la academia, o incluso a las instituciones gubernamentales . Insistió desde una edad adulta temprana que el conocimiento académico crucial para la política de desarrollo económico y social debe ser ampliamente defendido al público de las Indias Occidentales en general; ya su vez, que las preocupaciones de la opinión pública debe convertirse en preocupaciones de académicos, cuyas intervenciones , siempre que sea posible fueron críticos , y además de ser una obligación.
Y es , en efecto , desde ese punto de vista, que casi su último acto antes de su desafortunado accidente en Dominica, fue su insistencia en que el destino de los ciudadanos , en su mayoría negros caribeños , haitianos y otros , que habían emigrado a la República Dominicana , ya sea hace generaciones o, más recientemente , no debe dejarse a la decisión únicamente del poder judicial dominicano o gobierno. La campaña en la que participó , en efecto , en parte iniciado , rápidamente ganó la tracción tanto en los círculos regionales e internacionales , dando lugar a los actuales esfuerzos para asegurar una regularización de la situación allí.

Girvan era, por supuesto , uno de un grupo de académicos de las Antillas de habla inglesa que rápidamente poblaron la Universidad de las Indias Occidentales, y la Universidad de Guyana. Guyanesa de esa inclinación recordarán la celebración de la Conferencia estudiosos del Caribe en 1965 , lo que indica que un número suficiente de académicos de las Indias Occidentales eran ahora residente en la región del Gran Caribe para iniciar la discusión organizada sobre el futuro de la región , sobre todo a raíz de la desaparición de la federación .

Esa iniciativa prácticamente coincidió con la creación del Grupo del Nuevo Mundo de los académicos y otras personas en los territorios interesados ​​en la promoción de nuevas formas de pensar sobre el desarrollo del Caribe , y la búsqueda de formas de influir en la política gubernamental. Y en la vida real, por así decirlo, Girvan pasó a tener una influencia significativa en la formulación de políticas en su Jamaica natal , sobre todo durante la época de los gobiernos de Michael Manley.

A partir de ahí , como las relaciones entre los Estados del Caribe y los países de África se desarrollaron rápidamente , y especialmente después de la fundación de la agrupación de África - Caribe - Pacífico, que fue la consecuencia de la Convención de Lomé ACP-UE 1975 , Girvan se encontró llamados a participar en una variedad de iniciativas defendido como consecuencia de la abolición del comercio preferencial , y la necesidad de nuestra región para llegar a un acuerdo con la nueva era de la liberalización del comercio .

Eso Norman Girvan continuó en estas y otras actividades mucho después de su retiro de lo que puede llamarse su base académica de toda la vida , la Universidad de las Indias Occidentales, es un homenaje a su dedicación y determinación al servicio de su país y región.
Nos solidarizamos con sus familiares en su muerte, a sabiendas de que ellos, como nosotros , reconocen su servicio de por vida para su región y su gente.

Temas Relacionados
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante

La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante I. Parte 
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante II. Parte
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante III. Parte
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante IV. Parte
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante V. Parte
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante VI. Parte



Professor Norman Girvan

April 16, 2014 · By Staff Writer Professor Norman Girvan, who passed away last week following injuries sustained during a hiking accident in Dominica had, well before his death attained the sobriquet of Caribbean Man for the extent of his academic, policy and practical work over the Caribbean as a whole. Indeed, recognition of that title went well beyond our English-speaking area of the region, with the recognition of associates of Girvan in the wider Latin and Francophone Caribbean, and within the wider sphere of Latin America.

His original notoriety came from his extensive academic work on economic development as it pertained to what was, in his early academic years, known as the Third World, though with the Caribbean always retaining a certain focus. His extensive stay, with periodic interruptions, at the University of the West Indies, particularly in his native land Jamaica, but also in Trinidad & Tobago, provided the institutional base for most of the academic, wider policy and quasi-political work that he undertook. In this regard, his focus was always two-fold.

First, he perceived the universities of the region as central locations for teaching and researching on the keys to post-colonial West Indian economic and social development. Then secondly, much of his academic and policy work advocated the necessity to break the historical definitions of the Caribbean. For, in his view when reinforced by differences of language, these virtually segregated the territories from one another. And they therefore inhibited an appropriate definition of the relevant economic space that would permit the necessary economic and social scale for optimal and sustained development.

But thirdly, Girvan always insisted, and took as a persistent preoccupation, that the people of the English-speaking Caribbean could not create and sustain a long-term and viable economic existence, if they did not seek ways and means of coming to terms with the location of the Latin American sphere around the boundaries of the Caribbean islands, including the land boundaries of the Guyanas. And in that regard, he insisted that both teaching and research at the University of our Caricom region should also have that perspective as a focus of research and teaching.

In regard to this latter, it was not surprising that Girvan’s life of research and teaching, to which he added not only practical policy advice, but also involvement in a series of regional and Latin American and Caribbean academic institutions and arenas of policy advice, would have been recognized by the state systems of that wider arena, when he was appointed as the second Secretary General of the Association of Caribbean States.

For this institution, an original initiative of ‘Time for Action,’ a report of the West Indian Commission headed by Sir Shridath Ramphal, which was welcomed by the Latin states bounding the Caribbean Sea, coincided with the long-term thinking of Girvan, an attribute that came to be recognized by the relevant Latin American states.

Much the same can be said of the decision, well known to Guyanese, of the United Nations Secretary General to nominate Girvan as the Good Offices representative in respect of the Guyana-Venezuela boundary controversy. For that decision could only be taken as an indication of a wider international acknowledgement that both Girvan’s academic work and interventions in practical policy arenas, had attained respect and admiration in significant international and regional arenas.

Girvan, of course, had, throughout his life, insisted that the role of the academic was not to be restricted to the cloistered arenas of academia, or even to government institutions. He insisted from an early adult age that academic knowledge crucial to economic and social development policy should be widely advocated to the general West Indian public; and in turn, that the concerns of the public should become concerns of academics, whose interventions, where possible were critical, and as well as being an obligation.

And it is, indeed, from that perspective, that almost his very last act before his unfortunate accident in Dominica, was his insistence that the fate of the, largely black, Haitian and other Caribbean citizens, who had migrated to the Dominican Republic, whether generations ago or more recently, should not be left to the decision solely of the Dominican judiciary or government. The campaign in which he participated, indeed partly initiated, rapidly gained traction in both regional and international circles, leading to the current efforts to ensure a regularization of the situation there.

Girvan was, of course, one of a group of anglophone West Indian academics who rapidly populated the University of the West Indies, and the University of Guyana. Guyanese of that inclination will recall the holding of the Caribbean Scholars Conference in 1965, signalling that a sufficient number of West Indian academics were now resident in the wider Caribbean to initiate organized discussion on the future of the region, particularly following the demise of the federation.

That initiative virtually coincided with the formation of the New World Group of academics and other persons in the territories interested in the advocacy of new ways of thinking about Caribbean development, and searching for ways to influence government policy.  And in real life, so to speak, Girvan went on to have a significant influence on policymaking in his native Jamaica, particularly during the era of the governments of Michael Manley.

From there, as relationships between the Caribbean states and the countries of Africa rapidly developed, and especially after the foundation the African-Caribbean-Pacific grouping that was the consequence of the EU-ACP 1975 Lome Convention, Girvan found himself called upon to be involved in a variety of initiatives advocated as a result of the abolition of preferential trade, and the necessity for our region to come to terms with the new era of trade liberalization.

That Norman Girvan continued in these and related activities well after his retirement from what can be called his life-long academic base, the University of the West Indies, is a tribute to his dedication and determination in the service of his country and region.

We sympathise with his relatives on his death, in the knowledge that they, like us, acknowledge his life-long service to his region and its people.
Temas Relacionados
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante

La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante I. Parte 
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante II. Parte
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante III. Parte
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante IV. Parte
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante V. Parte
La Guayana Esequiba la ONU y el Buen Oficiante VI. Parte



2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog: Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968