miércoles, 15 de marzo de 2017

Esequibo: ¿reconocida su soberanía? *


El Acuerdo de Ginebra establece la metodología para obtener la solución “satisfactoria” al reclamo de nuestra Guayana Esequiba

Rafael Sureda Delgado
Luego del pacto al que llegaron Venezuela y Guyana en diciembre pasado para someter nuevamente la controversia territorial-marítima a un “buenoficiante”, que acaba de ser designado por el secretario general de la ONU, el presidente Maduro a través de Cancillería, dio a conocer en febrero pasado un comunicado recordando los 51 años de la firma del Tratado de Ginebra, hecho acaecido el 17 de febrero de 1966, durante el gobierno del presidente Raúl Leoni.

Dicho mensaje supongo recibió el consentimiento de los asesores del Presidente en esta materia, los especialistas, que los tiene, de la Fuerza Armada Nacional, dado que ésta es la que “asegura la integridad del espacio geográfico” nacional; del “Consejo de Defensa de la Nación (…) máximo órgano de consulta (…) en los asuntos relacionados con (…) la integridad” del “espacio geográfico”; de los “expertos” en relaciones internacionales del partido del presidente, de la Casa Amarilla con la Canciller, la Oficina Especial de Guyana y las direcciones de Fronteras y Consultoría Jurídica y de otras instituciones y comisiones presidenciales.

En dicho mensaje se desliza una afirmación que mueve a sugerir al Gobierno que sea cuidadoso a la hora de escribir manifiestos, pues no sólo se leerán dentro de nuestros límites, sino que van a ser procesados por Guyana y Gran Bretaña, esta última parte también del Acuerdo de Ginebra, con sus respectivos consultores, los países del Caribe que integran el Caricom, que nunca han estado al lado de Venezuela en este asunto, los expertos designados o ratificados por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, por el nuevo “buenoficiante” Dag Nylander y, seguramente, por magistrados de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que decidan leer el Acuerdo de 1966, dado que a partir del próximo diciembre la reclamación terminará en dicha instancia judicial, salvo que se logren “avances significativos” en la negociación (leer nuestro artículo “Esequibo en la CIJ en 2018 ”La Razón” 5-3-17)

Tomando en cuenta lo anterior, debemos recordar que no tuvo mayor repercusión que un ex jefe de la “Oficina Especial de Guyana” de la Casa Amarilla (oficial retirado de la Armada, componente militar encargado de vigilar las áreas marítimas y fluviales de Venezuela) y, supuestamente experto en problemas limítrofes, que luego de ser destituido por el presidente Maduro, se le ocurrió declarar en la prensa (El Universal 25-1-2015), que no se tenían documentos que demostraran nuestra soberanía sobre el Esequibo. Se leyó tamaño disparate, nada se comentó públicamente aunque nosotros criticamos en este mismo diario, pero hasta ahí.

Diferente hubiera sido si lo expuesto por este “genio” hubiera tenido carácter oficial; de aquí que se debe ser escrupuloso a nivel de gobierno pues los errores en materia de relaciones exteriores serán responsabilidad del Presidente de la República quien, dentro de sus atribuciones constitucionales, si es que no las ha cedido, dirige todo lo concerniente a los temas internacionales y este asunto es uno de ellos.

Hay que recordar lo que repetía el Dr. Isidro Morales Paúl, quien fuera canciller de la República, mi profesor en el doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad Central y jurado de mi Tesis Doctoral sobre la delimitación de áreas marinas y submarinas con  Colombia, quien expresara: “el deber de Venezuela es responder cualquier hecho o afirmación de Colombia, pues el silencio formará parte del legajo del país vecino, si el tema de la delimitación llega al ámbito judicial. Apliquemos esta preocupación al caso que nos ocupa.

Como todos saben, el Acuerdo de Ginebra establece la metodología para obtener la solución “práctica” y “satisfactoria” al reclamo territorial-marítimo de nuestra siempre Guayana Esequiba, los 159.500 km2 de territorio usurpado por el Laudo Arbitral del 3 de octubre de 1899, repudiado por Venezuela pero vigente, pues nunca se ha acudido a la instancia judicial solicitando su nulidad. Un Laudo de obligatoria aceptación y cumplimiento, que Venezuela considera sin validez jurídica, pero sigue, repetimos, en plena vigencia.

Ahora, tratando de entrar en el meollo de este escrito, a veces pareciera que acercándose a la verdadera realidad, derivada de la “verdad documental”, la cual en ocasiones echa a la basura la “verdad histórica”, en la cual se cobijan quienes actúan como el avestruz, se convierte el investigador en una especie de “abogado del diablo” pero, leído de nuevo el texto del Acuerdo, en ningún considerando, artículo, párrafo u ordinal se asienta lo que el Gobierno afirmó en su comunicado-aniversario e interrogamos como título de este artículo. No obstante, nos agradó la frase con la cual termina: “El Sol de Venezuela nace en el Esequibo” y evoqué la publicación “Venezuela limita al este con el Esequibo” (MRI. OCI.

Informes especiales de la Carta de Venezuela N° 1. Caracas, septiembre de 1965) escrito por el insigne y admirado embajador Rafael Armando Rojas, que recomiendo leer por no tener desperdicio. Pero de allí a decir lo que la Cancillería dijo, dista un abismo que debemos aclarar, pero lo haremos el próximo domingo.

1.   Publicado en el Diario “La Razón” del Domingo 12 de Marzo de 2017


Temas Relacionados
Guyana denunció el Laudo de 1899

Esequibo: Aquí está mi cara, Presidente
Esequibo: ¿guerra o negociación sensata?


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  


Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968





Una Declaración ante la designación Dag Halvor Nylander, como Representante Personal del Secretario General de la ONU frente a la Controversia Fronteriza entre Guyana y Venezuela


Tema Relacionados
 Secretario General nombra a Dag Halvor Nylander de Noruega como Representante Personal en la Controversia Fronteriza entre Guyana, Venezuela



2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  

Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968




Esequibo: una nueva y delicada etapa





El nuevo Secretario General de la ONU escogió al diplomático noruego Dag Nylander como nuevo buen oficiante reforzado el 27 de febrero de 2017, y ratificó las conclusiones de su antecesor

Nuestra reclamación del Esequibo se ha deslizado hacia una nueva y delicada etapa, tras las conclusiones del Ex-Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon. El 16 de diciembre de 2016, mediante una declaración de su portavoz, anunció que el proceso de Buenos Oficios -llevado a cabo desde 1990 en el marco del Acuerdo de Ginebra de 1966- para tratar de buscar una solución entre las partes “continuará por un último año, hasta el fin de 2017, con un mandato reforzado de mediación”. Añadió que “si hacia fines de 2017, el Secretario General concluyera que no se ha logrado un avance significativo hacia un acuerdo completo para la solución de la controversia, elegirá la Corte Internacional de Justicia como el próximo medio de solución, a menos que los gobiernos de Guyana y Venezuela, en forma conjunta, solicitaran que se abstenga de hacerlo”. En la misma línea, el nuevo Secretario General, António Guterres, escogió al diplomático noruego Dag Nylander como nuevo buen oficiante reforzado el 27 de febrero de 2017, y ratificó las conclusiones de su antecesor. Al respecto, caben varias consideraciones.

En primer lugar, resulta positiva la elección de un nuevo buen oficiante y el encomendarle un mandato reforzado de mediación para que pueda proponer soluciones y no sólo acercar las partes. También resulta estimulante que por primera vez se trate de un representante que tenga un origen distinto al Caribe anglófono, dada la cercanía cultural y emocional de los tres anteriores con una de las partes: Guyana. Asimismo, cabe destacar que la diplomacia noruega se ha caracterizado por promover la paz a nivel mundial, una política que resulta importante para Oslo, no sólo por albergar el Premio Nobel de la Paz, sino porque le proporciona poder suave e influencia. Asimismo, es destacable que la persona escogida domina bien la técnica diplomática y conoce la región –incluso viene de representar a Noruega como país garante en las negociaciones de paz entre Colombia y las FARC, donde por cierto, conoció al representante venezolano encargado para este fin y también para el Esequibo, el Embajador Roy Chaderton. Con tales credenciales, difícilmente se conformará con ser una eminencia gris.

En segundo lugar, el plazo dado para desarrollar los buenos oficios reforzados es extremadamente corto. Dag Nylander apenas tendrá 9 meses para ponerse al día con un tema que no maneja al detalle, y que tiene una profunda carga histórica y emocional para Venezuela. Aquí tanto el Ex–Secretario Ban Ki-moon como el actual Secretario António Guterres han mostrado una insoportable levedad; pero sobre todo el primero, quien reconoció que Venezuela sufre una crisis humanitaria. ¿Cómo dar tan poco tiempo al nuevo buen oficiante para dominar todos los pormenores de la controversia y proponer posibles soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la misma de conformidad con el Artículo I del Acuerdo de Ginebra? ¿Cómo pretender que una de las partes en medio de una crisis humanitaria pueda dedicarse a resolver este tema en un plazo tan perentorio? Esto por no decir, que han mostrado cierta parcialidad hacia Guyana, que con jugar a la dilación vería respaldado su deseo de acudir a la Corte para zanjar el asunto, y así explotar los recursos petroleros del Esequibo. En 2016, Exxon consolidó el hallazgo en el campo Liza –aguas profundas frente al Demerara-, con recursos estimados entre 0,8 a 1,4 millardos de barriles de petróleo equivalente. Paralelamente, en el campo Payara –fachada marítima del Esequibo- se hallaron recursos entre 300 y 750 millones de barriles. Wood Mackenzie ha calculado el valor presente neto de estos campos del bloque Stabroek en 4,5 y 1,6 millardos de dólares respectivamente –dos veces el PIB actual de Guyana-, asumiendo una producción de 180 MBD en cada uno para 2025 mediante sendas FPSO y 65 $/Bl.

En tercer lugar, debemos subrayar que el Secretario General no tiene competencia para remitir la controversia a la Corte. Tomando en cuenta el principio de la libertad de elección de los medios de solución pacifica consagrado en la Carta de la ONU, así como el espíritu y letra del Acuerdo de Ginebra, la función del Secretario General es colaborar con la partes en la elección de un medio. Esta ha sido la tradicional posición venezolana, la cual fue recogida en el “Comunicado de la Cancillería de Venezuela referente a las disposiciones del Artículo IV del Acuerdo de Ginebra” del 11 de diciembre de 1981, y fue defendida entre 1984 y 1989 ante la insistencia del representante del Secretario de aplicar la llamada “fórmula Cordovez” (conciliación más arbitraje). Debemos recordar que el propio preámbulo del Acuerdo señala la convicción de las partes de que la controversia debe ser resuelta “amistosamente” y “en forma que resulte aceptable para ambas”; por tanto, no se trata de un asunto jurídico, sino de un asunto político, y esto explica también por qué se creó, en principio, una Comisión Mixta. Ergo, los medios jurídicos (arreglo judicial o arbitraje) deben ser excluidos, por no ajustarse al Acuerdo y por tener una carga históricamente traumática. Además, Venezuela no es signataria del Protocolo Facultativo sobre Jurisdicción Obligatoria de la Corte y tampoco ha aceptado formar parte de tratados multilaterales que reconocen su jurisdicción como el Pacto de Bogotá y la Convención del Mar. Resulta necesario que la Cancillería venezolana emita un comunicado que deje claro la necesidad de no fijar plazos formales al ser contraproducentes para las labores de Dag Nylander, que el Secretario General no tiene la facultad de remitir la controversia a la Corte, y que en caso de hacerlo Venezuela no comparecerá a dicho tribunal por no reconocer su jurisdicción. ¿Y usted qué opina?

Kenneth Ramírez
@kenopina




2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  


Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968



En Venezuela no hay comida, en Brasil sí









Un torrente de migrantes del país bolivariano en busca de mejores condiciones de vida sacude el norte brasileño. Las autoridades locales dan la espalda a los llegados, reseña El País de España

Por - 14 Marzo, 201702
Compartir en Facebook Compartir en Twitter 

“¿Cómo se dice en Brasil? ¿Obrigado? Pues obrigado porque en Brasil hay comida. En Venezuela no hay comida”.


Una treintena de indígenas de la etnia warao intenta comunicarse con Juliano Torquato, alcalde de Pacaraima, un municipio en Roraima, el Estado más al noreste de Brasil. Quieren explicarle su situación. Que viven al lado de la autopista, no muy lejos de donde están esta lluviosa tarde de verano. Que duermen en el suelo y viven de donativos entre perros, moscas y juguetes de segunda mano.

Que comen cuando hay comida. Y lo que es más problemático para esta localidad de 16.000 habitantes, para la ciudad que tiene al lado y para el Estado en el que se encuentra: que no están solos.La región ha sido sacudida en los últimos meses por un torrente de inmigrantes venezolanos —indígenas o no— que cruzan la frontera de Roraima con la esperanza de que Brasil les ofrezca una vida mejor, o al menos trabajo, o al menos comida. La mayoría llega a través de Pacaraima y echa a andar hacia Boa Vista, la capital; en el camino, viven de donativos, de trabajos sueltos o de mendigar. Los indígenas intentan volver a sus comunidades en algún momento.

Los no indígenas, no. Freiomar Viana, de 41 años, pertenece al segundo grupo: se trajo a la familia de Caracas a Brasil hace un año y ahora ya no le ve sentido a dejar su trabajo en una cafetería de Boa Vista. “Con un salario venezolano uno no puede comer más de tres días. Si tienes familia, ¿cómo vas a apañártelas?”.

En Pacaraima muchos ya estaban acostumbrados a las idas y venidas de los venezolanos, que llegaban desde su país, compraban productos de primera necesidad y volvían. Pero ahora los visitantes ya no regresan y es común verlos malviviendo en las calles del municipio. El Gobierno del Estado contó hasta 177 venezolanos en situación precaria por las calles, el pasado agosto. En diciembre, la ciudad decretó un estado de emergencia para la salud pública. Es una situación insólita también para los venezolanos, que vienen de un país acostumbrado a recibir migrantes y no a lo contrario, según Francilene Rodrigues, profesora de estudios sobre fronteras de la Universidad Federal de Roraima. Pero en cuanto comenzó la presidencia de Hugo Chávez en 1999 se inició también el nuevo movimiento migratorio: la clase media empezó a irse a Estados Unidos y España. Después empezaron a irse los más pobres. “Y a partir de 2010 el proceso se recrudece”, recalca Rodrigues. “El alto coste de la vida en Venezuela, más la caída del precio del petróleo ha hecho estragos con la economía del país”.

María Pérez, indígena warao, tiene otras palabras para explicar este fenómeno migratorio: “Chávez murió en 2013 y entonces se acabó la comida y llegó la crisis. No hay nada que comprar y cuando lo hay es demasiado caro”. La mayoría de estos nuevos expatriados son jóvenes, es decir, personas en edad de producir.

Pero hay un problema insondable: estos jóvenes eligen Roraima más por la proximidad que por las oportunidades que ofrece. “Los venezolanos sienten un gran orgullo de su nación; el estar cerca de la frontera les da la oportunidad de volver en cualquier momento”, explica Rodrigues. Son un gran número para un Gobierno relativamente pequeño y una bolsa de trabajo aún menor.

Vivir en polideportivos

Cuando, hace algo más de un año, los gobernantes de Roraima vieron en sus calles (y en sus plazas, y en sus solares, y en sus callejones) a mendigos venezolanos, intentaron devolverlos a la frontera en un autobús. Pero eso constituía una deportación en masa, algo prohibido en la legislación brasileña. El Defensor Público, la institución que vela por la justicia criminal en cada Estado, interrumpió el proceso. El siguiente paso lo dio la fiscalía de Roraima al exigir que se diera cobijo a los menores. El juez accedió siempre y cuando estuviesen con sus familias. El resultado: cientos de indígenas (y no indígenas) viven en un polideportivo desde hace un año. No se puede dar un número concreto porque este cambia a diario. El día que EL PAÍS visitó las instalaciones, la semana pasada, había 193 personas. Otro día se contaron casi 300. Duermen en el suelo y comen lo que les den ese día.

Ese polideportivo, que acoge a demasiadas personas sin estar hecho para acoger a nadie, se ha convertido estos días en una ilustración viva del conflicto. Y hasta él se desplazó la semana pasada una representación de la fiscalía federal en busca si no de una solución, al menos de alguna pista sobre qué hacer. Visitaron Pacaraima, donde estaban los indígenas empapados junto al alcalde. Intentaron reunirse con la alcaldesa de Boa Vista, pero esta no acudió a la cita. Mandó en su lugar a una fiscal, cuya postura se quedó en un enjuto: “No estamos en una situación financiera que nos permita asumir la responsabilidad de esas personas”.

Se cuestionaron las virtudes de dar documentación a los inmigrantes (para que al menos los niños puedan ir a las escuelas). Se debatió si había subido la tasa de crímenes desde el desembarco venezolano (sí, pero no hay datos que asocien una cosa con la otra). También hubo una reunión con la gobernadora de Roraima, Suely Campos. Al salir, se le preguntó qué hacer con los inmigrantes. Ella contestó: “No sé”.


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  


Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968



Venezuela rechaza las declaraciones insolentes de Brasil




El canciller brasilero Aloysio Nunes, volvió a cuestionar la democracia venezolana y descalificó las gestiones por un diálogo nacional con la oposición

Por - 12 Marzo, 201705
Compartir en Facebook Compartir en Twitter 

La ministra para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, rechazó las nuevas declaraciones del canciller de Brasil
Caracas.- La ministra para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, rechazó las nuevas declaraciones del canciller de Brasil, Aloysio Nunes, quien cuestionó al sistema democrático venezolano.


“La República Bolivariana de Venezuela rechaza las insolentes declaraciones del canciller de facto de Brasil”, expresó a través de Twitter la canciller, quien agregó que es “repudiable y despreciable que un funcionario de la dictadura de Brasil pretenda emitir juicio sobre la vigorosa democracia venezolana”.


Canciller de Brasil, Aloysio Nunes
En la red social, indicó que Nunes “traicionó al pueblo de Brasil, y se empleó al servicio de las oligarquías golpistas y corruptas que arremeten contra el pueblo”.

En nuevas declaraciones recogidas por el diario brasileño Estadao, Nunes volvió a cuestionar la democracia venezolana y descalificó las gestiones por un diálogo nacional con la oposición que mantiene el Gobierno de presidente constitucional, Nicolás Maduro.

Las declaraciones se suman a lo expresado por él en su primer discurso como canciller, el pasado 7 de marzo, ocasión en que señaló que mantendrá la “línea crítica hacia el Gobierno de Nicolás Maduro” y también cuestionó la legitimidad del sistema democrático nacional.

En esa oportunidad, la canciller venezolana escribió en su Twitter: “Nuevo Canciller de Brasil Aloysio Nunes comenzó con mal pie sus funciones atacando a Venezuela. Le enviaré el abc de la diplomacia” y afirmó que el proceder del Gobierno interino de Michel Temer en Brasil en materia de relaciones exteriores “no es la diplomacia que necesitan los pueblos” de América Latina.

Críticas hacia Venezuela

El canciller de Brasil, Aloysio Nunes, cree que Venezuela se convirtió en una “dictadura” y aseguró que los socios fundadores del Mercosur están muy preocupados con la crisis política y económica de ese país, que se encuentra suspendido del bloque.

Nunes dijo que los cancilleres de los países fundadores del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) ratificaron el jueves en una reunión en Buenos Aires su “preocupación enorme con la situación humanitaria, política, de derechos humanos y la falta de perspectiva de solución” en Venezuelam según reseñó la agencia de noticias AFP.

“Todos estamos de acuerdo que hace mucho tiempo que se desbordó la normalidad democrática en el país petrolero”, aseguró el canciller en una entrevista difundida este sábado por el diario Estado de Sao Paulo.

Publicidad

2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  


Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968



Inaugurarán nueva sede del Instituto de Altos Estudios de América Latina





DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN Y MEDIOS – 6 MARZO, 2017
PUBLICADO EN: INVESTIGACIÓN

Profesora Eleonora Cróquer, directora del Iaeal.
Stella Torcat / Departamento de Información y Medios USB.-

El Instituto de Altos Estudios de América Latina (Iaeal), unidad académico-administrativa adscrita a la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la USB, cuenta con una nueva sede en el edificio de Ciencias Básicas II, la cual se inaugurará el jueves 23 de marzo.

La profesora Eleonora Cróquer, directora del Iaeal, comentó que en dichos espacios funcionan las oficinas de la revista Mundo Nuevo y cuatro -de los cinco- centros adscritos al Instituto, además de una Sala de Conferencias para reuniones, clases de postgrados y otras actividades complementarias, de investigación y divulgación de los centros. “Uno de los grandes proyectos del profesor Héctor Maldonado Lira, exdirector del Iaeal, fue buscar una sede nueva para el Instituto, ya que la anterior era solo una oficina y los centros habían crecido y necesitaban más espacio”, destacó.

Cróquer, profesora del Departamento de Lengua y Literatura, fue designada como directora del Iaeal, a partir del 1 de septiembre de 2016, según conoció el Consejo Directivo en sesión del 7 de septiembre.

Asimismo, Cróquer adelantó que próximamente el Instituto contará con una biblioteca sobre temas de América Latina, que podrá ser consultada por el personal de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la USB y toda la comunidad universitaria interesada en conocer y profundizar sus conocimientos sobre América Latina y el Caribe.

Explicó que durante el acto de inauguración de la sede, además de las palabras del profesor Enrique Planchart, rector de la USB y de la profesora Sandra Pinardi, directora de la División de Ciencias Sociales y Humanidades, se plantearán dos conferencias acerca de la función de los Institutos y Centros de Investigación sobre América Latina en el seno de la universidad contemporánea.

Adicionalmente, se presentará el último número de la revista Mundo Nuevo, coordinada por la profesora Daniela Díaz, que estará dedicado a problemas de escritura autobiográfica en América Latina.

Los centros adscritos al Iaeal que tienen oficinas en la nueva sede del Instituto y los profesores responsables de cada uno son: Centro de Investigaciones Críticas y Socioculturales (CICS), Eleonora Cróquer; Centro Latinoamericano de Estudios de Seguridad (CLES), Luis Buttó; Centro de Investigaciones sobre la Integración Regional (CENIR), Marina Meza y el Centro de Estudios de Género (CEG), Lydia Pujol. Los otros dos centros adscritos al Iaeal son el Centro de Estudios Estratégicos (CEE), cuyo responsable es Klauss Jaffé Carbonell y el Centro Clacso-Iaeal, bajo la responsabilidad de María del Pilar García- Guadilla.

El Iaeal está ubicado en el edificio de Ciencias Básicas II, piso 3, oficina CB2-325. Más información por el 0212 9063476 / 4853 y el correo iaeal@usb.ve.

Fotos: Cindy Anselmi

2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  


Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968



Empresarios guayaneses plantean incrementar uso de puertos fluviale




Por - 12 Marzo, 201703
Compartir en Facebook Compartir en Twitter 

Danilo Tello, autoridad única portuaria, ofreció su respaldo a las propuestas
Cooperar, acortar distancias, generar trabajo y divisas. Esa es la proyección del grupo de empresarios guayaneses que están acelerando la potencialidad de los puertos de Ciudad Guayana para brindar servicio a las cientos de empresas de Brasil, aprovechando las ventajas geopolíticas de nuestra ciudad.


Por ejemplo: De Manaos al puerto de Belén, el de mayor capacidad más cercano, hay 4.607 kilómetros, un recorrido por carretera de hasta 34 horas. De Manaos a Puerto Ordaz solo hay 1.589 kilómetros, o 16 horas por la troncal 10.

“Solo Manaos produjo 40 mil millones de dólares en 2016. ¿Imaginan ustedes que parte de ese dinero se quede en Guayana y el país, solo por buscar la salida al Atlántico a través de nuestros puertos? Nosotros podemos acompañar el potencial crecimiento del norte de Brasil”, fue la reflexión que hizo el arquitecto Guido Fratini, presidente de la Cámara Binacional Venezuela Brasil, Cabivenbra.

La presentación de la potencialidad de los puertos fluviales de Ciudad Guayana se realizó gracias al impulso del Bloque de Integración Empresarial Suroriental, Biesur, que preside Senen Torrealba Carrillo, ante la autoridad única portuaria en la región, Danilo Tello; el cónsul de Brasil, Carlos Gonçalves; miembros de la aduana principal del Seniat y empresarios regionales, cita que permitió reconocer la capacidad instalada en las riberas del Orinoco.

El norte es el futuro

Para Fratini y el equipo de expertos, el norte de Brasil será el motor principal de la economía del “gigante del sur” en los próximos años.

“Solo en 2016, el PIB industrial de Manaos representó el 4% de todo el país, tres veces más que el previsto a escala nacional, que era de 7,2%”, explica, y recuerda que hay siete estados con gran potencial en esta franja limítrofe con Venezuela, que al contar con una salida al Atlántico más cercana que la del puerto de Belén, uno de los más importantes de Brasil, tendrían interés en atravesar territorio venezolano para exportar sus productos.

El presidente de Cabivenbra anunció un segundo encuentro para avanzar y concretar los proyectos, en los que participen altos funcionarios de los ministerios de Comercio Exterior, Relaciones Interiores y Transporte Acuático; Bolivariana de Puertos, INEA, Seniat, FANB, así como autoridades y empresarios aduaneros.

Al respecto, el cónsul de Brasil en Ciudad Guayana, Carlos Gonçalves, añadió que se trata de regiones espectacularmente complementarias que pueden lograr relaciones duraderas.

“Entre Manaos, Roraima y Bolívar puede darse una gran alianza para producir”, dijo, y reveló que Manaos quiere consolidarse como polo de desarrollo de la industria automotriz que utiliza aluminio, que bien podría ser exportado por las empresas guayanesas.

Desarrollo del sur

Entre tanto, Senen Torrealba Carrillo, presidente de Biesur, rescató la alternativa no petrolera que representa el estado Bolívar para Venezuela, así como la capacidad de las relaciones comerciales con el norte de Brasil emprendidas por esta coalición empresarial junto a la Gobernación del estado.

“El gobernador Francisco Rangel Gómez ha sido un propulsor de estas relaciones comerciales y de integración, y en Biesur estamos listos para acompañar y concretar todos estos proyectos que también beneficiarán a la población con más empleo y divisas para la inversión nacional”.

Entre las propuestas nacidas del foro realizado en la sede de Biesur, está la necesidad de que la frontera funcione nuevamente las 24 horas del día, los siete días a la semana, además de instalar definitivamente la modalidad de régimen especial aduanero en Ciudad Guayana.

Navegación nocturna

El general Danilo Tello, autoridad única portuaria de Ciudad Guayana, dio un espaldarazo a la propuesta para iniciar las conversaciones y trámites para consolidar estas operaciones.

“Pronto podremos navegar de noche en el Orinoco. Estaremos restableciendo las luces de balizaje y las bollas en el río, con la anuencia de nuestras instituciones directamente relacionadas con la seguridad y la navegación”, indicó, lo que a la postre redundará en mayor flujo de embarcaciones y operaciones portuarias las 24 horas del día.



2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  



Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968

Del país profundo: El sueño Warao en la maraca sagrada de los Moraleda






Por: Benito Irady | Domingo, 12/03/2017 08:09 AM | Versión para imprimir
Pilar Paredes tenía 8 años cuando la llevaron a la misión de la Divina Pastora en el Arawabisi. Había nacido en 1946, exactamente el 24 de marzo en una de las tantas islas del bajo Orinoco, quizás en Tobejuba, por donde ese caño derivado del Arawao corre paralelamente al río grande hasta la desembocadura en el Atlántico.

Ella tiene el recuerdo lejano del aji a jau (arreglo con fibras de moriche) adornando la extensión de su cabellera y del uku que era la fibra sacada de los cogollos de ese árbol para tejer chinchorros y del najawera werawitu, como se nombraba a la vela redonda de navegar, fabricada también con la penca del moriche, la palma fundamental de los warao en la más importante confluencia de caños y ríos del país que se cruzan en el Delta del Orinoco.

Por encima de los 4.000 años se supone la existencia de nuestro pueblo warao en esa inmensidad cruzada de aguas entre todas las corrientes que van a la mar. Ni los arawacos ni los caribes, a pesar de muchas incógnitas permanecieron allí, antes de la más estudiada de las naciones aborígenes, al menos desde el concepto antropolinguístico, tampoco se puede confirmar la presencia de otros colectivos que se han citado entre más de veinte inclusiones en mapas enviados a Sevilla y a otros destinos (Quiripas, Totomacos, Tucamanos, Paracotos, Sálibas, Guaraguaros, Guaiqueríes, Caberres, Chaguanes), se trata de esta guerra que vivimos en los tiempos de la colonización de españoles, ingleses, holandeses, franceses, portugueses, entre los más diversos grupos de conquistadores europeos que llegaron hasta el Orinoco para esclavizar a nuestros pueblos aborígenes.

En lo personal, siempre me ha seducido la historia de los elementos espaciales y humanos de la gente warao y la singularidad de su medio geográfico, por eso dedico esta entrega a la vivencia más reciente de uno de los tantos viajes que he realizado a su territorio, donde me encontré con Pilar Paredes y sus descendientes.

Solo un par de días me detuve al finalizar el 2016 en esta legendaria capital Tucupita, incorporada desde el siglo XVI a la cartografía histórica con el nombre de Cutupite, como la identificaría primero Juan Valdez y luego otro cartógrafo, Luis de Surville en un nuevo mapa publicado en 1778, el sitio de olvidadas viviendas palafíticas que debe su nombre al caño Tucupita, pero que tiene en el Manamo su mayor referente, como lo indica Adolfo Salazar Quijada al organizar la Toponimia del Delta del Orinoco, en un ejercicio de aproximación a una de las 36 lenguas aborígenes habladas en Venezuela, “una lengua con características independendientes; desvinculada de otras lenguas habladas en el país”.

Desde la primera alcabala que da acceso al Municipio, cruzando entre carreteras por la vía de Monagas o de Bolívar, se llega al Comando 61 del destacamento 611 de la Guardia Nacional, donde se impone con fuerza su nombre: El Cierre, referente indiscutible de la doma de ese brazo del Orinoco que se desprende del Río Grande cerca de Barrancas y va a desembocar al paisaje marítimo de Paria. Estamos hablando del célebre caño Manamo, forzado en un dique desde el año 1966, para dar origen al mayor número de calamidades de las que todavía sigue quejándose la población.

Desde El Cierre se hace inmediato el camino entre muchos caseríos, Carapal que empuja a El Volcán, Coporito, Vuelta Arriba, Macareito, y en secuencia San Salvador, Aguas Negras, La Frontera o La Guayabita, El Palomar y La Paloma, que dejan a un costado a Yakariñene o Yakariyé, donde primero vivió Pilar Paredes hasta el año 2006, cuando se muda a Janokoseve (sitio donde hay muchas casas) y donde tiene lugar esta conversación. Es la Parroquia Antonio José de Sucre del Municipio Tucupita y en esa única casa de 2 habitaciones y un solo baño, donde me encuentro a Pilar, están viviendo 30 personas de 6 familias que son sus descendientes y con los que toma forma el grupo de danzas en homenaje a Guillermo Moraleda. Ella clama por la ampliación de viviendas que se le ha ofrecido en un terreno adyacente para estar más desahogada.

Pilar que ha sido hermana de 3 hembras, Rosa, Luzmila y Aurelia y de 3 varones, Leonardo, Alvaro y Quintiliano, aprendió a hablar el idioma español en la Misión la Divina Pastora, situada cerca del Winiquina, donde estaba la capilla y la escuela. Hasta allí la llevaron sus padres Ramona Aranguren y Diego Paredes, por eso recuerda a las Misioneras Terciarias de la Sagrada Familia y cita los nombres de Alicia, Edilza e Isabel, como también recuerda con cariño a los sacerdotes Basilio Barral, Julio Lavandero, Damián Blanco y Conrado de Cegoñal.

Aprendió primero a tejer, a torcer las fibras del moriche, a fabricar los chinchorros, a zurcir la ropa y a cocinar (ocumo, arroz, carne y pescado). Nos dice que serían 200 niñas las que estaban aprendiendo estos oficios y unos 250 varones que sembraban yuca, maíz, cambur, atendían labores del campo, y lo más importante en aquella morada, todos y todas primero harían con sus manos la señal de la santa cruz y rezarían el padre nuestro y el credo y respetarían los 10 mandamientos, además de celebrar cada 8 de mayo el día de la Divina Pastora. Así transcurría la vida en la misión.

En aquella Misión de la Divina Pastora fue donde conoció a Guillermo Moraleda que se había casado con una mujer llamada Lastenia en la que tuvo 5 hijos, pero ella murió. Él vivía en Guayo. Iba y venía de Guayo a Arawuaimuju y se volvió Nebu Mare (muchacho enamorado) cuando se encontró con Pilar Paredes que tenía ya 15 años. Se casaron por la iglesia un día viernes, después de la confesión y la comunión, se hizo nibobakatuma, con la humilde ceremonia nupcial ofrecida por el sacerdote Conrado de Cegoñal. Salió de la Misión y se fue a vivir con su madre Ramona Aranguren y así tuvo a la primera hija María Angela Moraleda, quien también como ella iría a la Misión a los 8 años, pero enferma y muere a los 16 años, igual que su segunda hija María Auxiliadora que muere al nacer. Sobrevivirían después de nuevos embarazos Felipe Moraleda, Melchor, María Amparo, María Zuleima, Nelson José, Henry, María Fátima, María Nieves, Marcelino y Faustina todos Moraleda, quienes alrededor del padre aprenderían las danzas rituales llamadas Jabi Sanuka, guiados y protegidos por la maraca solemne adornada de plumas multicolores donde se cruzan los espíritus.

Guillermo Moraleda fue cacique en una comunidad del Arawabisi y viajaba con su familia hasta Tucupita y a pesar de saber oraciones contra el peligro y saber curar en casos de emergencia y saber del culto religioso de los warao para proteger su ranchería, fallece el 7 de agosto del año 2007, después de haberse realizado tres operaciones abdominales allá en Tucupita, donde fijaría residencia definitiva con Pilar Paredes y con los hijos y nietos que deciden ir detrás de la maraca rizada para rendir culto a su líder y wisiratu, porque Guillermo Moraleda llegó a conocer los secretos de los sacerdotes warao y desde esa maraca con trocitos de piedra consagrada podía sanar a los enfermos.

Ocurre lo que tenía que ocurrir, muere el danzante principal y por medio del sueño con el wisiratu le corresponde a José Zambrano, esposo de María Zuleima Moraleda seguir con la maraca, recibir la ceremonia con gran respeto por Kanobo, el abuelo, el ser supremo que habita en la casa de la maraca sagrada.

Con más de 70 años de edad, Pilar Paredes sigue testimoniando su gran apego a las tradiciones ancestrales que siguen allí, en su estilo de vida identificada con las aguas dulces como signo de la cultura warao. Sufre por las heridas profundas del caño Manamo, clama por un techo más amplio para el cobijo familiar, quema sus pies sobre el asfalto que la lleva a Tucupita, pero nunca se desprende del júbilo y la emoción que siente cuando está cerca de la danza, de los cantos y de la gran maraca heredada de Guillermo Moraleda.


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  


Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968