viernes, 13 de noviembre de 2015

Enfoque geohistórico del Esequibo

 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación



Geometría territorial, como poder ecológico, geológico, antropológico y político

Por: Alejandro Álvarez Osuna | Lunes, 27/07/2015 07:13 AM | Versión para imprimir

"No se puede hacer geografía sin una verdadera cultura histórica"
Ramón Tovar

Una sucinta síntesis aproximativa geohistórica para la geometría del poder en la justicia y la paz, como una comprensión realista del espacio superficial y aéreo geográfico del Esequibo territorial venezolano.

Con el estudio de la historia para el espacio: La geohistoria del Esequibo es reconocida científicamente por la geometría descriptiva como posesión estructural espacial territorial propia de Venezuela.

Así, el Esequibo es Patria también, reconfigurada para la prospectiva del futuro desarrollo interregional, como geodidáctica estratégica para el adecuado poder humanista, instrumentalizando políticas estratégicas adecuadas al desarrollo para la justicia social de paz, y que por lo tanto, implica la organización catastral del territorio, ya que mide para evaluar y clasificar, --geómetra,-- sin renunciar a su esencia de la visión global y de su conjunto elaborando los diagnósticos espaciales. 1.-
Sumando así, la comprensión nacional internacional con la identificación unionista de los pueblos en su superficie legitimada en intensidad geográfica social apropiada para la organización soberana reconocida de su territorio.

Mientras Venezuela a través de históricas diligencias, siempre ha reclamado la propiedad territorial esequiba, basada en antecedentes goehistoricos antropológicos que le justifican su posesión legal y justa sobre dicha originaria posición geográfica territorial denominada Esequibo.

Originalmente desde su posesión primaria antropológica originaria y la devenida de la colonia española sin alteraciones espaciales de ningún tipo encubiertas o violentas, actuando siempre atenida expedita formal, a través de los antecedentes que le preceden en su origen.

Hoy haciendo una genealogía geómetra para su cultura histórica social, desde el enfoque geohistórico como ciencia de síntesis, apelando desde la geometría en el análisis espacial posicionado como semiótica geográfica, enriqueciendo términos despejando incógnitas, sumariando el catastral geológico, ecológico, inteligiblemente geográfico ético étnico universal del aclarado indudable espacio venezolano; que no solo reconfiguraría la espacialidad como propiedad referida indiscutible nacional, sino que reafirman razones válidas geográficas históricas desde el despojo inicial para apropiarse de lo geológico, arqueológico, telúrico con lo bioquímico, la flora y la fauna, sus etnias, y su geología rica en minerales extractivos --¿útiles o perjudiciales a los pueblos? planteándose hoy así un dilema enfocado desde la geometría para el poder y precedido de una ideología subyacente,--

Siendo estos intereses los constatados hoy litigantes del conflicto, tratados en, desde, y para su autodeterminación soberana sometida al derecho internacional establecido para ello, pero a partir de árbitros legítimos imparciales; --como lo más importante y crucial-- la solidaridad internacional de los hombres y mujeres, impulsados en sus gobiernos respectivos representantes de los pueblos afines a esta orientación judicial, para establecer el reconocimiento regional geográfico del Esequibo como patrimonio éticos, ecológico de la humanidad; primeramente promovido desde su estado y su gobierno venezolano para la efectiva complementaria posesión de toda su propia original superficie geografía nacional Patria.

Asistiendo a la cubierta del motivo esencial del hecho en intereses litigantes internacionales con hechos históricos geológicos ecológicos. Así, normando en la sentencia; de lo que has poseído posicionado geo-históricamente, se te reconocería hoy también poseyéndolo como siempre lo has poseído.

Con el derecho expedito internacional, basado en una comprensión realista del propio escenario como parte de la patria reconocida en su extensivo espacio geográfico de Venezuela; no solo dibujado con las barras geómetras de las vías diplomáticas, coloreando el mapa del amistoso trazo oblicuo claro oscuro geográfico, sino además hecho peso de razones y tradiciones como la ciencia de los lugares de la geografía fundamentada, y la ligazón social del venezolano con su naturaleza común, no como parte de guerra, sino ante un claro despojo y su estancamiento primero hecho mantenido desdibujado para un ulterior fangoso laudo írrito arbitral tramposo efectuado en la Paris de 1896, asistido por Gran Bretaña y EEUU como evidentes jueces parcializados pactados entre intereses colonialistas.

La propiedad deducida desde la ciencia de la geografía histórica y su catastro geométrico así lo demuestran importando antecedentes justificativos como derechos legítimos legales; que sobre el territorio le atestiguan probatorios como propios reflejado en históricos mapas, es el juicio sintético de lo comprensible y entendible en cualquier facultad de juzgar arbitrada como doctrina internacional, sometido a juicio justo e imparcial, y con deliberaciones también objetivas e imparciales de lo debe ser la causa elevada procesalmente promovida para su correcto evidente justo fallo.

Por lo tanto, estos testigos documentales promovidos como elementos relevantes dan fe constatada de pruebas relevando así las partes, al ser evacuadas las pruebas, la lógica sentencia firme del Esequibo como espacio de patria también venezolana reafirmado, de por sí conscientemente consistente que beneficiaría a la posesión de la posición que sobre dicho territorio tiene indudable Venezuela, ya que se ha poseído siempre y ahora lo posees también, contínum que han sido precedidos como causales procesales beneficiosos que le aseguran el fallo favorablemente seguidos para suministrar elementos probatorios como fallo relevante en un juicio éticamente procedente.

Así, ajustados al acuerdo de Ginebra 1966, como acuerdo jurídico contencioso administrativo previsto, y también tomando del pueblo que sabe pendiente de su territorio que no puede ser negado en sus derechos justos, que reconoce como propio, así respaldando y representado en su también legitimo gobierno y estado procediendo viable a reivindicar definitivos, una propiedad de amplios sentidos geográficos, catastrales, ancestrales históricos, por ello así originales autóctonos, y en lo intangible crucial lleno del espíritu de la soberanía venezolana,

Son identidades geográficas de demostrados históricos lógicos indiscutibles, para una ontología territorial ecológica y geológica venezolana(…) de lógica histórica fundada en el derecho como sentido común basado en hechos históricos auténticos, fundamentados en el artículo 10 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela; el cual establece que los espacios geográficos de Venezuela son los que correspondían a la Capitanía General antes del 19 de Abril de 1810 y declara nulo e írrito del tribunal Laudo de París 1896.

Donde las pretensiones colonialistas de potencias pretendían omitirle groseramente, y aun así lo manifiestan reiterativamente hoy tratando de confundir políticas y visiones de nuestros pueblos, tratando de propiciar versiones oficiales, oposiciones y gobiernos, intentado infructuosamente de arrebatar un territorio indiscutiblemente de propiedad nacional del pueblo venezolano.

Cundo hay que tener en cuenta el recurso de amparo entonces derivado del procedimiento establecido en el Acuerdo de Ginebra, suscrito en 1966, que es la vía prevista para solucionar diplomáticamente pacifica el diferendo que involucra 159 mil 542 kilómetros cuadrados de territorio que Venezuela reclama; estableciéndose entre sus normativas que no se permitirán ningún acto o actividad prospectiva o proyectiva especifica concreta, mientras esté vigente este documento firmado por los gobiernos de Venezuela y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, en consulta con el Gobierno de Guyana Británica.


Atenido este procedimiento diplomático estipulado, surge la unidad nacional integral unionista regional frente a las arbitrariedades intentadas de cualquier razón jurídica, como cultivo de los más diversos sectores de Venezuela en torno a la gestión estipulada en el acuerdo de Ginebra 1966, ante lo cual Venezuela como el Estado-Nación, Patria y Gobierno constitucional.

Respaldo no solo moral solidario sino en hechos diplomáticos metodizados procedimentales humanistas junto al pueblo y pueblos hermanos que juiciosamente también le respaldan constantes en éstos criterios de verdad autentica, insoslayables, comunicando al respetable pueblo, representado por su gobierno, de sobre el carácter de la propiedad histórica territorial esequiba netamente venezolana, sin discusiones provocadoramente violentas ninguna.

La paz entre los pueblos como materia primordial que alimenta nuestra doctrina de integracionista basada en geohistoria para la justicia social, sin intereses en provocaciones.

El Esequivo es inobjetablemente por ello territorio venezolano, y cuenta con abiertos y tácitos respaldos con iniciativas propias independientes y determinantes de todos concurrentes humanistas progresistas sociales de Latinoamérica agrupados en la unión de países del sur, la Unasur; Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay, Venezuela, sumados el Caribe, el Atlántico y el Pacifico entre otros pueblos y gobiernos del resto del mundo integracionista.

Pueblos estos que avalan diferendos sometidos a justicias sociales en métodos para derechos humanistas, la geohistoria así siempre abogando porque los recursos del territorio sean útiles para fomentar desarrollos autónomos basados en la economía política en justicias sociales distributivas, asistiendo a conformar un mundo mejor posible auto determinante, soberano e independiente, en hechos efectivos como justicia distributiva, asociativa integracionista, oportuna, equitativa con y del pueblo noble ético trabajador interregional y propio.

Así pues, los sentidos juiciosos críticos al respecto del mundo, no se han hecho esperar, y dan la razón a los fundamentos antes mencionados promovidos al respecto por especialistas en Venezuela, basados en documentos que prueban evidentemente la propiedad sobre dicho territorio, junto a los principios del derecho internacional promoviendo pruebas respectivas siguiendo los recursos sustentados expeditos formales en procedimientos jurídicos establecidos, así lo demuestran, son consistentes y conscientes de ello, sin fines de agresiones infundadas en intereses expoliadores o partidistas, no sujetos a encomiendas de imperios colonialistas oportunistas explotadores esclavistas, es una cuestión de sentido integral nacional no de intereses particulares de clanes oligarcas apóstatas dogmaticos intervencionistas segregacionistas de pueblos.

Es así la visión del paradigma humanista integrados ético practico material dialectico latinoamericanista caribeño, ciencia, filosofía política ética, fe, revolución, derechos y deberes humanos y razón social independientes, la materia analítica espiritual de los pueblos como lógica trascendental que ha respaldado en esta materia internacional procesal genuina ajustada a la verdad válida y por ello verdad en reclamación por su definitivo reconocimiento de partida de nacimiento venezolana, pues no es por litigar si es o no venezolano, eso ya se sabe comprobado legal, es por deponer un fraudulento fallo el de 1896, con la autenticación legitima histórica original venezolana.

Reclamo hoy precedido de innumerables análisis de diligencias político diplomáticas por actores especialistas y gobiernos anteriores y actuales, por ello es necesaria la unidad de criterios nacionales comunes respectivos, ante un asunto que indistintamente es de interés nacional y hasta internacional inherentes a todos los que en el proceso dialéctico crítico y de diferentes tesis de gobierno político con diferentes metodologías, pues somos con-nacionales demócratas que proponemos debatiendo y a veces disentimos en criterios, eso es necesariamente normal para el desempeño dialéctico por las superaciones de antagonismos siempre presentes, hacemos proyectos de país soberano e independiente, entre opuestos, adversos, alternos y contrarios, símiles, parecidos, semejantes o diferentes el país territorial es uno solo, las organizaciones básicas desde las familias, religiones, filosofías, intereses, políticas, proyectos, doctrinas… somos demócratas funcionales...

Actuamos llenos de valores espirituales con éticas, moral, respeto a los pueblos, con visiones de vida en calidad de progreso social, solidaridad, sentido de paz y de defensa activa, estudios, vocaciones, justicias, análisis, historias, geografías, vocación humanista humanitaria, equidades, trabajos como progreso basado en instituciones estatales de orden como vida orgánica productiva en Venezuela; que respaldamos los derechos y propiedad territorial que sobre el Esequibo patrio tenemos originalmente antes 1810 cuando la Capitanía General española y actuando en virtud de la paz como estado-nación territorial país, patria, comunidades siempre pretendiendo un mundo mejor posible en justicias sociales propias del estado de derecho humanista. Geometría del poder: Enfoque geohistórico del Esequibo

Bibliografía y citas:
1,- Tovar, Ramón. Lo geográfico, p 95, serie visión de América. F. Editorial el perro y la rana 2007. Biblioteca comunal para los consejos comunales

Antecedentes de la Crisis con Guyana.
La verdad ante el reclamo la Guayana Esequiba y la campaña  psicológica  de desinformación  ante  la reclamación,  reivindicación, recuperación, integración,  anexión, o unificación de los territorios ubicados al Oeste del río Esequibo conocidos como  la Guayana Esequiba o Zona en Reclamación  por parte de   operadores políticos funcionarios,  asesores y consultores desatada por cuestiones eminentemente ideológicas  y de poder . 


¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte I

¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte. II

¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte. III y última
http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2013/11/a-que-acuerdo-llego-el-presidente-hugo_5.html



2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


LA GUAYANA ESEQUIBA

http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2008/01/la-guayana-esequiba.html



Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.




Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968