miércoles, 30 de octubre de 2013

¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte I



Oscar José Márquez

Son preguntas que nos hacemos los venezolanos  ante una cadena de errores y desaciertos, que culminaron en una incidencia como lo fue a la visita  de cuarenta  y cinco jóvenes a la línea Esequiba o de facto,   y de un incidente como fue la intercepción del buque RV Teknik Perdana,  y  su conminación  a dirigirse a la Isla de Margarita.

 Indudablemente una vez   una vez más la  dirigencia  de la llamada revolución Bolivariana o socialista del siglo XXI, ha incurrido   en un nuevo  error al firmar  una  Declaración Conjunta entre Venezuela-Guyana.  El pasado 17  de octubre que compromete al Estado venezolano, a la nación venezolana sin que se consulte a  la misma. Esta declaración  indudablemente conduce a un delito de lesa patria,   al señalar en la misma que a la luz del evento suscitado hecho por el cual:

 “…reconocieron que la delimitación de fronteras marítimas entre los dos Estados sigue siendo un tema pendiente y coincidieron en que dicha delimitación requerirá negociaciones. En este sentido, los ministros Carolyn Rodrigues-Birkett y Elías Jaua Milano acordaron explorar mecanismos en el marco del derecho internacional para abordar el tema de la delimitación marítima, y que en los próximos cuatro meses un equipo técnico se reúna para intercambiar opiniones al respecto.

Estos dos  párrafos son  dignos  de  Aunque usted no lo crea, de Ripley ( Ripley´s Belive it or Not). Por las siguiente razones. ¿Cómo se va  acordar  explorar a través de  mecanismos en el marco del derecho internacional para abordar el tema de la delimitación marítima, cuando existen una serie de antecedentes jurídicos, históricos y sociales.  Precisamente  de carácter internacional, multilateral, bilateral  e internos inherentes a la legislación de la  Nación Venezolana. (De los cuales nos referiremos en otra oportunidad)

Que no  permiten bajo ninguna circunstancia explorar esas opciones  ya que con estas,  la República Cooperativa de  Guyana le corta y le limita  a  nuestra Nación,  su jurisdicción en esa área. Más aun  cuando la canciller Guyanesa Carolyn Rodrigues Birkett,  el pasado lunes 21 de octubre, señalo públicamente  en su país que para la exploración sísmica del "bloque Roraima" es necesaria una resolución a largo plazo de la controversia fronteriza entre Guyana y Venezuela.

Sin embargó  utiliza  una serie de frases  que,  la contradicen en su lenguaje diplomático,  enviando un mensaje  subliminal pero claro y preciso ante los hechos:   "…Si usted quiere resolver el asunto y ambos países se han aferrado a sus posiciones de que está en su jurisdicción (el bloque Roraima), entonces usted tiene que encontrar una solución a largo plazo. Ahí es donde estamos ahora…".

No obstante del señalamiento anterior, la canciller Carolyn Rodrigues-Birkett, realiza una afirmación que no se le puede aceptar bajo ninguna circunstancia y que el Gobierno venezolano no ha rechazado de plano al señalar  esta que: “…había quedado implícito  que Venezuela permitiría las labores de exploración mientras avanzaba las conversaciones sobre la delimitación marítima, para lo cual representantes de los dos gobiernos se reunirán en los próximos cuatro meses…”.

¿Por que  la Sra. Canciller  señala que  queda implícita la exploración en el frente Atlántico venezolano?

Esta afirmación,    jamás de los jamases  lo puede aceptar el actual Gobierno venezolano, bajo ninguna circunstancia como hemos señalado  y  menos aun  como un  Estado soberano e independiente que le asiste  el derecho ineludible de una reclamación territorial.  En vista de que  la Nación Venezolana,   nunca ha reconocido ni reconocerá jamás la sentencia del 03 de octubre de 1899, del Tribunal Arbitral de Paris, por estar viciada de nulidad, en su forma  en su fondo.

 Así como por los  innumerables,  largos y titánicos esfuerzos sostenidos a lo largo  del tiempo y el espacio  por parte de todos los  gobiernos a partir de ese nefasto  03 de octubre de 1899 en que se les despojo a la Nación venezolana de 159.500 km2 de territorios al oeste del río Esequibo . Independientemente  de los errores que por inducción o por cualquier otro motivo o circunstancia, se hayan  podido haber cometido.

Producto de la situación de esa misma sentencia o de esas mismas  circunstancias o de otras. En determinado momento, como por ejemplo el reconocimiento del límite con el Brasil,  en el Monte Roraima porque los derechos territoriales,  son derechos  imprescriptibles  de la  Nación venezolana, a pesar de la posición del Itamaraty o cancillería brasileña de la intangibilidad de los tratados de  Fronteras.

La Nación guyanesa  están plenamente consciente así como o el Reino Unido de la Gran Bretaña,  que desde 1841,  no ha existido  ningún Gobierno como el actual (Bolivariano o socialista del Siglo XXI), tan permisivo, tolerante, e indiferente que irresponsablemente por cuestiones políticas e ideológicas  haya dado declaraciones en contra de la esencia de la reclamación por los territorios al Oeste del río Esequibo.  Mantenido a su vez un  comportamiento que deja mucho que desear al no efectuar las respectivas reservas  frente a las concesiones mineras, forestales, petroleras y de otra índole así como el desarrollo del proyecto hidroeléctrico de Amaila, o de no enfrentar con diligencia y premura la solicitud de extensión de la Plataforma continental de Guyana en perjuicio de la proyección de  la masa continental venezolana y de su reclamación territorial.

Por lo tanto las palabras Carolyn Rodrigues-Birkett, sobre porque  que: “…había quedado implícito  que Venezuela permitiría las labores de exploración mientras avanzaba las conversaciones sobre la delimitación marítima…”  http://www.stabroeknews.com/2013/news/stories/10/22/long-term-resolution-needed-roraima-block-exploration-rodrigues-birkett-says/

Encierran en sí misma una afirmación y toda una tragedia  sobre  un ofrecimiento, negociación y cesión  unilateral del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías,   que los venezolanos no conocemos en sí, y que aun en día no hemos podido   comprender la actitud y comportamiento que una persona que decía ser nacionalista   y  dado de baja  de las Fuerza Armadas.

¿Por qué esta aseveración  de la Canciller de Guyana Carolyn Rodrigues-Birkett?


¿Acaso existe un compromiso preexistente entre el ex presidente Jagdeo Bharrat y el difunto Presidente Hugo Rafael Chávez Frías en su viaje en el 2004 a Georgetown?

¿De qué hablaron privadamente Hugo Rafael Chávez  Frías y  Jagdeo Bharrat en febrero del 2004?

¿Cuál fue o es el beneficio de darle carta blanca a los guyaneses a través de Jagedeo  Bharrat?  

¿Qué gana la Nación  venezolana a cambio con el tema de la delimitación marítima, cuando este era es y será un factor de negociación ante el diferendo limítrofe por los territorios al oeste del río Esequibo?

¿Qué gana la Nación  venezolana al permitir las labores de exploración mientras avanzaba las conversaciones sobre la delimitación marítima?

¿Por qué no se hizo  acompañar de un equipo interdisciplinario y técnico  el Canciller el Sr. canciller Elías Jagua a la Isla de  Trinidad ante tan delicado asunto ante los antecedentes de la Declaración del 2011?

A todas estas pregunta y otras  no podríamos comprenderlas si no nos remitimos a los hechos  pruebas o evidencias, hasta el año 2000,  las relaciones entre Venezuela y Guyana se podían considerar  normales dentro de lo que se podía esperar frente a una reivindicación territorial, hasta que  la empresa estadounidense Beal Aerospace Tecchnologies, firmo un acuerdo con el Gobierno guyanés que le permitiría la instalación de una plataforma para el lanzamiento de satélites el cual fue rechazado por el Gobierno presidido por Hugo Rafael Chávez Frías  quien señalo en esa oportunidad “…que Venezuela no permitirá la construcción de la base aeroespacial en El Esequibo…”

Sin embargo después del 2002 las cosas cambiaron y como antecedente del olvido, la inercia, el desconocimiento frente a la reclamación territorial venezolana.   Se inicia a nuestro entender  por parte del Gobierno nacional  con el consentimiento al aceptar los proyectos de infraestructura vial regional de Suramérica (I.I.R.S.A). Sin hacer las respectivas reservas sobre los derechos  que le asisten a  la Nación venezolana por los territorios al Oeste del río Esequibo.   

A las pruebas nos remitimos por las  propias declaraciones  del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías,  como evidencia, dadas en diferentes escenarios y  oportunidades  en primer lugar en  la  concentración popular frente al jardín Botánico 29-02-04.

Eespecíficamente  con la intervención de Hugo Rafael Chávez Frías,   en Georgetown en Guyana,  entre el 19 y 20 de febrero del  2004,  que nos vienen a clarifican los hechos frente  a la comunidad guyanesa, la prensa internacional y la de ese país que fueron reseñadas, por el Stabroeknews, The Guyana Chronicle entre  otras. De Las cuales se hicieron  eco las diferentes agencias noticiosas entre ella  la Agencia Oficial de  Noticias  de Venezuela   (Venpres).  

Al trasmitir las siguientes   informaciones que nada tienen que ver con la Declaración Conjunta del 19   del 19 de febrero de 2004.   Que era  una franca manipulación  sobre  lo que seguramente  debía de saber la Nación venezolana, Con respecto a la reclamación territorial por los territorios al oeste del río Esequibo de cuerdo a los numerales 4 y 5 que dicen textualmente respectivamente

“...  Al revisar las relaciones entre Guyana y Venezuela, sus Excelencias los Presidentes Bharrat Jagdeo y Hugo Chávez Frías, reconocieron el constante progreso realizado para el fortalecimiento de los lazos de amistad, cooperación y entendimiento entre ambos países. En particular resaltaron que bajo el auspicio del Proceso de Buenos Oficios de las Naciones Unidas, para la búsqueda de una solución pacífica y práctica a la controversia, de conformidad con el Acuerdo de Ginebra de 1966, el espíritu de la cordialidad ha impregnado el enfoque del diálogo entre las dos partes.

“…Los Jefes de Estado reiteraron el compromiso de sus países con el Proceso de Buenos Oficios y elogiaron el trabajo del Señor Oliver Jackman, Representante Personal del Secretario General de las Naciones Unidas…”  

Sin embargo una característica del fallecido Presidente Hugo Chávez,  era su ambigüedad, su tibiez, una cosa era lo que  decía públicamente,  en este caso  a los  guyaneses  con su populismo y demagogia extrema. Y otra muy distinta seguramente  fue lo que le  dijo o converso en  privado con Jagdeo Bharrat, quizás algún día el pueda aclararnos algo al respecto,  pero lo cierto del caso fue lo que señalo públicamente al decir:
“... Me he comprometido con el Presidente Bharrat Jagdeo a que el Gobierno venezolano no va a oponerse a ningún proyecto en la región que vaya en beneficio de sus habitantes, en beneficio directo. Como me decía el Presidente: Proyectos de agua, vías de comunicación, energía, proyectos agrícolas…”

Por supuesto que como Presidente de la República está obligado a cumplir y hacer cumplir la constitución Artículo 10°, http://www.cne.gob.ve/web/normativa_electoral/constitucion/titulo2.php#cap1;   y los tratados internacionales acuerdo de Ginebra

Continuando con su declaración señalo así mismo que:

“... ante el resurgimiento de cualquier proyecto más sensible inmediatamente nos activaremos para revisarlos en la Comisión Binacional de Alto Nivel y buscarle salidas…”.

Del análisis de estas frases,  se desprende que autorizaba cualquier proyecto, razón por la cual el gobierno de Hugo Rafael Chávez Frías a partir de esa fecha.  Nunca hizo las respectivas reservas del  caso que  se hacían  como derechos ineludibles e imprescriptibles ante la reclamación territorial. Como lo es el proyecto hidroeléctrico del Amaila, por supuesto que este es un proyecto sensible por su impacto ambiental  en el corazón de la Zona en Reclamación. Así como a la infinidad de concesiones mineras, forestales,  y de otra índole al oeste del río Esequibo.

Una de las cosas más inquietantes y contradictoras del Gobierno de Chávez  fue al señalar en esa oportunidad que:    
“... Venezuela no se opondrá a que empresas extranjeras exploren yacimientos petroleros y gasíferos en el disputado territorio de Guyana…”. Por supuesto que su egocentrismo  lo llevaba a pensar que él se  consideraba  Venezuela ya que no consulto esta decisión.

A pesar del antecedente de  que en el año  1999, Guyana intento otorgar concesiones petroleras prácticamente dentro del área de influencia de    la plataforma Deltana, en exploración.  Por lo cual su gobierno a través de la cancillería protesto logrando detener las prospecciones de las empresas CGX canadiense y la Exxon Móvil.  Además que ratifico su  oposición y reserva a estas en los Congresos Mundiales del Petróleo de Calgaray (Canadá) y Río de Jaenero del año 2002 y 2003 respectivamente.

Continuara…

Como citar este artículo

How to cit this article.


Márquez, Oscar J. “¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías,  ante la  reclamación de la Guayana Esequiba?  Parte. I ”, entrada del Miércoles   30 de octubre  de 2013 , consultado el xx / xx/ 2013 . URL http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2013/10/a-que-acuerdo-llego-el-presidente-hugo.html

Se autoriza la reproducción total o parcial del texto, siempre y cuando se cite la fuente, autor. 


Reproduction of the text or part of it is authorisedprovided that the source is acknowledged, author.