viernes, 1 de noviembre de 2013

La Guayana Francesa no quiere ser más una base militar

http://www.eldiariodecarlospaz.com/ampliar_noticia_redis.php?id_noti=26482europea


 La Guayana Francesa 

El fundador de la Organización de Derechos Humanos, (OGDH), Raymond Charlotte  
Tomado de:

Por Pedro Jorge Solans

31/10/2013
Más del 70% de los guyaneses se expresaron por un cambio en el único enclave colonial que tiene América del Sur en suelo continental. Aunque el continente padece cerca de una veintena de islas no independientes y un país militarizado como Haití.

En el último referéndum que Francia organizó en su resabio colonial, por iniciativa del gobierno de Sarkozi, más del 77% de los habitantes de la Guyana Francesa  se abstuvo, dando claras señales que ya no alcanzan los magros euros que reparte la Unión Europa para dormir las conciencias libertarias de un pueblo mayoritariamente  afrodescendiente.

El panorama es alentador para las organizaciones independentistas de Cayenne que anhelan que sus  vecinos despierten ante la base aeroespacial y militar de Europa en tierra sudamericana. Por eso, dentro de sus actividades, los máximos líderes visitan los países vecinos para dar a conocer qué pasa en ese territorio caribeño rico en minerales que la OTAN usa para lanzar cohetes al espacio y espiar y controlar militarmente  el Sur.

En ese contexto, el líder independentista de la Guyana francesa y fundador de la Organización Guyanés de Derechos Humanos, (OGDH), Raymond Charlotte  dialogó en forma exclusiva con Sudestada  en Argentina donde participó de un Congreso de Economía Solidaria. “La posición de lucha en Cayenne es intransigente. La integración de Guyana debe ser sin Francia en América Latina”; señaló el dirigente de los Derechos Humanos.

Llovía en Buenos Aires, cuando el independentista guyanés esperaba en un hotel céntrico para denunciar la situación de la Guyana. Con un sombrero que no pasaba desapercibido y envuelto en la bandera de colores caribeños y selváticos era la atracción del lobby hotelero. Un abrazo abrió la conversación.

Se levantó la camisola y mostró las heridas de balas y tormentos que recibió en los diversos atentados que sufrió.  “Fui varias veces encarcelado por presunto terrorista y estuve cuatro años preso en una cárcel parisina por disturbio social en Cayenne. La última vez, un juez francés quiso canjear mi cese de actividades políticas por una jubilación que me permitía vivir bien en París. Pero me volví a Cayenne en un buque de carga”. Sonríe y esperó que el periodista Mariano Saravia traduzca su francés españolizado.

Saravia cumplió su rol de traductor y acotó que Raymond Charlotte  ejerce el periodismo y vive de su panadería. Se ganó el respeto de sus conciudadanos por ser el panadero de la calle. Recorre en bicicleta Cayenne sin pestañar todos los días del año.

“Nosotros tenemos una entidad histórica, cultural e identidaria, y como pueblo guayanés queremos y tenemos derecho a tener un Estado independiente. Casi el 80% de la población lo expresó en varios referéndum, en varias oportunidades que quiere una soberanía, pese a que Francia dopa a la gente con subsidios y jubilaciones en euros para que se pierda interés de luchar, expresó el cofundador de la OGDH. Sin embargo, la crisis europea se sintió en la base aeroespacial y ya no reparten tantos euros y la gente está viendo que nos están dejando sin estructura productiva, si matriz económica  autónoma”, explicó Raymond.

En ese mismo sentido, se expresaron Marie-Claire Newton, Pierre Carpentier y Servais Alphonsine, integrantes del Movimiento de Descolonización y Emancipación Social (MDES), de Guyana, y definieron a su territorio como  una base militar europea administrada por los franceses que viola todas las normas internacionales que existen.

Guyana es esencialmente Caribeña y su población está compuesta por pueblos indígenas y poblaciones migrantes, similares a las de Brasil, Surinam, Venezuela, Bolivia, Perú, Belice. Sólo hay una minoría blanca, pero es la que gobierna y garantiza el saqueo con La OTAN como marco político-militar. Su posición geográfica, es privilegiada para las operaciones  de desestabilización de gobiernos legítimos como fue la intervención en Haití, los ataques contra el gobierno de Surinam en 1982; y cuando un avión espía Hércules C 130 violó el espacio aéreo brasileño en el marco de la Operación "14 de julio", para liberar a Ingrid Betancourt.

Con  el radar de Troubiran y el Centro Espacial de Guyana (CSG) instalados en suelo sudamericano, la OTAN  controla los países de la región. Francia cuenta, -hasta ahora- con 40.000 agentes no oficiales, jubilados en actividad bajo el comando del Estado Mayor de las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia destacados con capacidad de intervenir contra independentistas guyaneses.

La colaboración de gestión neocolonial Francia-EE.UU. se complementa con las bases militares estadounidenses que existen en varios países, pero especialmente con las de Colombia, Perú y Bolivia.

Charlotte destacó que los grupos independentistas tienen información correcta del rol que ocuparon los franceses en la disputa entre Colombia y Venezuela, y en la disputa entre Venezuela y EE.UU., desde Cayenne. “Francia, con sus agentes apostados en nuestro suelo, es la encargada de investigar en territorio venezolano.”; aseguró.

Congreso de la Unión de Trabajadores

Marie-Claire Newton, Pierre Carpentier, Alphonsine Servais, (MDES, Komité Drapo), el embajador de la cultura de Guyana, Jean-Michel, y Raymond Charlotte, (OGDH, Komité Drapo), participaron como invitados en el Congreso de la Unión de Trabajadores deGuyana, (UTG), que se llevó a cabo en un club de la avenida Ran Jon, el pasado 14 de diciembre de 2012.

Después de 32 años de sindicalismo nacionalista liderado por Turenne Radamonthe, se elaboró un tibio documento que expresa la necesidad de independizarse. Aunque se hizo una buena reseña de la crisis sectorial que sufren los trabajadores, todavía los gremios están bajo la influencia de las empresas francesas y son cautos a la hora de emprender una lucha independentista. Y si bien, la propuesta de las organizaciones independentistas  fue ratificada a través de los votos de sus afiliados, se advirtió la posibilidad de ruptura en la UTG: Ninguno de los delegados se arriesgó  a desafiar la consigna de la independencia nacional; sin embargo, la adhesión a los valores intrínsecos de la independencia fue tibia.

“Esta formulación podría indicar que la movilización está previniendo dificultades en sectores como el Centro de Acción Social de la isla de Cayenne (CIASIC) y en las Áreas Comunitarias Central Coast, en la Comunidad del Transporte-Board (CACL- ECA ex TCMS)”, interpretó Charlotte que se mostró muy activo en el Congreso.

"El sindicato ha participado en los grandes proyectos del siglo pasado, -recordó el dirigente Albert Darnal-, y añadió que no se ha beneficiado Guyana; pero sí, el Capitalismo a través de las sucursales de los bancos franceses BNP, CFB  que se llevan las riquezas  a París.”

El Congreso puntualizó el cambio climático en Guyana, y la dilución de la clase obrera desde la desaparición de los sectores de la producción de arroz, de la pesca, utilizando mano de obra dócil de Brasil, o fiadores de los trabajadores haitianos, o las manos baratas de la mafia de La Florida, o de Surinam, que son personas sin residencia en el sector agrícola, y en los últimos años, están llegando los asiáticos indocumentados.

Charlotte, en su análisis de la realidad, explicó que el poder francés ha borrado todos los sectores productivos en favor de las empresas de bienes y servicios públicos:

“En la tierra del oro de 18 quilates no hay escuelas de orfebres, ni  joyeros. Y al mismo tiempo, con  esta dilución, surge una clase media de padres modestos, que no hablan francés "bosque grande" ocupados o sub-ocupados en servicios y que ahora deben contarse como parte de la clase obrera. Sin embargo, el paisaje oscuro del mundo del trabajo y la confusión de los jóvenes revelan una tasa de desempleo del 46%.  Muchos de ellos, marginados, se dedican a robar la riqueza de los doseles, usando balsas, usando botes precarios, que trasladan material a zonas fronterizas  para los científicos franceses, como químicos, químicos orgánicos, ornitólogos, o botánicos- que avanzan en sus experimentaciones ilegales en territorios de los países vecinos. A esa juventud le cuesta cada vez más volver al centro de trabajo, y viven del circuito paralelo con otras moléculas sociales.”

También los trabajadores aseguran que “el índice de analfabetismo en Guyana es del 60%, y la vulnerabilidad del sistema afecta a todas las clases sociales en el puerto de Kourou. Y destacan que  mientras un funcionario que trabaja para Francia percibe entre 2000 y 5000 euros mensuales, un gran porcentaje de la población percibe 450, y un jubilado 350, y se pagan alquileres desde 85 a 850 euros.

Por otro lado, los grupos independentistas advirtieron a los trabajadores de las nuevas estrategias de los franceses: “Están cambiando las reglas porque los guyaneses nos estamos moviendo y el mundo también”; señaló Charlotte. 

Con la inminente llegada de 7000 soldados franceses a la Guyana, por la descompresión en Nicosia (Chipre), la dotación de soldados franceses se elevará a 47.000 en Cayenne, y se sentirá más la amenaza real para los países de Sudamérica y la democracia.

“Creo realmente que movilizarán aún más su poderío militar en Guyana, y agudizarán la persecución a los políticos independentistas con el fin de “palestinizar” la zona creando nuevos grupos paramilitares, y dando pie a una nueva avanzada contra América Latina”; advirtió Charlotte.

Un símbolo más que significativo
Francia había impuesto su bandera y no dejó por muchos años resurgir ningún símbolo que alimentara el sentimiento de Patria en la Guyana. Recién el Consejo General de dicho departamento marítimo francés, reconoció una bandera el 29 de enero de 2010. Tras varios foros de discusión.

Consiste de dos triángulos formados por la división del paño en dos mitades por su diagonal descendente desde el lado del mástil, siendo verde el superior y amarillo el inferior. Al centro se ubica una estrella roja, cuyo diámetro es equivalente a la tercera parte del ancho de la bandera.

El antecedente de la bandera guyanesa se remonta a la utilización de una bandera blanca con el logo regional al medio, formado por dos trazos, semejantes a dos rectángulos, de color azul el superior y verde el inferior.
En tanto, la bandera original usada por los grupos independentistas, y que inspirara al actual pabellón, fue diseñada en septiembre de 1967 por el congreso fundador de la Unión de los Trabajadores de la Guyana (UTG) bajo la iniciativa de de Turenne Radamonthe, secretario general del primer sindicato guyanés.

El debate por la adopción de la bandera empezó recién en el 2005 en el Foro Social realizado en Awala-Yalimapo . En junio de 2007, con motivo del 40º aniversario de la bandera diseñada por la UTG se retomó la discusión, finalmente siendo aprobada unánimemente por el Consejo General a comienzos de 2010.

La crisis pesquera que reavivó la lucha
En medio de la crisis pesquera provocada por Los bloques que obstaculizan la pesca artesanal y libera las aguas guyanesas a la pesca de barcos extranjeros que se llevan salmón, sardinas y toda la producción ictícola a Europa generó una huelga que puso en jaque a las autoridades francesas. Bloques cerca del centro espacial "Guyana" durante un incendio del cohete Ariane V permitió  a los pescadores obtener un documento de identificación falso de "reparación" de la jefatura del centro de Kourou.

El problema central que encubre  la pesca es de orden internacional que plantea la ocupación ilegal de Guyana y que involucra a Brasil; por eso, en el sexto día de huelga de los empleadores “dignidad de la pesca” suspendieron la medida de fuerza antes que representantes  el Consulado brasileño. Sin embargo, los actores en conflicto, empresas extranjeras, pescadores guyaneses y entidades intermedias se reunieron el pasado 31 de enero en la Cámara de Comercio e Industria de la Colonia, donde también participaron el  economista, escritor y poeta Elie Stephenson, Naura, Raymond Charlotte (representando al Siese para América del Sur) y los líderes de la estrategia en torno a la industria pesquera.

A esa reunión también asistieron funcionarios franceses que fueron desbaratados por las organizaciones independentistas que se presentaron con la bandera de Guyana e irritaron a los enviados por el prefecto galo Labbé que señalaron que no podían hacer una amalgama de las reivindicaciones de un sector productivo como el de la pesca  con “un disfraz” político corporativista.

La infiltración de los servicios franceses en la huelga desbarató el fin de las conversaciones y derivó en el bloqueo al consulado brasilero en Cayenne y el retiro de las herramientas adecuadas para la pesca marítima moderna a todo guyanés.

“La diferencia entre los pescadores nativos y Francia que impulsa la pesca ilegal en las aguas guyanesas  es consecuencia de la mentalidad colonial. La integración de Guyana debe entenderse sin Francia América Latina. Este retiro de apoyo a los pesqueros guyaneses se debe en gran medida a una política de represalia tanto de París como de Brasilia que también aprovecha económicamente la condición y actúa en contra de nuestros ciudadanos. La presencia de la policía brasileña, cerca de la ocupación francesa en nuestras aguas es una violación del espacio Guyana y no se ajusta al espíritu de la CELAC”; explicó Raymond Charlotte.

El conflicto es por la pesca marítima, pero también por la presencia de otros países que se hacen ver en los buques que recorren los ríos Oyapock que va hacia Brasil y el Maroni que va a Surinam. Estos ríos son las puertas de entradas a verdaderas canteras de recursos  fósiles, pesqueros, de hidrocarburos, y mineros (oro, plomo, manganeso, uranio, bauxita, aluminio, caolín, diamantes...). El medio ambiente amazónico es saqueado por los consorcios multinacionales que gozan, por parte del Estado francés, de derechos de acceso reservados para la explotación, para patentar lo viviente y para la biopiratería, y en esta actividad no están ajenos los países vecinos, denunció Charlotte.

Los operadores extranjeros ilegales que buscan minería guyanesa, operaciones militares en Harpy bloqueado en espera de una respuesta por parte de uno de los ministerios franceses en cuestión, incluyeron una conferencia telefónica ilegal francesa. Ellos exigían la construcción de un puente para unir la Belizon interland  Saúl. Esa escucha está en un documento de 49 páginas de la pesca y de la acuicultura confidencial de la Agencia Francesa de Desarrollo elaborado en marzo de 2012 y que ha llegado al Organismo Guyanés de Derechos Humanos.

Status de colonia
Colonia Francesa desde l817, después de finalizada la Segunda Guerra en l946 pasa de Colonia abierta a una demás disimulado status de Departamento de Ultramar , para en l974 obtener la concesión de Francia de mayor autonomía económica. Desatención del gobierno frances central lleva a una crisis económica, y a manifestaciones, protestas y huelgas que se mantienen en las décadas finales del Siglo XX. . De allí salió - en l998— la construcción de una carretera que une a Cayena con Brasil, que trajo un cierto mejoramiento de la economía.

Las luchas, que también envuelven a Martinica y Guadalupe, que desarrolla la población de los tres territorios-dos son insulares del Caribe—trae como consecuencia el logro de una mayor autonomía concedida por Francia. con un Gobierno reconocido como Consejo Regional, pero siempre con dependencia de la "metrópoli".

Tal situación es lo que impedido que ese territorio de la América del Sur esté ausente en las reuniones y conformación de la UNASUR.-

La lucha por la Independencia total está planteada. Generalmente se manifiesta en la realización de actividades tanto internas como exteriores—en unión con otros territorios franceses en América.-

Se manifiestan actividades principal y semilegalmente desde algunas ciudades en Francia—principalmente Marsella y otros puertos. Y más recientemente se han dado manifestaciones públicas en Berlín—no las permiten en París—mientras que las actividades interiores han logrado unir y pasar por encima de las diferencias raciales y se constuye un movimiento por la independencia total, del que el hecho de que sea plataforma espacial franco-europea constituye su principal obstáculo La independencia de Guayana Francesa puede y debe pasar a ser un objetivo de la solidaridad de los pueblos ý de los gobiernos revolucionarios y progresistas latinoamericanos.

En lo más visible de la lucha independentista de Guayana Francesa, se destaca un bloque de unidad, en el cual participan los comunistas y otras fuerzas progresistas y nacionalistas.-

Es importante el cumplimiento de acciones de solidaridad con la independencia de Guayana Francesa, para lograr además de su independencia la integración al gran bloque suramericano unido en UNASUR.

2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog: Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968