miércoles, 8 de febrero de 2017

Con un importante descubrimiento de petróleo, Guyana está lista para convertirse en un gran productor / La guayna Esequiba



Con un importante descubrimiento de petróleo, Guyana está lista para convertirse en un gran productor / La guayna Esequiba HOUSTON - Guyana, el pequeño país de habla inglesa de Sudamérica, está preparada para convertirse en el próximo gran productor de petróleo en el Hemisferio Occidental, atrayendo la atención y la inversión de algunas de las mayores compañías petroleras del mundo.

Esta semana, Exxon Mobil y Hess anunciaron la perforación exitosa de un pozo de exploración en aguas profundas que pronto podría confirmar que el fondo marino bajo las aguas costeras de Guyana contiene uno de los más ricos descubrimientos de petróleo y gas natural en décadas. Los expertos estiman ahora que uno de sus campos costa afuera, conocidos como Liza, podría contener 1.400 millones de barriles de petróleo mezclado con gas natural, comparable a algunos de los campos más grandes perforados en América del Sur.

Con una población de menos de un millón de personas, Guyana, vecina oriental de Venezuela en la costa norte del continente, podría exportar casi todo el petróleo que comenzará a producir, probablemente a partir de 2020.

Los anuncios de la compañía llegaron sólo días después de que el gobierno de Guyana anunciara su intención de construir un centro de procesamiento y servicio de petróleo de 500 millones de dólares en Crab Island, una inversión enorme para uno de los países más pobres de la región.
Las primeras estimaciones aproximadas de los expertos sobre la cantidad de petróleo recuperable en Guyana podrían ser de más de cuatro mil millones de barriles, lo que a precios de hoy valdría más de 200.000 millones de dólares. Pero el país, que en la actualidad produce muy poca energía, necesita mucho gasoductos y otras infraestructuras de apoyo para comenzar un importante esfuerzo de producción y exportación.


"No es frecuente que un país pase de 0 a 60 tan rápido como este", dijo Matt Blomerth, jefe de Investigación de América Latina para Wood Mackenzie, una firma de consultoría. El entusiasmo de la industria por Guyana fue conmovido por un informe ampliamente difundido el viernes por la firma que dijo: "Guyana se está uniendo rápidamente a las filas de jugadores de petróleo y gas".

El descubrimiento es una indicación más de que Sudamérica se está convirtiendo en un proveedor crítico para los mercados mundiales de petróleo. Brasil y Colombia ya son grandes productores, y Argentina dio un gran paso en la misma dirección el martes cuando Chevron y varias otras compañías petroleras internacionales se comprometieron a invertir por lo menos $ 5 mil millones este año y miles de millones más en los próximos años en el campo de pizarra en Patagonia conocida como Vaca Muerta, o Vaca Muerta.

Ni Exxon Mobil ni Hess calcularían cuánto petróleo se encontró en un campo llamado Payara, a pocas millas del pozo perforado por Exxon Mobil en el campo de Liza. Se deben realizar más pruebas.

El campo de Payara es parte de un bloque de 6,6 millones de acres que Exxon Mobil está explorando con Hess Guyana Exploration y CNOOC Nexen Petroleum Guyana, una compañía de propiedad china.

"Este importante descubrimiento aún establece el área como una importante provincia de exploración", dijo Steve Greenlee, presidente de Exxon Mobil Exploration Company, en un comunicado. John B. Hess, director ejecutivo de Hess, dijo: "Creemos que los recursos recientemente descubiertos son significativos".

Con el envejecimiento de los campos globales de Exxon Mobil y sus nuevos intereses en Rusia congelados por las sanciones de Estados Unidos, los descubrimientos en Guyana tienen el potencial de agregar reservas significativas a las tenencias de la compañía. Rex W. Tillerson, ex ejecutivo de Exxon Mobil, tenía previsto viajar a Guyana para reunirse con su presidente, David A. Granger, pero el viaje fue cancelado cuando fue nombrado secretario de Estado.

Pero para Hess, que tiene reservas mucho más pequeñas que Exxon Mobil, Guyana es una apuesta mucho mayor con mayores ganancias potenciales.

Hess ha anunciado un agresivo presupuesto de exploración y producción de $ 2.25 mil millones para este año, un aumento del 18 por ciento desde 2016. De eso, aproximadamente $ 475 millones se destinarán al desarrollo de los campos en Guyana. Exxon Mobil no ha informado de lo que invertirá, pero los expertos estiman que la cantidad superará fácilmente los 500 millones de dólares. La compañía ha perforado cinco pozos de exploración de Guyana hasta ahora, sólo uno de los cuales estaba seco.

Funcionarios de Exxon Mobil subrayaron que los campos de Liza y Payara están cerca unos de otros, pero son depósitos separados y no conectados, lo que sugiere que puede haber más campos en las vastas áreas inexploradas de las aguas costa afuera de Guyana. "Nos sentimos alentados a encontrar un segundo campo que nos dice que Liza no fue una maravilla de un solo golpe", dijo Alan Jeffers, un portavoz de Exxon Mobil.

Las compañías petroleras han explorado sólo dos de aproximadamente 20 campos potenciales en alta mar, algunos de los cuales están en aguas reclamadas por Venezuela. Algunos analistas han comparado el potencial de Guyana con el de Angola, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que es el segundo mayor productor de petróleo de África subsahariana después de Nigeria.

El creciente esfuerzo de exploración de Guyana es parte de una lenta recuperación global de la industria petrolera, que fue afectada por el colapso de los precios del petróleo. Después de subir muy por encima de los 100 dólares el barril en los últimos años, los precios cayeron por debajo de los 30 dólares hace un año y ahora se sitúan en poco más de 50 dólares.

Se espera que la industria, las inversiones en exploración y producción crezcan un 3 por ciento este año sobre los deprimidos niveles de 2016, a aproximadamente $ 450 mil millones. Pero con las mejoras tecnológicas y la caída de los costos de producción en los últimos años, se puede producir más petróleo a un costo menor.

En los últimos años, el Departamento de Estado ha estado tratando de preparar a Guyana para su potencial oleaje con un programa que asesora al gobierno sobre cómo redactar reglamentos ambientales, arreglos financieros y otras formas de supervisión.

Los ambientalistas han advertido que la participación en el proyecto de Guyana creará un conflicto de intereses para el Sr. Tillerson si el Senado lo confirma. Si se confirma, el Sr. Tillerson se ha comprometido a retirarse de cualquier decisión que pudiera afectar a Exxon Mobil durante un año, ya consultar con los oficiales de ética del Departamento de Estado después de eso.

Con un importante descubrimiento de petróleo, Guyana está lista para convertirse en un productor superior

Clifford Krauss, New York Times, 16 de enero de 2017

With a Major Oil Discovery, Guyana Is Poised to Become a Top Producer
By CLIFFORD KRAUSS

JAN. 13, 2017
HOUSTON — Guyana, the tiny English-speaking South American country, is poised to become the next big oil producer in the Western Hemisphere, attracting the attention and investment dollars of some of the biggest oil companies in the world.

This week, Exxon Mobil and Hess announced the successful drilling of a deepwater exploration well that may soon confirm that the seafloor beneath Guyana’s coastal waters contains one of the richest oil and natural gas discoveries in decades. Experts now estimate that one of its offshore fields alone, known as Liza, could contain 1.4 billion barrels of oil mixed with natural gas, comparable to some of the larger fields drilled in South America.

With a population of fewer than one million people, Guyana — Venezuela’s eastern neighbor on the continent’s north coast — would be able to export nearly all of the oil that it will begin producing, probably starting around 2020.

The company announcements came only days after the Guyanese government announced its intention to build a $500 million petroleum processing and service center on Crab Island, an enormous investment for one of the poorest countries in the region.
Early rough estimates by experts of how much recoverable oil Guyana could have range to more than four billion barrels, which at today’s prices would be worth more than $200 billion. But the country, which currently produces precious little energy, sorely needs pipelines and other support infrastructure to begin a major production and export effort.

“It’s not often that a country goes from 0 to 60 so fast like this,” said Matt Blomerth, head of Latin American Upstream Research for Wood Mackenzie, a consultancy firm. Industry excitement over Guyana was stirred by a widely distributed report on Friday by the firm that said, “Guyana is rapidly joining the ranks of serious oil and gas players.”

The discovery is one more indication that South America is becoming a critical supplier to world oil markets. Brazil and Colombia are already major producers, and Argentina took a big step in the same direction on Tuesday when Chevron and several other international oil companies pledged to invest at least $5 billion this year and billions more in the years to come in the shale field in Patagonia known as Vaca Muerta, or Dead Cow.

Neither Exxon Mobil nor Hess would estimate how much oil was found in a field called Payara, a few miles away from the well drilled by Exxon Mobil in the Liza field. More tests are to be done.

The Payara field is part of a block of 6.6 million acres that Exxon Mobil is exploring with Hess Guyana Exploration and CNOOC Nexen Petroleum Guyana, a Chinese-owned company.

“This important discovery further establishes the area as a significant exploration province,” Steve Greenlee, president of Exxon Mobil Exploration Company, said in a statement. John B. Hess, Hess’s chief executive, said, “We believe that the resources recently discovered are significant.”

With Exxon Mobil’s global fields aging and its new interests in Russia frozen by United States sanctions, the discoveries in Guyana have the potential to add significant reserves to the company’s holdings. Rex W. Tillerson, the former Exxon Mobil chief executive, was scheduled to travel to Guyana to meet with its president, David A. Granger, but the trip was canceled when he was nominated to become secretary of state.

But for Hess, which has much smaller reserves than Exxon Mobil, Guyana is a far bigger bet with bigger potential gains.

Hess has announced an aggressive $2.25 billion exploration and production budget for this year, an 18 percent increase from 2016. Of that, roughly $475 million will go to developing the fields in Guyana. Exxon Mobil has not reported what it will invest, but experts estimate the amount will easily surpass $500 million. The company has drilled five exploration wells off Guyana so far, only one of which was dry.

Exxon Mobil officials stressed that the Liza and Payara fields are close to each other but are separate reservoirs and not connected, suggesting there may be more fields in the vast, unexplored areas of Guyana’s offshore waters. “We are encouraged to find a second field that tells us that Liza was not a one-hit wonder,” Alan Jeffers, an Exxon Mobil spokesman, said.

Oil companies have explored only two of roughly 20 potential fields offshore, some of which are in waters claimed by Venezuela. Some analysts have compared Guyana’s potential to that of Angola, a member of the Organization of the Petroleum Exporting Countries that is the second-largest oil producer in sub-Saharan Africa after Nigeria.

The growing Guyana exploration effort is part of a slow global recovery of the oil industry, which was hobbled by a collapse in oil prices. After rising well above $100 a barrel in recent years, prices fell below $30 a year ago and now stand at just over $50.

Industrywide, exploration and production investments are expected to rise 3 percent this year over depressed 2016 levels, to roughly $450 billion. But with technological improvements and falling production costs in recent years, more oil can be produced at a lower expense.

In recent years, the State Department has been trying to prepare Guyana for its potential oil rush with a program that advises the government on how to draft environmental regulations, financial arrangements and other forms of oversight.

Environmentalists have cautioned that involvement with the Guyana project will create a conflict of interest for Mr. Tillerson should he be confirmed by the Senate. If he is confirmed, Mr. Tillerson has pledged to recuse himself from any decision that might affect Exxon Mobil for one year, and to consult with ethics officers at the State Department after that.

Con un importante descubrimiento de petróleo, Guyana está lista para convertirse en un productor superior
Clifford Krauss , New York Times, 16 de enero de 2017

2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.


Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  

Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968