sábado, 8 de agosto de 2015

El diputado Ángel Rodríguez asegura que se está violando el tratado de Ginebra


Antecedentes
La verdad ante el reclamo la Guayana Esequiba y la campaña  psicológica  de desinformación  ante  la reclamación,  reivindicación, recuperación, integración,  anexión, o unificación de los territorios ubicados al Oeste del río Esequibo conocidos como  la Guayana Esequiba o Zona en Reclamación,   por parte de   operadores políticos funcionarios,  asesores y consultores desatada por cuestiones eminentemente ideológicas  y de poder . 


¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte I

¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte. II

¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte. III y última



 El diputado Ángel Rodríguez asegura que se está violando el tratado de Ginebra


Tomado de:


Presencia de la Exxon en el Esequibo “tiene una importancia estratégica para EEUU”
21 junio 2015 |

Las más grandes potencias extranjeras del mundo piensan que con un enfrentamiento armado con Venezuela lograrán imponer aquí autoridades genuflexas a sus intereses, que les entregarán el dominio del bombeo de crudo de nuestros valiosos campos

La presencia de la Exxon Mobil en el Esequibo, en opinión del presidente del Parlatino, Capítulo Venezuela, Ángel Rodríguez, “es un tema geopolítico que tiene una importancia estratégica para Estados Unidos y sus aliados”. Estima que “para garantizar la seguridad energética de este bloque de poder, es vital el control de la máxima reserva mundial del planeta, que es la Faja Petrolífera del Orinoco”. Partiendo de esta hipótesis, el diputado, quien ha investigado a profundidad el tema energético, ofreció al Correo del Orinoco su visión sobre esta problemática que hoy vuelve a ser noticia.

―¿De qué manera pudieran apoderarse de nuestras riquezas y quiénes pretenden hacerlo?
Las más grandes potencias extranjeras del mundo piensan que con un enfrentamiento armado con Venezuela lograrán imponer aquí autoridades genuflexas a sus intereses, que les entregarán el dominio del bombeo de crudo de nuestros valiosos campos. Otro objetivo clave en esta dinámica son los hidrocarburos de Brasil. En las últimas décadas, no se ha podido mantener en el planeta la tasa de hallazgos de yacimientos gigantes de los años 60. Desde el 2000, los mayores descubrimientos realizados están ubicados en Kazakhstán y en la nación carioca.

Para proteger esta riqueza, los Jefes de Estado y de Gobierno de Unasur crearon el Consejo de Defensa Suramericano el 16 de diciembre de 2008, promovido por el entonces presidente de Brasil Lula da Silva. En Latinoamérica hay conciencia de que si se desata una guerra con fuerzas militares extra continentales, esta cruzada belicista se extenderá por toda la región, llena de recursos naturales invaluables. Por ello compartimos la voluntad política para mantenernos como una zona de paz.

―¿Cuál es la factibilidad de explotar petróleo en esa zona con resultados positivos?
En la actual coyuntura hay mucha incertidumbre sobre la factibilidad económica en este tipo de proyectos costa afuera. Por eso Exxon Mobil ha sido muy parca, cuando le preguntan sobre este tema. Ha dicho que estudia si estas operaciones son rentables o no, evitando ahondar en los números. Parece que la alharaca sobre el descubrimiento sólo busca provocar a Venezuela, porque como ellos mismo lo han dicho, están analizando si les conviene o no extraer este oro negro.

Se habla de un “breakeven” o precio de equilibrio por el orden de los 80 dólares el barril para ciertos tipos de explotaciones en el mar. Aún con este nivel de cotización persiste el riesgo, porque no sabes si durante la vida de los pozos el precio va a volver caer, provocando pérdidas financieras. Se necesita un colchón.

La prensa especializada reporta con frecuencia los anuncios de las empresas energéticas que paralizan planes de exploración y producción de combustibles fósiles. Se han congelado planes de inversión que en su totalidad superan los cientos de miles de millones de dólares en toda la geografía mundial, pasando por Oklahoma, Rusia, Noruega, Indonesia y México, entre otros.

―¿Las operaciones de Exxon Móbil en el yacimiento de Stabroek Block están amparadas por alguna ley o normativa internacional?
No. Se está violando el tratado de Ginebra, firmado en 1966, aprobado por las partes como mecanismo legal para solventar la disputa. Un grupo amplio de voceros de la oposición venezolana de manera apátrida se pone de lado de Exxon Mobil. Dicen que esta empresa está actuando de acuerdo con un contrato, y por ello están exentos de cualquier responsabilidad por la violación del Derecho Público Internacional. Este es un error, porque no son los barcos de Guyana los que están operando allí ilícitamente, son los de la compañía. Exxon sabe perfectamente que se trata de un área en disputa y que solo tiene permiso de una de las partes. Por ello su presencia en la zona es un delito que se atreve a cometer porque está respaldada por la omnipotente maquinaria de guerra de Estados Unidos y la OTAN.


¿Existen antecedentes similares con transnacionales petroleras en otras latitudes geográficas?
Hay muchos ejemplos del caos promovido en el mundo para favorecer a las transnacionales energéticas. Por ejemplo, la intervención militar extranjera en Libia se hizo básicamente para desplazar a las compañías petroleras chinas y rusas que explotaban los recursos de este país, para imponer la presencia hegemónica de las corporaciones de EEUU y Gran Bretaña. Ahora este país está sumido en una guerra civil, pero a ellos no les importa, porque han seguido aumentando las exportaciones de petróleo.

Igualmente han promovido la balcanización del Medio Oriente. Estados Unidos ha tenido una conducta errática deliberada en la zona, para imponer su supremacía. Como fórmula, ha impulsado el surgimiento y desarrollo de bandas terroristas como Al Qaeda y el Estado Islámico. Luego que están fuera de control, trata de aplacarlas, justificando así su intervención.

―¿Cómo califica la actuación asumida por Guyana frente a este tema?
Exxon Mobil ha convencido a representantes del Gobierno de Guyana que apoyándose en su poderío imperial, puede sacar provecho económico a esta explotación. Según la información que manejo , varios representantes del gabinete del nuevo presidente David Granger, tienen una relación estrecha con los altos ejecutivos de esta empresa multinacional, la cual tiene una injerencia directa en los últimos comunicados que ha emitido este país en relación al Esequibo.

―¿De qué manera debe actuar Venezuela para salir airosa de este percance?
El gobierno del Presidente Nicolás Maduro ha dado muestras claras de que no va a claudicar en la defensa de la soberanía por este territorio. El decreto 1.787 publicado el pasado 27 de mayo es una maniobra inteligente y contundente. Al crear las Zonas de Defensa Integral Marítimas e Insulares, se ratifica oficialmente que el área marítima nos pertenece. Otra línea de acción que nos garantizará el triunfo, es la intensificación de la Diplomacia de Paz y promoción de una visión holística de las motivaciones de Exxon Mobil en Latinoamérica. El poder del diálogo y de la difusión de la verdad no puede ser menospreciado. Allí vemos los resultados exitosos de la campaña contra el Decreto de Obama, que constituyen un hecho inédito en la dinámica de las relaciones internacionales.

ACUERDO DE GINEBRA
Lo primero que advierte el vicealmirante Elías Daniels al hablar sobre la reclamación del Esequibo, es que este “es un problema de Estado, no de gobierno”, que nos incumbe a todas y a todos por igual, por tanto considera que es un deber del gobierno, a través de su cancillería, “informar debidamente a la opinión pública, primero a la nacional y después a la internacional, sobre lo que ha sido este proceso”.
Para Daniels, quien se desempeñó en la Cancillería venezolana como jefe de la unidad especial para Guyana, es vital que se sepa, en primer lugar, que existen dos tratados que nos rigen en la reclamación esequiba: El Tratado de Arbitraje, consagrado el 2 de febrero de 1817 y el Acuerdo de Ginebra, que tuvo lugar el 17 de febrero de 1966.

El Tratado de Arbitraje, detalla, “fue hecho legítimamente, pero nosotros siempre tuvimos inconformidad porque fuimos humillados y prácticamente obligados a aceptarlo a la fuerza”. Aduce que esto puede evidenciarse en una correspondencia de 1896, donde el canciller venezolano le da instrucciones a nuestro enviado plenipotenciario en Washington para que solicitara la inclusión de un delegado venezolano, porque no había quien nos representara.

Por otra parte, recordó que luego, en 1899, cuando se establece el Laudo Arbitral de París, Venezuela fue invadida desde Colombia, y para ese entonces el país ni siquiera tenía canciller. Explica el vicealmirante que la conflictividad se da porque “los guyaneses se centran en el tratado de 1817, que da a lugar al laudo de 1899, que es donde se excedieron los árbitros”.

Frente a esta situación, alega que Venezuela tiene que hacer énfasis en el Acuerdo de Ginebra, “porque en este si está comprometida la República de Guyana, dado que en el tratado de 1817 todavía no existía como nación, sino que era una colonia de la Guayana Británica”. Afirma que la controversia “debe ser resuelta amistosamente y de forma aceptable por ambas partes, entendiendo como aceptable que la decisión que se tome sea buena tanto para Guyana como para Venezuela”.

BUENOS OFICIOS
En su opinión, “Venezuela ha tenido hasta ahora una gran oportunidad en el proceso de los buenos oficios”, que es una forma de negociación donde cada país nombra un facilitador para que discutan la situación, pero para que haya un acuerdo, este tiene que ser refrendado por los respectivos gobiernos.
Sin embargo, advierte que el país no ha sabido aprovechar ese mecanismo: “Nuestro actual facilitador es Roy Chaderton, quien ciertamente tiene todas las credenciales, pero él es diputado al Parlatino, es embajador en la OEA, y es representante de Venezuela en el proceso de paz entre las FARC y Colombia, entonces no tiene tiempo, y además no es un estudioso del tema”.

Enfatiza que lo más conveniente para el país son los buenos oficios, pero señala que para poder involucrarse de lleno y afrontar ese proceso, hay que conocer bien y profundizar todos los aspectos del Acuerdo de Ginebra. Además comenta que para llegar a un acuerdo, habría que someter la decisión a un referéndum nacional, pero si el tema no se conoce es imposible que la gente opine. En tal sentido, sugiere que se hagan foros y charlas de forma permanente, a fin de propiciar la discusión y ampliar el conocimiento.

MAR Y TIERRA
De acuerdo con el geógrafo y especialista en Derecho Internacional Público y Derecho del Mar, Rafael Ruano, para entender la controversia existente en el Esequibo hay que analizar la situación desde el punto de vista terrestre y marítimo. En lo que respecta a la parte terrestre, comentó que el Esequibo, que fue sustraído a través de un fraudulento laudo arbitral en 1899, “es territorio venezolano y por eso Venezuela lo reclama”.

En su opinión, “Venezuela debió haber resuelto eso con el causante originario del problema, que fue Gran Bretaña, pero los británicos muy hábilmente se fueron por la tangente y ahora estamos discutiendo con el heredero del despojo, que es el gobierno de lo que ahora se llama Guyana, que era la antigua Guayana Británica”.

El punto central del Acuerdo de Ginebra, destaca, es un arreglo práctico de la controversia. “La fórmula de ese arreglo obliga a los firmantes a buscar un acuerdo y una negociación en la que, Guyana no puede pretender quedarse con todo el territorio que fue ocupado, pero Venezuela obviamente no va a poder recuperar toda la Guayana Esequiba bajo la fórmula del arreglo práctico”.
Sobre la parte marítima, dijo que “la Guayana Esequiba, desde Punta Playa, que es donde se inicia la fraudulenta línea del laudo, hasta la desembocadura del esequibo en el Atlántico, tiene casi 300 kilómetros de costas que generan una cantidad de derechos como zona económica exclusiva, así como la explotación de los recursos del suelo y del subsuelo, que están consagrados en el derecho del mar”.

ARREGLO PRÁCTICO
Lo que se plantea frente a este panorama, esgrime, es cumplir cabalmente con el Acuerdo de Ginebra. Aunque reconoce que este instrumento “es muy malo” y que se le pueden hacer muchas objeciones, eso es lo que tenemos y estamos obligados a llegar al acuerdo práctico.

“Guyana debe seriamente llegar al arreglo práctico con Venezuela para luego ir determinando, como un acuerdo entre ambas partes y ambas partes quedando contentas, dónde se va a iniciar el punto en la costa para comenzar a negociar la forma como se van a delimitar las áreas marinas con Guyana”, sintetizó el docente universitario.

Si vamos a ajustarnos a derecho, analiza, “el único instrumento jurídico apegado al derecho internacional que tiene Venezuela para buscar el arreglo sobre la Guayana esequiba, es el Acuerdo de Ginebra”. Brincarse el pacto, esgrime, es irse a la ilegalidad y a la anarquía. “Aquí no se está hablando de ir a una guerra, sino de llegar a un acuerdo”.

MEDIDAS POSITIVAS
El profesor Rafael Ruano considera positivo lo que ha hecho Venezuela con los decretos del actual Gobierno, y asegura que el país debe presionar a Guyana para avanzar en el proceso de negociación.
“Guyana está muy interesada en explotar los recursos petroleros y de gas que con toda seguridad hay en esa plataforma continental, pero ellos no pueden hacer eso unilateralmente sin llegar a un acuerdo con Venezuela. De manera que presionando a Guyana el estatu quo ya no le favorece”, evaluó.
Recordó que el primer decreto que se hizo en el país para que la zona en reclamación fuera incluida en todos los mapas se emitió durante el gobierno de Raúl Leoni. “Esa medida se vino cumpliendo durante mucho tiempo, pero de un tiempo para acá empezaron a aparecer algunos mapas sin la zona en reclamación”.

No obstante, celebró que en la actualidad se haya hecho desde la institucionalidad un reforzamiento a esa obligatoriedad que ya existía desde el decreto de Leoni, y que nadie, hasta el momento, había derogado.

CARTOGRAFÍA Y SOBERANÍA
Los mapas y las cartas náuticas detalladas, aduce el geógrafo y profesor universitario Romer Mena, “garantizan no solo la territorialidad, sino también aspectos fundamentales relacionados a la soberanía de los países”. En tal sentido, menciona que el Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar, creado en el año 2000 y presidido por él hasta el año 2005, ha trabajado bajo esos parámetros.

Mena, quien es egresado de la Escuela Superior del Ejército y promotor de la Ley de Geografía, Cartografía y Catastro Nacional, aclaró que “los institutos geográficos no trazan límites, porque eso lo hace la Cancillería, ellos simplemente los plasman en el mapa oficial con la verificación y las revisiones correspondientes”.

Estos además tienen la responsabilidad de “crear relaciones institucionales, fortalezas técnicas y capacidades tecnológicas para poder facilitar los procesos de toma de decisiones y facilitar a los negociadores los documentos cartográficos actuales e históricos, para que se puedan dar las discusiones y avanzar en cualquier proceso de negociación”.

Una de las principales investigaciones del IGVSB, refiere, es el Proyecto Esequibo. “Con Guyana, en el año 2003, hubo una apertura de acercamiento para hacer actividades conexas”, detalló.

Dijo que a partir de esa iniciativa “se planteó de una manera muy cuidadosa la posibilidad de establecer en la zona en reclamación una red geodésica levantada por el instituto, que permitiera a futuro generar la cartografía del área, pero eso no se logró porque ellos no aceptaron”.

Sin embargo, indicó que “aprovechando los recursos, se adquirieron imágenes de última generación para ese momento y se generaron mapa-imágenes de la zona en reclamación, porque obviamente ese territorio es nuestro”.


T/ Héctor Escalante
F/ Cortesía diputado Ángel Rodríguez

2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


LA GUAYANA ESEQUIBA

http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2008/01/la-guayana-esequiba.html



Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.




Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968