martes, 7 de abril de 2015

La agresión de EEUU a Venezuela, en clave geopolítica






Tomado de:

Nota del Editor:
Frente a esta información de prensa manipulada en la forma y manera en que se presenta. Tratando  de cambiar la política exterior del Gobierno bolivariano,  revolucionario y socialista del siglo XXI ante  su debilidad  frente al gobierno de Georgetown, en vista  de que estos  entregaron  las concesiones para la exploración o propensión  petrolera.

El gobierno venezolano ante la entrega de las mismas no continuo realizando  las respectivas reservas como se venía haciendo desde la década de los 60 frente a la tradicional  reclamación, reivindicación, recuperación, integración o anexión   de los territorios al oeste del río Esequibo conocidos como  la Guayana Esequiba.

¿Quien ha generado el conflicto?

¿Quién autorizo las exploraciones?

¿Quién autorizo el ingreso de las exploraciones?

Al respecto ver las acciones del gobierno nacional

¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte I

¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte. II

¿A qué acuerdo llego el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, ante la reclamación de la Guayana Esequiba? Parte. III y última

La agresión de EEUU a Venezuela, en clave geopolítica

Tomado de:

Artículos de Opinión | Por Juan E. Romero * | 16-03-2015 |
Lo primero que hay que hacer, para poder entender la conflictividad actual entre los EEUU, sus intereses y estructuras de poder y el Estado venezolano, es llamar la situación por su nombre: Imperialismo. La invisibilización de lo que ocurre, disfrazado bajo frases como “sanciones por violación de derechos humanos”, “amenaza a grupos opositores”, entre otras, no hace sino ocultar el verdadero problema de fondo; relativo a los cambios en términos de espacio y tiempo geopolítico.

Por espacio geopolítico, entendemos la localización y cambios en las estructuras del Estado en su relación con los centros hegemónicos y estructurantes de relaciones de dominación mundial. Por tiempo geopolítico, es la relación del Estado con otros Estados, no necesariamente los actores dominantes. En este sentido, el espacio geopolítico varió sustancialmente desde las acciones de rechazo a las formas económicas de integración impulsadas desde los Tratados de Libre Comercio, en Mar del Plata (2005).

La reorganización de las estructuras de ubicación (en términos de cercanía o lejanía con los factores hegemónicos mundiales) en países como Venezuela, Argentina, Ecuador, Bolivia, Brasil, Nicaragua, Honduras, El Salvador fue significativa y con ella, se producían tensiones en el histórico papel del Imperialismo Norteamericano en Nuestra América.

En lo que respecta al tiempo geopolítico, el tradicional fraccionamiento y alineamiento de las entidades nacionales con respecto a los EEUU también cambio, y ese cambio derivó en formas de alianzas entre Estados Nacionales, no dependientes de la direccionalidad desde el Norte. El impulso de estructuras de acción conjunta de los Estados nacionales, en posturas claramente contrarias a los intereses dominantes se hizo claro en la conformación de UNASUR, CELAC, ALBA-TCP, Petrocaribe. Por lo tanto, esas modificaciones en términos de espacio y tiempo geopolítico, generan lo que el intelectual Samir Amin denomina Imperialismo Colectivos, conformada por la Tríada EEUU, Europa y Japón, que actúan a través de diversos órganos, formas e instituciones para “presionar” (en palabras recientes de Barak Obama, torcer el brazo”) a otros estados, entidades y organizaciones.

Afirmamos categóricamente, que las acciones de EEUU contra Venezuela, deben entenderse en torno a las implicaciones del desarrollo del imperialismo, como expresión última del capitalismo financiero, en el marco de los monopolios que se impulsa, a saber: 1) tecnológico, 2) control de mercados financieros globales, 3) acceso y control a recursos naturales, 4) medios de comunicación y 5) armas de destrucción masiva. El Imperialismo, enmarca la acción de la Triada y particularmente de los EEUU, que se ve afectado por la tensión que representan los BRICS, en términos de competencia sobre los monopolios nombrados, pero también por las modificaciones y el deterioro que significan los cambios geopolíticos. La cada vez mayor incidencia geoestratégica de China en una zona, que es considerada en la teoría geopolítica de Seguridad y defensa de los EEUU, parte de su espacio vital, es una acción que no resulta tolerada por los intereses militares del aparato institucional norteamericano.

En esta perspectiva de análisis geopolítico, no puede tampoco dejar de pensarse el hecho que la desaparición física de Chávez, alteró el funcionamiento del espacio geopolítico, pues la tesis insurgente y anti-capitalista perdió a su principal actor emisor. Al mismo tiempo, representó – en la interpretación de los grupos de control hegemónico de la tríada imperial- una oportunidad política para arremeter en primera instancia contra Venezuela, pero paralelamente en ese Imperialismo Colectivo, contra otros países, tal es el caso de Argentina con el tema de los Fondos Buitres o Brasil, con los escándalos en torno a directivos de Petrobras.

Particularmente con Venezuela, se conjugan diversos elementos, producto de los cambios en tiempo y espacio geopolítico. En lo que respecta al tiempo, no hay duda que la red de relaciones y protecciones tejidas por Chávez son importantes, pero se siente su ausencia. Hay una especie de silencio incómodo, de los Presidentes de países como Uruguay, Brasil, Colombia, Perú, Panamá, entre otros, que pudieran haber sido impensables con la capacidad de convocatoria y convencimiento de Chávez. La suspensión de la reunión de UNASUR en Uruguay, es solo una muestra de ello. Es sin duda, una muestra concreta del establecimiento de una brecha en el espacio geopolítico. Surgen de nuevos “cuñas” de apoyo imperialista, destinadas a dividir y fraccionar la frágil unidad hemisférica impulsada por Chávez y Lula principalmente. La Alianza del Pacífico, actúa no sólo en términos económicos sino en decisiones políticas en el marco internacional de las relaciones del sistema-mundo.

Hay que llamar la atención, que las sanciones contra funcionarios es solo una etapa de los escenarios a futuro posible. En nuestra perspectiva, se ampliarán esas sanciones, luego se pasará a sancionar instituciones y organismos del Estado venezolano, sobre todo asociados a los monopolios de tecnología (Ministerio de Ciencia y tecnología) y recursos naturales (Ministerio de Energía y Petróleo), posiblemente luego se eleve a congelamiento de bienes financieros y monetarios y como último recurso de asfixia, en caso tal que no funcionen las acciones previas, veríamos una acción militar, pero no del tipo invasión sino más bien a través de terceros. En ese sentido, puede venir la agresión provocativa desde el oriente colombiano o bien desde el occidente de la República Federativa de Guyana. En ambos casos, el factor recursos naturales de por medio, explicaría la incidencia de los EEUU. Como debe recordarse, en el Golfo de Venezuela, que son 24.000 km2 que compartimos con Colombia y sobre los cuales hay un diferendo limítrofe, existen reservas no explotadas que superan 1.8 veces más las reservas de hidrocarburos probadas, que llegan a más de 298.000 millones de barriles de crudo.

En lo que respecta a Guyana, con quienes mantenemos un diferendo que representa el 72% del territorio de esa república, se sabe que en las costas del Atlántico que están en discusión hay reservas de gas y petróleo muy importantes.
La situación de Venezuela, es de amenaza extrema, una circunstancia de empate catastrófico, en donde las fuerzas políticas en pugna, no logran ejercer dominio hegemónico claro una sobre la otra. El Gobierno de Maduro, a pesar de contar con apoyo electoral y dominios institucional político, se encuentra acosado por la presión social derivada de la guerra económica de desabastecimiento y acaparamiento especulativo. La oposición a Maduro, mantiene un doble juego. Por una parte, los que insisten visiblemente en la vía electoral alegando el desencanto que ese empate catastrófico produce, pero simultáneamente adelantan acciones conspirativas y desestabilizadoras, con apoyo externo, pensando en un caos social. Asimismo, la presión exterior continúa y el silencio del círculo de apoyo internacional es notable, por lo menos en el caso de UNASUR y CELAC; no así MERCOSUR y ALBA-TCP. 

De lo que no hay duda, es que estas acciones no pueden ignorarse e invisibilizarse, dejándolas de identificar como lo que son: praxis de un imperialismo colectivo, que no solo produce sanciones en los EEUU, sino que busca replicarlo en el Parlamento Europeo y en otros organismos internacionales. La advertencia primaria es contra Venezuela, pero a ella no escapan otros países como Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y El Salvador, pues sin dudar, podemos afirmar que se trata de una nueva ofensiva de manifestación de poder condigno/coactivo del Imperialismo Colectivo.
* Historiador/politólogo
(Desde Venezuela, para Resumen Latinoamericano)



2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


LA GUAYANA ESEQUIBA

http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2008/01/la-guayana-esequiba.html



Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.




Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968