lunes, 29 de diciembre de 2014

Ante la pretensión de Guyana sobre el Esequibo



Tomado de:

26 Diciembre, 2014

***** Guyana analiza la posibilidad de plantear un arbitraje o tomar decisiones legales, para resolver la disputa de más de un siglo con Venezuela por la región del Esequibo.

El gobierno venezolano se ha empeñado más en procurar profundizar su llamada revolución socialista del siglo XXI, cuyo mentor fue Henry Dieterich, hoy divorciado del proceso iniciado por el difunto Chávez, que defender propiamente la soberanía territorial de la nación, amén de todos los males que padece.

Con el pretexto de que el encargado de buenos oficios de las Naciones Unidas de 1989., no ha logrado avances significativos para resolver la controversia entre Venezuela y Guyana, por más de 159.500 Km2., la canciller del vecino país Carolyn Rodríguez-Birkett , en rueda de prensa indicó que “Guyana analiza la posibilidad de plantear un arbitraje o tomar decisiones legales para resolver la disputa de más de un siglo con Venezuela por la región del Esequibo, -rica en recursos naturales- como subrayo, y al mismo tiempo agregó que “han pasado más de 20 años desde el proceso de buenos oficios y si en dos décadas no se tiene el progreso que quieres ver y ha habido temas que lo han complicado, hay que revisar otras opciones”.

A buen entendedor, pocas palabras. El vecino país ahora enfila sus baterías contra Venezuela, con sobrado pretexto de que han transcurrido 20 años y no se ha definido nada sobre el particular. Preguntamos: ¿A que soberanía nacional se refería Chávez y ahora Maduro, cuando a lo largo de tantos años, ni siquiera se han preocupado por definir la disputa territorial del Esequibo?.

Un poco de historia
El contexto histórico es muy importante, y en ese sentido cabe recordar que la génesis y evolución de Venezuela, Brasil y la Guayana Británica, en su vinculación con la Reclamación Esequiba, siempre estuvieron ligadas a eventos que se desarrollaron en escenarios de amenazas y guerras, los cuales fueron estimulados por los descubrimientos españoles. No se podría entender el proceso de la Reclamación Territorial, sino se ubican los hechos y las actuaciones en el propio contexto histórico, en el cual tuvieron lugar.

De la obra, cuyo autor es el Contralmirante ® Elías Daniels H, titulada “La reclamación Esequiba 2013”, brillantemente ilustrada y en la cual enfoca los derechos jurídicos territoriales venezolanos relacionados con la otrora Guayana Británica (hoy Guyana), y la reclamación Esequiba, enfocamos el tema reducidamente para que sea claramente interpretado y ajustado a los hechos que se sucedieron, a lo largo de muchos años.

En la Séptima Conferencia Internacional de las Américas, Convención de Montevideo en diciembre del año 1933, fue adoptada la Teoría Constitutiva del Estado para reclamar soberanía, pero actualmente la práctica impone la Teoría Constitutiva del Estado contenida en la carta de las Naciones Unidas, como mecanismo internacional permite a los Estados miembros, reconocer mutuamente la igualdad soberana y comprometerse de buena fe en las obligaciones aceptadas y establecidas en la carta de la ONU

Guyana obtuvo su independencia del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte el 26 de mayo de 1966, pero antes de que el Reino Unido concediera la independencia, el parlamento de Guayana Británica debió aprobar el Acuerdo de Ginebra el 17 de febrero de 1966. Cabe significar que la colonia de la Guayana Británica conformada por los establecimientos holandeses heredados mediante los títulos jurídicos de la Convención de Londres el 13 de agosto de 1814, no tenía los límites occidentales definidos, siendo el Laudo Arbitral del 3 de octubre de 1899, el primer título que la habilita. En tal sentido, resultan oportunas las investigaciones históricas realizadas por Manuel Alberto Donis Ríos en 1997, quien afirma que “los británicos basaron su pretensión en la Doctrina de Hinterland, procedimiento que según el francés Despagnes consiste en fijar, por medio de una acuerdo internacional, “una línea topográfica más acá de la cual, cada país posee el derecho de establecer u ocupar con carácter de protectorado, con la exclusión de otro Estado contratante, lo que en la práctica equivale a decir que es la prolongación hacia el interior del territorio ocupado primeramente en las costas, hasta llegar al límite de las posesiones de otro Estado”

En el año 1962 Venezuela reclamó ante el mundo las injusticias cometidas durante el arbitraje de límites efectuado el 3 de octubre de 1899, por estar viciado el Laudo de toda nulidad, pues el Tribunal afectó muchos derechos de soberanía territorial venezolana, por actuar de manera complaciente con la potencia británica.

A 115 años del Laudo Arbitral de 1899
En el año 2013 a 114 años del laudo de 1899 y a 47 años de la firma del Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966; el Gobierno de Venezuela y el del Reino Unido e Irlanda del Norte, se comprometieron a buscar soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia entre Venezuela y el Reino Unido, surgida como consecuencia de la contención venezolana de que el laudo arbitral de 1899 sobre la frontera entre Venezuela y Guayana Británica, es nulo e írrito; nos encontramos en la instancia del Secretario General de la ONU, quien optó por el Mecanismo de los buenos oficios, el cual fue implementado desde el 8 de noviembre de 1989 y que actualmente tiene como tercer Representante Personal del Secretario General de la ONU,al Profesor Norman Girvan.

Según el Contralmirante ® Elías Daniel Hernández, parece que el Mecanismo es ideal para buscar soluciones satisfactorias al diferendo territorial, pero sin embargo es bueno tener claro que la controversia Esequiba ha evolucionado hacia nuevos escenarios, diferentes al de 1966, cuando se firmó el tratado conocido como el Acuerdo de Ginebra, por cuanto ahora tenemos una nueva Geografía Marítima, fundamentada en los laudos de los tribunales del Mar, los cuales fueron habilitados por el Derecho del Mar de 1982. Así mismo, también el concepto de soberanía se expresa en nuevas acepciones; y como es lógico, existe un nuevo contexto internacional caracterizado por la integración regional, en el cual, la interdependencia y la globalización determinan que los Estados, asuman actitudes y compromisos internacionales, ante el medio ambiente y el cambio climático.

El proceso evolutivo de la reclamación
Tal como lo determina el natural proceso evolutivo, no solo existen nuevos escenarios, sino también nuevos liderazgos con todas las manifestaciones de percepción sobre las relaciones internacionales. Todo ello conforma un nuevo cuadro analítico, donde la realidad geopolítica nos sugiere revisar los espacios geográficos remanentes, después de todas esas incidencias, a fin de analizar la Reclamación Esequiba.

Por ejemplo –sostiene Elías Daniels H. – para considerar las áreas marinas y submarinas de la Zona en Reclamación, ahora debemos tomar en cuenta la constitución de un polígono acuático irregular, consecuencia de los Laudos del 2006 (frontera marítima Barbados-Trinidad) y 2007 (frontera marítima Guyana-Surinam)

Existen otros fundamentos jurídicos relacionados con la soberanía de Venezuela en los espacios geográficos patrimoniales, pero el gobierno de Chávez primero y ahora de Maduro le han dado poca o ninguna importancia, al extremo de que su silencio ha permitido que Guyana tome la iniciativa de la controversia territorial sobre el Esequibo, lo cual ha dado pie para que Guyana pretenda hacer valer sus derechos, sobre este inmenso territorio, rico en abundantes minerales.

Según Daniels, con la evolución del Derecho del mar, la soberanía territorial no explica suficientemente los derechos patrimoniales de los Estados modernos, por lo que ahora se habla de los espacios geográficos, concepto que incluye los espacios acuáticos y el patrimonio geográfico de Venezuela está determinado por estos: continentales e insulares, y acuáticos: marítimos, fluviales y lacustres, que correspondían a la Capitanía General de Venezuela, antes de la transformación política iniciada el 19 de abril de 1810.

Con las modificaciones resultantes de los Tratados y Laudos arbitrales no viciados de nulidad, convenidos por el gobierno venezolano con los otros Estados que forman parte del entorno geoestratégico venezolano, según el Contralmirante Daniel Hernández, se expresa en términos de límites geográficos, que las relaciones de vecindad incrementan a sus máximas expresiones la independencia de Venezuela en las diferentes acepciones de soberanía física, política, social y económica.

Guyana gana terreno ante silencio de Venezuela
El silencio y la poca firmeza ante el avance de Guyana para pretender apoderarse de territorio que le pertenece a Venezuela, motiva una notable preocupación en la población y calificados ex diplomáticos como Emilio Figueredo, ex Embajador de Venezuela en la ONU para aplicar el acuerdo de Ginebra y quien durante 12 años fue facilitador para la recuperación del territorio Esequibo, el silencio que ha mantenido durante estos 15 años el gobierno socialista, pudiera ocasionar la pérdida de integridad territorial, como consecuencia de la poca firmeza ante el avance de Guyana.

Para Milos Alcalay, ex representante Permanente de Venezuela ante la ONU y ex Viceministro de Relaciones Exteriores, “la cancillería venezolana ha ido abandonando el patrimonio histórico fronterizo, basado en una visión conjunta de compromisos que durante el siglo 20 se ha venido adelantando, como el Acuerdo de Ginebra que ha sido descartado por algunos voceros del gobierno, que no creen en dicho Tratado, pues es visto como un instrumento del imperio, borrando en consecuencia las bases jurídicas de una reivindicación venezolana”.

Chávez en la edición 215 de su programa “Habla el Presidente”, el 13 de marzo de 2005, hizo alusión a unos documentos desclasificados por la CIA estadounidense, los cuales a su juicio indicaban que el ex presidente Raúl Leoni (1964-1969, había recurrido a los Estados Unidos para promover el derrocamiento del mandatario socialista guyanés Cheddi Jagan (1957.1964). La arenga oficial puso en entredicho la validez del contencioso al mezclarlo con afinidades ideológicas, justo cuando Goergetown había propuesto a Caracas un candidato a buen oficiante para retomar el mecanismo de facilitación auspiciado por las Naciones Unidas.

Diplomáticos y estudiosos del diferendo se preguntan, sin embargo, cuál es la ruta que el socialismo del siglo XXI, ha trazado para definir los límites al sureste de Venezuela, y en consecuencia consolidar todo su patrimonio geográfico sobre el territorio Esequibo y algunas delimitaciones marítimas con países del límite exterior de la plataforma continental.


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


LA GUAYANA ESEQUIBA

http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2008/01/la-guayana-esequiba.html



Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.




Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968