miércoles, 9 de julio de 2014

Se reaviva la polémica por el rol de Chile en Malvinas



Tomado de:


Más de 32 años pasaron de la guerra con Gran Bretaña por el archipiélago del Atlántico Sur

08.07.14 Un exoficial británico admitió que sin la ayuda del país trasandino hubiesen perdido la contienda.



Más de 32 años pasaron de la guerra de Malvinas y una polémica volvió a ponerse en boga: el rol de Chile en la disputa del archipiélago. Ayer, el diario La Nación publicó una nota en que un exoficial inglés admitía que sin la ayuda de Chile hubiesen perdido la guerra. Si bien especialistas consultados por El Tribuno ratificaron la versión, separaron la decisión del gobierno de facto (conducido por el general Augusto Pinochet) del verdadero sentir del pueblo chileno. Durante la guerra, que comenzó en abril de 1982 y duró dos meses, Chile adoptó públicamente una posición de neutralidad pero, sin embargo, siempre se rumoreó que había prestado apoyo logístico a Londres, algo que finalmente se confirmó hace dos años, al publicarse los archivos oficiales de esa época.

Sidney Edward fue el responsable de contar parte de la verdad a 32 años de aquel episodio bélico. “My Secret Falklands War” (Mi Guerra de las Malvinas secreta) es la publicación a través de la cual cuenta su rol, no menos importante. Es que Edward fue el responsable de llevar adelante las negociaciones con Matthei, el comandante de la Fuerza Aérea chilena. Esto, a pedido personal de Margaret Thatcher.

Jugosos detalles son los que revela el exoficial británico en su publicación. “El general Matthei me dio la mano cálidamente -cuenta Edwards en su libro-. Me ofreció cooperación total dentro de los límites de lo práctico y de lo diplomáticamente posible. Enfatizó la necesidad de mantener el secreto”. Más adelante agrega que Chile había advertido una oportunidad histórica en su carrera armamentista. “Lo otro es que Matthei sabía que ésta era una oportunidad ideal para conseguir armamento, inteligencia y otras cosas que normalmente no habrían conseguido”.

Ante la polémica reavivada, El Tribuno consultó a especialistas y protagonistas de la guerra de Malvinas. Con matices, ratificaron las versiones aunque optaron por ser cautos y contextualizar la decisión del Estado chileno de colaborar con el ejército británico.

En primer lugar destacaron el caracter del gobierno de facto chileno, conducido por Augusto Pinochet y monitoreado por las grandes potencias mundiales.

Después, aclararon la necesidad de separar lo hecho por el gobierno de Pinochet y el rechazo del pueblo chileño a acompañar esa decisión de la cual, en parte, también eran víctimas.

Una puñalada por la espalda
Uno de los documentos de investigación más importantes con los que se cuenta es la investigación llevada adelante por el periodista y escritor Juan Bautista Yofré. El especialista analiza a fondo la relación bilateral con Chile. “En Argentina siempre se pensó que Chile podía dar una puñalada por la espalda. Esa es la verdad”, dice Yofré tajante. Y agregó: “Matthei habló con entereza del apoyo que Chile le dio a Gran Bretaña. Y que solamente él y Pinochet conocían eso. Eso no es cierto. También lo sabía otros jefes de cuerpo porque dieron la orden de disponer la flota chilena para impedir que Argentina lograra sus objetivos”, dijo.