domingo, 13 de enero de 2008

Hay que defender el Margen Atlántico de Venezuela

FRENTE PRODEFENSA DEL PETRÓLEO
Frente Nacional ProDefensa del Petróleo Venezolano

Declaraciones del Dr Aníbal R Martínez,
Presidente del FRENTE PRODEFENSA DEL PETRÓLEO

* Las delimitaciones de los últimos meses en el Margen Atlántico suramericano podrían incidir muy negativamente en las áreas marinas y submarinas de Venezuela

* Las autoridades competentes no han hecho absolutamente nada

* Igualmente comprometido el programa de la Plataforma Deltana

El Frente ProDefensa del Petróleo ha completado la reevaluación de las dos sentencias arbitrales de los últimos meses en el Margen Atlántico del norte de Suramérica, que pudieran comprometer muy negativamente las áreas marinas y submarinas de Venezuela, si las autoridades competentes siguieran sin hacer absolutamente nada para defender la soberanía del país.
Las sentencias se refieren, una de la Corte Internacional de Justicia por las fronteras marinas entre Trinidad/Tobago y Barbados del 11 de abril del 2006 y la otra de la Corte Permanente de Arbitraje del 18 de setiembre de 2007 por la delimitación de áreas marinas y submarinas entre Guyana y Surinam.

BARBADOS
El límite Barbados - Trinidad/Tobago se conforma de una poligonal y una recta, la primera desde un punto 110 kilómetros al SSE de Barbados y 120 kilómetros al NE de Tobago, con 240 kilómetros y rumbo S28ºE y la otra, de 120 kilómetros con rumbo S88ºE, que termina en un punto 11 al intersectar el segmento final del límite originalmente entre Venezuela y Trinidad/Tobago, entre los puntos 21 y 22, convenido el 18 de abril de 1990 (FIGURA 1)
El punto 22, ubicado en el fondo abisal del océano Atlántico, 560 kilómetros aguas adentro, marca el término de la frontera entre Venezuela y Trinidad/Tobago, que se extiende desde el Caribe al Atlántico, partiendo el golfo de Paria.
La colocación del punto 11 de la divisoria nueva entre Trinidad/Tobago y Barbados, a 115 kilómetros del término de dicha frontera en el punto 22, suscita una situación de límites en nuestro margen atlántico que es preciso considerar. En efecto, ahora limitamos en el Caribe Oriental con un nuevo Estado, es decir, con Barbados.
Ahora bien, es preciso denunciar, de manera firme y clara, que la actitud de Barbados hacia Venezuela durante la última década no es amistosa.
En cuanto miembro de la Comunidad del Caribe CARICOM participa en la promoción de dudas respecto a la capacidad de la Isla de Aves de generar zona económica exclusiva y, aún más, de la soberanía misma de Venezuela sobre ese territorio.
El 2 de diciembre del 2003, Barbados firmó con Guyana un Tratado de Cooperación de sus Zonas Económicas Exclusivas Comunes, siendo el área de solapamiento una imposibilidad cartográfica, pues niega la existencia de la proyección atlántica del delta del Orinoco, lo cual podría resultar en un eventual impedimento para el desarrollo más conveniente del área de exploración y explotación de ricos yacimientos de gas natural libre, que es la Plataforma Deltana.
La licitación internacional abierta por Barbados el 22 de junio de 2007 incluye dos bloques que están en aguas venezolanas, al sur del límite nacional del margen continental, proclamado en 1990. Ello es, sin la menor duda, un acto hostil de parte de Barbados contra Venezuela, al no reconocer las áreas marinas y submarinas que son territorio de Venezuela.
Las autoridades competentes venezolanas han incumplido sus deberes patrios, pues no han emitido las notas de protesta o los comunicados de rigor. Como se ha expresado, es preciso que el Gobierno venezolano advierta a la comunidad internacional el reconocimiento de encontrarse ahora en la condición de país limítrofe con Barbados.

GUYANA
El Frente ProDefensa del Petróleo declaró en oportunidad anterior, que la decisión arbitral de una frontera nueva entre Guyana y Surinam no es bajo ningún respecto una línea media equidistante de las costas respectivas, sino rectas que unen 20 puntos entre sí (FIGURA 2).
La Corte Permanente de Arbitraje sentenció que las dos riberas del río Corentín quedaban adjudicadas a Surinam y que la frontera binacional en las aguas territoriales, de 5,56 kilómetros de ancho (3 millas náuticas), comenzaría con la línea solicitada Az 10º. Para la delimitación de la plataforma continental y zona económica exclusiva, el Tribunal Arbitral fijó una poligonal de 17 trazos geodésicos. Se trata de tres secciones con dirección general bien definida. La primera, de 175 kilómetros, tiene dirección general N24ºE, la segunda de 140 kilómetros se dirige al N10ºE y la tercera de 70 kilómetros y rumbo general N23ºE, termina en la intersección con las líneas de las zonas económicas exclusivas.
Las coordenadas del punto 20 son latitud 9º 22’ N y longitud 55º 45’ Oeste. Es importante destacar que dicho punto se fijó 220 kilómetros al sur del punto 22, en el margen atlántico de Venezuela.
El margen atlántico de Venezuela se compone de dos partes, el que genera el Delta Amacuro y el que genera la Guayana Esequiba. El primero está limitado por la frontera binacional con Trinidad/Tobago al noroeste y al sureste por una línea paralela que sale de punta Barima. El segundo está definido por esa misma línea por el noroeste y por una recta de igual longitud y rumbo N43ºE por el sureste, que parte de la ribera izquierda del río Esequibo. La superficie del margen de una parte y otra son 90 300 y 68 000 kilómetros cuadrados, respectivamente, lo cual es en total 158 300 kilómetros cuadrados para el margen atlántico de Venezuela
En 1967, Guyana perforó el pozo exploratorio de campo nuevo GO-1 en la plataforma continental atlántica de Guayana Esequiba. Sólo el Frente ProDefensa del Petróleo protestó el acto hostil sin precedentes.
A mediados del año 1999, Guyana intentó otorgar en concesión 13 millones de hectáreas aguas adentro el océano Atlántico, de las cuales 10 millones en los márgenes continentales del estado Delta Amacuro y de Guayana Esequiba, lo cual constituyó el inicio de un Segundo Diferendo.
El Ministerio de Relaciones Exteriores protestó adecuadamente la agresión, de forma que se impidió cumplir el proceso. A instancias del Frente ProDefensa del Petróleo, la Cancillería y Petróleos de Venezuela llevaron a los congresos mundiales del petróleo de Calgary en junio del año 2000 y Río de Janeiro en setiembre del 2002, respectivamente, abundante información del progreso de la evaluación de la Plataforma Deltana y en relación a la geopolítica de Guayana Esequiba.
El Frente ProDefensa del Petróleo estima que es una omisión imperdonable que al embajador de Guyana en Caracas no se le llamara al MRE para que explicara suficiente y exactamente las extrañas declaraciones que emitió en febrero de 2007, solicitando al presidente de Venezuela abandonar la Guayana Esequiba y por ende una porción significativa de los recursos de gas natural en la Fachada Atlántica.
Las consideraciones indebidas del Gobierno de Venezuela, en cambio, comprenden la invitación para la adhesión de Guyana al Acuerdo Energético de Caracas el 30.11.2001, la declaración de prensa el día 20.2.2004 en Georgetown en el sentido que Venezuela no se opondría a la exploración aguas adentro de la Guayana Esequiba y la entrada de Guyana el 6.9.2005 en PetroCaribe. Guyana tiene asignado un cupo de productos petroleros de 24 800 metros cúbicos por mes en la iniciativa.

CONCLUSION
El Frente ProDefensa del Petróleo exhorta a las autoridades competentes del Gobierno fijar sin más demora el borde del margen atlántico venezolano. En tal sentido, propone que conforme al Decreto con fuerza de Ley Orgánica de los Espacios Acuáticos e Insulares de noviembre 2001, a partir del punto 22 de la frontera originalmente convenida con Trinidad/Tobago, trace una recta de 215 kilómetros de longitud y de rumbo paralelo a la línea de base recta del Decreto 1152 del 9 de julio de 1968, (que cerró el delta del río Orinoco desde punta Agurapiche a punta Playa, doctrina explícita de la Cancillería), hasta un punto A (23); de allí trace una recta de 140 kilómetros de longitud y rumbo S40ºO hasta un punto B (24); y de allí trace una recta de 40 kilómetros y rumbo N50ºO hasta el punto 20 de la frontera entre Guyana y Surinam.
Por último, el Frente ProDefensa del Petróleo pide que de inmediato las autoridades nacionales a las que corresponde la defensa del territorio nacional, se pronuncien categóricamente en relación con los actos hostiles analizados en el texto de esta declaración.
Desde el año 2000, la Cancillería y la Presidencia de la República guardan absoluto silencio ante los continuados ataques guyaneses, antes bien, las actitudes del Gobierno han sido estimadas como contrarias a las disposiciones de la Constitución.


El Frente ProDefensa del Petróleo las resalta:

= que el territorio de Guayana Esequiba y su extensión aguas adentro en el océano Atlántico es porción integral de nuestros espacios geográficos (artículo 10);
= que la República ejerce derechos exclusivos de soberanía y jurisdicción sobre los espacios acuáticos constituidos por la zona marítima contigua, la plataforma continental y la zona económica exclusiva (artículo 11);
= que sin ambages se dispone que los yacimientos de todas las clases de hidrocarburos existentes en ese territorio son bienes del dominio público y por lo tanto inalienables e imprescriptibles (artículo 12); y
= que el territorio nacional no podrá ser jamás cedido, traspasado, arrendado, ni en forma alguna enajenado a Estados extranjeros, ni temporal ni parcialmente (artículo 13).



Caracas, el 10 de diciembre de 2007



El Frente ProDefensa del Petróleo es una asociación civil, fundada en 1967 por iniciativa de la Asociación ProVenezuela, que se ocupa del análisis de los asuntos más resaltantes de la industria del petróleo venezolano, conforme a las circunstancias y las situaciones de su evolución.


Aníbal R Martínez es el presidente del Frente ProDefensa del Petróleo. Trabajó seis años en el Secretariado de la OPEP, en Ginebra y Viena. Ministro en la Embajada de Venezuela en Brasil. Fue miembro por la Presidencia de la República de la Comisión "de Reversión" en 1974 y de la comisión de la Ley de Hidrocarburos de 2001. Martínez es miembro de las comisiones de estudios de reservas y recursos de hidrocarburos del Consejo Mundial del Petróleo, la Sociedad (Internacional) de Ingenieros de Petróleo, la Asociación Norteamericana de Geólogos Petroleros y de las Naciones Unidas. Es Presidente de la Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat de Venezuela.