viernes, 31 de julio de 2015

EL ILEGÍTIMO EN UN BERENJENAL / La Guayana Esequiba


Mapa Oficial de la República Bolivariana de Venezuela con la Zona en Reclamación - La Guayana Esequiba




ADOLFO R. TAYLHARDAT,

La soberbia es una de las características más evidentes de quienes detentan el poder. Lo presenciamos durante el régimen del fenecido dictador y ahora lo sufrimos con la altanería que despliega el dictador actual. Se cree dueño del país y quiere hacer con Venezuela lo que le viene en gana. Pero esa altanería lo lleva también a pretender imponer sus caprichos más allá de las fronteras. Intentó forzar al presidente Obama para que derogara su orden ejecutiva mediante la cual sancionó a un grupo de corruptos, narcotraficantes y violadores de los derechos humanos. Ahora pretende extender el control militar de Venezuela a  prácticamente todo el mar Caribe sin tomar en cuenta los derechos de otros países. 

No creo que su cerebro, si es que tiene, haya sido el que concibió tamaña insensatez. Si esa idea se la vendieron y él la compró sin pensar en las consecuencias que traería, su soberbia le impidió consultar con alguien que habría podido advertirle lo que provocaría el decreto de las zodimain.

Basta con leer por encima el decreto 1787  para darse cuenta del avispero que se ha alborotado. Además de lo que ya se conoce en relación con Guyana y Colombia, el decreto extiende el control militar a las zonas de derechos económicos exclusivos de Venezuela, áreas marítimas y submarinas que llegan hasta los límites marítimos de Venezuela con Francia, los Estados Unidos, el Reino Unido de los Países Bajos y hasta con la Republica Dominicana y Puerto Rico sin olvidar que la Zodiman Atlántica afecta también de Surinam y la Guayana Francesa. Esto configura una flagrante violación de la Convención del Mar la cual, valga la redundancia, reconoce exclusivamente derechos económicos exclusivos a los Estados para la exploración y explotación de los recursos vivos y no vivos existentes en esas áreas marinas y submarinas, pero de ninguna manera otorga a los Estados derechos de naturaleza militar  como los que contempla el decreto 1787.  

Pareciera que el ilegítimo se cree un emperador que puede extender su dominio hasta donde le alcance la vista, a todo lo ancho y largo del Caribe.

En  la cumbre de CARICOM que tuvo lugar la semana pasada el Presidente de Guyana advirtió que los límites defendidos por Venezuela "además de ser ilegales ante la ley internacional, le otorgan espacios que son parte de la Zona Económica Exclusiva de cada Estado en el Caribe Oriental", por lo que otros países se ven afectados.  "Estamos bajo una nube porque  tenemos un mono en la espalda, que es el reclamo territorial de Venezuela", dijo. La Primer Ministro de Trinidad y Tobago afirmó que el decreto dictado por el ilegítimo “es una violación de las leyes internacionales del mar” y reiteró su apoyo irrestricto a Guyana en este conflicto. Por su parte, el Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas considera que la situación planteada por Venezuela es muy grave y el Primer Ministro de Dominica opina que llegar a un acuerdo en ese tema es “una tarea cuesta arriba”

Durante la Cumbre de CARICOM  el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon anunció su disposición de involucrarse más a fondo  y mediar en el conflicto. Informó que el jefe de su oficina se reunirá con la canciller venezolana “para obtener autorización para el envío de una misión”. Por su parte el Presidente de Guyana ha dicho que su gobierno está listo para recibir  la misión de la  ONU e intentar resolver la disputa. “Esperamos que Ban Ki-moon desempeñe un papel importante para reducir el nivel de tensión y respalde a Guyana para que el decreto venezolano (1787) sea derogado”, dijo el Presidente Granger, según una nota del Ministerio de la Presidencia guyanesa. “Le hemos dicho  que la controversia fue más allá y contaminó a todo el Caribe Oriental; se ha regionalizado", aseveró. “La actitud de Venezuela ha traspasado los límites entre Guyana y Venezuela y ha contaminado todo el caribe”.
Llegamos al llegadero por culpa de los funcionarios públicos o gubernamentales asesores y consultores que no supieron enfrentarse a HRCHF y sus destinos por lo que son culpables
La Cumbre de CARICOM concluyó con un comunicado en el cual los Jefes de Gobierno de los países de esa agrupación manifiestan que “han visto con profunda preocupación” el Decreto 1787, que “lo revisaron debido a su efecto en el espacio marítimo no sólo de Guyana sino también de un número de Estados Miembros de la Comunidad Caribeña y que convinieron en emitir una DECLARACIÓN SOBRE EL DECRETO 1787 DE VENEUELA.

 En esa Declaración los Jefes de Estado y de Gobierno de CARICOM manifiestan que han percibido que  ese decreto plantea “implicaciones negativas” para “la paz, la seguridad y el desarrollo de Guyana, reafirman “la inviolabilidad de los tratados, convenios, las adjudicaciones y los instrumentos legales internacionales y se refirieron particularmente a aquellos instrumentos legalmente vinculantes que establecen los límites internacionales (una referencia evidente al Laudo Arbitral de 1899).

La Declaración hace un llamado “al apego a principios de derecho internacional en relación con la fijación y la delimitación de la Zona Económica Exclusiva y la Plataforma Continental en la región”. Además “declara que no acepta ninguna proclamación unilateral que sea inconsistente con el derecho internacional”. También enfatiza “que los Estados de CARICOM tienen titularidades territoriales y marítimas que se conforman al derecho internacional y deben respetarse”.

Esa declaración constituye, a todas luces, un serio llamado de atención a un gobierno que ha desdeñado normas y consideraciones elementales de comportamiento internacional. Como dije en un artículo anterior, el ilegítimo, que se proclama anti-imperialista y anti-colonialista, ha actuado como lo hacían las potencias coloniales de los siglos XIX y XX.

Al mismo tiempo, consciente de las “buenas relaciones” de Caracas con la región dentro del marco de Petrocaribe, los Jefes de Gobierno de CARICOM manifiestan  confianza de que se pueda lograr “una solución pacífica al conflicto”. Los Jefes de Gobierno le piden al Gobierno de Venezuela que “dentro de un espíritu de amistad y cooperación”  “elimine aquellos elementos del Decreto 1787 en la medida en que se aplican al territorio y el espacio marítimo de los Estados de CARICOM” Recuerdan “los numerosos convenios en el área comercial de inversión, turismo y contacto de pueblo a pueblo que vinculan unidos a los Gobiernos y pueblos de CARICOM y Venezuela”.

Recordaron además que hace un año el Primer Ministro de Antigua y Barbuda, en su entonces condición de Presidente de la conferencia de CARICOM le había escrito al ilegítimo “promoviendo que Venezuela redoblara sus esfuerzos para una pronta delimitación de la frontera marítima entre Guyana y Venezuela” y había “alentado a Venezuela a que prestara asistencia en la búsqueda de una temprana solución de la controversia que ha surgido de la pretensión de Venezuela en el sentido que el Laudo Arbitral del 3 de octubre de 1899 que estableció el límite con Venezuela es nulo y carece de efecto”.

Este articulo lo escribo el domingo 5. El ilegítimo ha anunciado (por tercera vez) que acudirá a la Asamblea a exponer su posición en relación con el tema del Esequibo. Ya ofreció un avance de lo que dirá en esa ocasión: “El lunes que viene denunciaré con detalles, con información precisa, toda esta agresión que se ha iniciado o en contra la patria”  “Nuevas conspiraciones se han activado por el oriente y occidente (¿Guyana y Colombia?), el lunes estaremos denunciándolas y pidiendo la unión nacional”. “Existe una maniobra internacional promovida por “la derecha” y la Exxon Mobil para provocar a Venezuela con problemas con los países limítrofes”, Aseguró  que “no caerá en provocacionespero que no dará marcha atrás ni mostrará “flaqueza” al momento de defender territorios que considera venezolano.  “Voy a defender a la patria venezolana con firmeza, con claridad y espero todo el apoyo del país, todo el apoyo de nuestro pueblo, y todo el apoyo de la AN unánime”,

Una vez más prevalece la soberbia. En lugar de aplacar los ánimos se propone atizar la hoguera.

En medio de este desbarajuste el ilegítimo parece ignorar que Guyana no está sola. Además de la solidaridad de Caricom, cuenta con la de Commonwealth (Mancomunidad de Naciones), de la cual Guyana es también Miembro, una organización que agrupa a 53 países de Asia, África y América (casi la mitad de los Estados Miembros de las Naciones Unidas). La Commonwealth ha reiterado su solidaridad con Guyana. Su Secretario General acaba de recordar que en la última reunión (Sri Lanka 2013) la Commonwealth reafirmó “su apoyo inequívoco al mantenimiento y preservación de la integridad territorial de Guyana”. “Ha habido hechos recientes, relacionados con el reclamo de un país vecino sobre zonas terrestres y marítimas de Guyana, y la Commonwealth ha actuado con rapidez y de manera adecuada en la solidaridad colectiva”. La Commonwealth tiene contemplado considerar el tema de Guyana en su próxima reunión Ministerial que tendrá lugar en Nueva York en septiembre.

En un artículo anterior comenté que la mediación es uno de los medios de solución pacífica de controversias del Artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas que todavía no ha sido ensayado en el caso del Esequibo. Dije que no lo veía factible conociendo el historial de rechazo del ilegitimo a la mediación en la situación política, económica y social interna del país. Sin embargo, un esfuerzo directo de mediación del Secretario General podría abrir el camino hacia un resultado aceptable para ambas partes.  Habrá que ver si el ilegítimo  también rechaza la mediación del Secretario General de las Naciones Unidas. Sería una torpeza más en la cadena de desaciertos de este régimen en la conducción de las relaciones internacionales. Esa es una salida que le ofrecen para ayudarle a  salir del berenjenal de consecuencias impredecibles en que está metido y ha envuelto al país. Debería aferrarse a esa tabla de salvación.

Adolfo Taylhardat
@taylhardat

2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


LA GUAYANA ESEQUIBA

http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2008/01/la-guayana-esequiba.html



Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.




Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968