sábado, 11 de abril de 2015

De Granada a Grenada y otras confusiones en el aire



Tomado de

Turismo
Por Teresa Bausili  | LA NACION
¿Bermudas, Barbuda o Barbados? ¿Lituania o Letonia? ¿Niger o Nigeria? Países o ciudades que suenan similares se prestan fácilmente a la equivocación. Incluso Barak Obama confundió a las islas Malvinas con las islas Maldivas, en la Cumbre de las Américas de 2012.

Papelones diplomáticos del estilo hay de a cientos. Algunos poco felices, como lo sucedido tras los atentados en la maratón de Boston, atribuidos a dos hermanos chechenos: el embajador de la República Checa en Washington tuvo que salir a aclarar que su país no tuvo nada que ver con el hecho, luego de que un grupito de fanáticos propusiera bombardear el país europeo (de paso, el funcionario checo exhortó a los norteamericanos a mejorar sus conocimientos de geografía).

De todas las confusiones, tal vez la más repetida es la que se da entre Budapest, en Hungría, y Bucarest, en Rumania. Pasó con más de 400 aficionados del Athletic de Bilbao, que en 2012 se perdieron la final de la Europa League después de volar al país equivocado (querían ir a Bucarest, pero terminaron en Budapest).

Y pasa más seguido de lo que a húngaros y rumanos les gustaría. Músicos y grupos de la talla de Lenny Kravitz, Metallica, Ozzy Osbourne, Morcheeba o Iron Maiden, entre otros, han saludado a la audiencia con un ¡Hola Budapest! durante sus conciertos en Bucarest. Una marca de chocolates rumana incluso aprovechó el típico yerro para promover una ingeniosa campaña, Bucharest Not Budapest, inundando la vía pública -sobre todo la salida del aeropuerto-- con sus anuncios.

Aunque una cosa es que los nombres se le traspapelen al ciudadano común (o no tan común, si de famosos se trata) y otra muy distinta es que sean las propias aerolíneas y agencias de viajes las que incurran en el desliz. Lo lógico sería pensar que, con toda la tecnología a nuestra disposición, este tipo de malentendidos son una rareza. Pero no.

El último caso fue el de un pobre profesor de Ghana que ahorró durante dos años para viajar a Guyana, donde le habían ofrecido una beca de estudios. Pero cuando al salir del aeropuerto le pidió a un taxista llevarlo a la Universidad de Georgetown (capital de Guyana), el chofer le informó que estaba en Brasil. Más exactamente en Goiania, a 3000 km de su destino original pero fonéticamente más cerca. La agencia que le había vendido el pasaje se hizo cargo del error y, felizmente, Emmanuel Akomanyi pudo volar hace pocos días a Guyana (en el ínterin, el propio taxista organizó una colecta para solventar los gastos del joven).

Menos suerte tuvo Edward Gamson, un dentista norteamericano que siempre soñó con conocer la histórica ciudad andaluza de Granada, pero terminó en vez en la isla caribeña de Grenada. La disputa por esta confusión se encuentra en los tribunales de Estados Unidos, donde Gamson ha demandado a British Airways. Según aduce, la compañía es la culpable de haber mezclado los destinos, en junio de 2014.

Por esa misma época, una pareja de australianos que quería viajar a Salvador de Bahía para el Mundial aterrizó en el país centroamericano de El Salvador. La agencia de viajes australiana Scape Travel reconoció el error y compensó a los recién casados, que así y todo, se perdieron el partido de sus sueños entre España y Holanda.

A veces, una simple letra también puede desviarse de un continente y más de 13.000 kilómetros. Ésa es la distancia entre la capital de Senegal, Dakar, y la de Bangladesh, Dhaka. Sandy Valdiviseo y su marido querían ir a la primera, pero terminaron en la segunda, luego de que el aeropuerto de Los Ángeles confundiera los códigos aeroportuarios.

"Al ver DAC en el ticket asumí que era el código correcto. Y cuando la azafata de Turkish Airlines anunció que nos dirigíamos a Dhaka, creímos que ésa era la manera de pronunciar Dakar en turco", confesó Sandy, al explicar su increíble, y no tan poco común, odisea


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


LA GUAYANA ESEQUIBA

http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2008/01/la-guayana-esequiba.html



Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.




Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968