miércoles, 4 de junio de 2014

Domínguez reiteró ante el canciller canadiense el reclamo argentino por Malvinas


http://www.parlamentario.com/noticia-72593.html

Tomado de:

Fue en el marco de la visita que el diplomático realizó al Congreso de la Nación, y al que el titular de la Cámara de Diputados entregó la “Declaración de Ushuaia”.
2 de junio de 2014

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, afirmó este lunes que “debemos continuar nuestro reclamo a través del diálogo, la paz y con el apoyo de todos los organismos internacionales para que la bandera celeste y blanca vuelva a flamear en las Malvinas”, al entregarle la “Declaración de Ushuaia” al canciller de Canadá, John Baird, quien estuvo acompañado por la embajadora de ese país en Argentina, Gwyneth Kutz.

“No importa el tiempo que nos lleve, nuestro sueño es que más tarde o más temprano podamos sentarnos a dialogar y que las Malvinas vuelvan a integrar el territorio nacional”, remarcó Domínguez, y agregó: “Estamos dispuestos a transitar todos los caminos que sean necesarios para que se puedan comprender las razones de nuestro reclamo”.

En el encuentro mantenido en el Salón de Honor de la Cámara de Diputados, Domínguez expresó: “Vamos a poner todo nuestro empeño para tener el acompañamiento de Canadá en el llamamiento al diálogo antes las Naciones Unidas, ya que el tema Malvinas es una cuestión de Estado que integra a todos los argentinos”.

“En los últimos años la Argentina ha logrado instalar su reclamo en el más alto nivel internacional y obtener el respaldo de la comunidad mundial, sobre todo la solidaridad latinoamericana a través de la Unasur, el Mercosur, la OEA, la Celac, el Sica, entre otros tantos organismos, y en la labor extendida por los más de 90 grupos de apoyo a la Cuestión Malvinas constituidos en los cinco continentes”, añadió el titular de la Cámara baja.

El 25 de febrero de 2012 diputados y senadores de todo el espectro político firmaron la “Declaración de Ushuaia” en Tierra del Fuego, donde se reafirma la soberanía argentina sobre las Malvinas y la convocatoria al diálogo en el cumplimiento de las resoluciones del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas. Al mes siguiente, tanto el Senado como Diputados aprobaron en forma unánime el texto de la Declaración.