miércoles, 4 de agosto de 2010

Problemas fronterizos


Tomado de:

http://www.elinformador.com.ve/noticias/opinion/columnas/problemas-fronterizos/22215

Por Julio César Morales Marquina

Nuestra República Bolivariana de Venezuela confronta desde hace varias décadas escollos fronterizos relevantes en la delimitación de los linderos con países hermanos, como verbigracia Colombia y la Guayana Esequiba.

Obviamente, la política estratégica fundamental de nuestro país debe consistir en agotar las instancias de diálogo y conciliación como naciones fraternas cultas, pacíficas y civilizadas; acoplándonos a los sagrados derechos humanos universales y a los acuerdos, convenios y tratados justos, equitativos, racionales y equilibrados como la Convención de Ginebra que el país hermano neogranadino (actual Colombia) subscribió y que nuestra nación lo acepta, pero con reservas; en consonancia con lo estatuido en el artículo 15 que esgrime lo relativo a: “El Estado tiene la obligación de establecer una política integral en los espacios fronterizos terrestres, insulares y marítimos, preservando la integridad territorial de la soberanía…”.

De lo que se trata es prevalezca en su exacta dimensión la sindéresis, la racionalidad, la ética, la conciencia patriótica y el ordenamiento jurídico constitucional e internacional.

Expertos, estudiosos, investigadores y conocedores del ámbito limítrofe, personalidades de alta solvencia moral que no vendan el fuero intrínseco patriótico deben integrar las comisiones venezolanas en aras de hacer valer nuestros derechos y tomen en cuenta ciertamente la opinión y voluntad del soberano, en correspondencia directa con el artículo 5 de nuestra Constitución, que contempla lo referente a que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo.

Desde luego, debe predominar en primera instancia el respeto irrefutable a la soberanía, la libertad y la autodeterminación como parámetro jurídico relevante para avanzar resuelta y decisivamente en la solución fronteriza entre las naciones. Más aún, se deben sopesar las variables historiográficas y los tratados internacionales.

Por ejemplo, la cuestión fronteriza de Venezuela con Colombia estriba en el reconocimiento del archipiélago de Los Monjes, con derecho a plataforma submarina y a mar territorial, aunado naturalmente a la fijación de 12 millas náuticas como mar territorial más tres de zonas contiguas, en correspondencia con el artículo 11 de la Carta Magna que plantea en torno a “la soberanía plena de la República, se ejerce en los espacios continental e insular, lacustre y fluvial, mar territorial, áreas marinas interiores, históricas y vitales…”.

Julio César Morales Marquina