domingo, 3 de agosto de 2014

Chile-Bolivia: Un diferendo de difícil pronóstico




contar con una salida al mar, pero ahora como nunca antes, el viejo diferendo parece agudizarse con posturas diametralmente opuestas.

El país del altiplano escogió la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para radicar su demanda, con la diferencia de que esta vez el Gobierno de Evo Morales se proyecta con una estrategia de gran difusión del tema.

Pese a las buenas relaciones entre Morales y la presidenta chilena, Michelle Bachelet, el diálogo quedó paralizado desde el momento en que La Paz decidió llevar adelante el proceso en La Haya.

Aunque Bachelet y Morales se vieron las caras en Santiago en marzo pasado durante la toma de posesión de la mandataria chilena, el clima de aparente armonía se derrumbó poco después.

Bolivia decidió no sólo instalar su demanda en La Haya, sino también lanzar una campaña internacional para darle mayor resonancia a sus aspiraciones. Esto molestó profundamente a Chile.

Bachelet decidió extender consultas con los mejores asesores de Chile, incluidos los ex jefes de Gobierno, mientras le bajaba el nivel a la delegación que fue a la Cumbre del Grupo de los 77 más China en Santa Cruz.

Incluso en Santa Cruz hubo un intercambio áspero de declaraciones entre los cancilleres Heraldo Muñoz (Chile) y David Choquehuanca (Bolivia).

Más recientemente, en una alocución transmitida en cadena nacional de televisión y radio, la dignataria recalcó que "objetará la competencia" de la Corte Internacional de Justicia de La Haya en el litigio con Bolivia".

Bolivia solicita ante la CIJ en La Haya que Chile le otorgue una salida soberana al Océano Pacífico, un tema que la administración de Evo Morales considera esencial, para reparar una injusticia histórica.

Sin embargo, luego de una pausa acerca del asunto, Bachelet indicó que la objeción se presentó dentro del plazo previsto para estos efectos, que venció el 15 de julio, después de un riguroso análisis.

Subrayó que un equipo que reúne destacadas personalidades jurídicas tanto nacionales como extranjeras, se ha encargado de estudiar los detalles del caso.

Asimismo repitió un concepto que para Bolivia es inaceptable, al señalar que "Chile ha dado el más amplio y libre derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico" al vecino país.

Bachelet indicó entre los argumentos de Chile, "la defensa inclaudicable de nuestra integridad territorial y de los intereses nacionales", que incluyen "la inviolabilidad de los tratados y la estabilidad de las fronteras".

Además, apuntó que las relaciones entre Chile y Bolivia deben basarse en apego al Tratado de Paz y Amistad de 1904, "que fijó definitivamente las fronteras entre los dos países".

Horizontes inciertos

Las cosas tampoco mejoraron en Brasilia, donde tuvo lugar la Cumbre de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) con los máximos representantes de las administraciones de Unasur, además del diálogo con el cuarteto de la Celac.

Michelle Bachelet y Evo Morales, según fuentes chilenas, intercambiaron saludos fríos y protocolares y ambas partes eludieron entablar conversaciones.

Para ratificar su postura y a propósito de la interpelación en La Haya, el Gobierno de Chile dejó en claro su postura inalterable respecto a la demanda boliviana de una salida al mar, que "pretende una revisión del Tratado de Paz y Amistad de 1904".

El canciller chileno fue categórico al afirmar que su país "jamás le ha dado competencia a la Corte de La Haya para resolver lo que Bolivia persigue".

"La demanda boliviana pone en riesgo la estabilidad de las fronteras a nivel global y cuestiona el valor de lo pactado", recalcó en lo que pareció un endurecimiento de los puntos de vista del país transandino.

El jefe de la diplomacia chilena dijo, sin embargo, que existe la voluntad de diálogo y de colaboración, pero dentro del marco del derecho y de lo pactado en 1904.

Aseguró que la iniciativa del Gobierno de La Paz es inaceptable y enfatizó que "no hay ejemplo de otros países del mundo que hayan cedido territorio de manera semejante".

El ministro señaló que el Pacto de Bogotá es el único instrumento que le otorga jurisdicción al tribunal.

Y para un caso de esta naturaleza, exceptúa, expresamente, en el artículo Sexto, es decir cualquier demanda relativa a un asunto ya resuelto por tratado válido y vigente, añadió.

"La suposición de un derecho de Bolivia a acceder soberanamente al mar, así como una supuesta obligación que incumbe al Estado de Chile a este respecto, carece de todo fundamento y no puede ser aceptada", sentenció.

Una encuesta de opinión difundida en Chile reveló que el 90 por ciento de los chilenos rechaza la solicitud del vecino país ante la Corte de La Haya.

El asunto se hace más delicado aún en razón de que una salida al mar para Bolivia tendría que darse en la región de Arica, ya de por sí sensible por su proximidad con Perú, que de hecho la sigue considerando parte de su territorio.


http://www.argenpress.info/2014/07/chile-bolivia-un-diferendo-de-dificil.html