viernes, 8 de noviembre de 2013

Falta voluntad política para esclarecer la delimitación con Guyana”

http://www.eldiariodeguayana.com.ve/inf-general/1658-sadio-garavini-venezuela-debe-reclamar-el-esequibo.html

Foto William Urdaneta
Tomado de:




Jueves, 07 Noviembre 2013 01:22

Garavini criticó el silencio y la falta de acciones del gobierno para hacer respetar su soberanía.

 La detención del buque Teknik Anadarko despertó los fantasmas. Fue el 10 de octubre cuando la fragata Yekuana de la Armada Nacional interceptó al buque que realizaba estudios sísmicos en suelos marinos de Venezuela; esto como parte de la concesión otorgada a la trasnacional estadounidense Andarko Petroleum, no por parte del Estado venezolano, sino por la República de Guayana. Era, pues, un estado extranjero adjudicándose la potestad de explotar el territorio marítimo nacional.

La controversia resultó en un acuerdo firmado el pasado jueves entre ambos Estados, cuyos cancilleres, Elías Jaua (Venezuela) y Carolina Rodríguez (Guyana), acordaron la creación de una comisión para la delimitación de las aguas marinas y submarinas. Es aquí donde resurgen los fantasmas: la asignatura pendiente de Venezuela sobre su delimitación territorial con Guyana, y la disputa adormecida sobre el destino de la llamada “zona en reclamación”.

¿Cómo delimitar los espacios marinos cuando hasta ahora no se han resuelto los límites terrestres? ¿A quién pertenece la zona en reclamación? ¿Por qué Guyana ocupa ese espacio? ¿Por qué se adjudica la explotación de las aguas venezolanas? Y más aún, ¿Qué debe hacerse en este maremágnum de dimes, diretes e interpretaciones legales? El foro Situación actual de la reclamación de Venezuela sobre el Esequibo fue un acercamiento para responder estas preguntas.

La actividad se celebró la mañana de este miércoles en el auditorio de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB Guayana), donde se discutió el pasado, presente y alumbramiento sobre posibles escenarios sobre la delimitación territorial de Venezuela con Guyana.

El evento, auspiciado por Sociedad Civil Cachamay, el centro de políticas públicas Ifedec, y la UCAB Guayana, contó con las ponencias de Reynaldo Rincón y Sadio Garavini. El primero muestra una hoja de vida como asesor de cartografía nacional, en 1994; comisionado para la realización del mapa de la Capitanía General de Venezuela, en 1976; ex presidente de obras públicas del estado Bolívar y ex director de obras complementarias de CVG.

El segundo es abogado, doctor en ciencias políticas, y entre su lista de cargos públicos está el haber sido viceministro de justicia, embajador de Venezuela en Guyana entre 1980 y 1984, embajador asesor de la dirección de fronteras de la Cancillería de la República, embajador de Venezuela en Guatemala entre 1990 y 1997; y luego ante el Reino de Suecia, entre 1997 y 1999.

Memorias de una querella
La lectura de la declaración de principios de la Sociedad Civil Cachamay marcó el inicio del foro. Ahí destacaron su preocupación por la situación país al margen de organizaciones políticas, su necesidad por fortalecer la democracia, el ejercicio ciudadano y la construcción mancomunada de una mejor Ciudad Guayana.

A esto siguió la ponencia del ingeniero Reynaldo Rincón, que presentó una semblanza histórica sobre un proceso “muy doloroso” en el que Venezuela, por acciones y omisiones, terminó perdiendo terrenos que ahora son dominio del estado Guyanés. Él mismo recoge la esencia de su presentación en el título: La Guayana Esequiba, historia de un despojo, porque para él, la demarcación actual de la región venezolana no es más que una mutilación de su forma original. Y a su juicio, la más grande que haya padecido el territorio criollo.

Rincón ubicó los orígenes de las disputas terrenas a partir de 1493 con la bula Inter Caetera del papa Alejandro VI, con la que favorece a la corona española al concederle los terrenos del “nuevo mundo”. Consideró que el primer “atropello” contra Guayana se dio en 1887, cuando Venezuela permitió que 2 jueces estadounidenses representaran al país en un arbitraje que acordaron con Guyana (aún bajo el dominio de Gran Bretaña) para dirimir las diferencias. “Venezuela cedió su participación y desde ahí estuvo en desventaja”, explicó.

De ahí explayó una profusa sucesión de hechos cronológicos que dan fe de los de las maniobras políticas de la corona británica por apropiarse de los terrenos en disputa, y de Venezuela, por evitarlo. Su exposición concluyó con el escenario previo al Laudo Arbitral de París (1899), que a su juicio sería “el último paso antes de arrebatar los terrenos de la Guayana Esequiba a Venezuela”.

La reedición de un conflicto
El exembajador de Venezuela en Guyana, Sadio Garavini, explicó la situación más reciente del conflicto. Recordó que la disputa legal en el siglo XX se reanima en 1962 ante la inminente independencia de Guyana de Gran Bretaña. Esto marca el inicio de las negociaciones hacia el Acuerdo de Ginebra de 1966: un tratado en el que las partes acuerdan llegar a una solución pacífica y beneficiosa para ambos estados, así como la nulidad del Laudo Arbitral de París.

Las distintas interpretaciones de este acuerdo en cada uno de los países, y la imposibilidad de llegar a una solución en los cuatro años siguientes, llevaron a las partes a firmar el Protocolo de Puerto España en 1970, en el que se detendrían momentáneamente las discusiones sobre el caso.

Desde ahí no hubo mayores avances y cambios en las negociaciones, hasta que el expresidente de la República, Hugo Chávez, en 2004 habla de no poner más trabas a las negociaciones con Guyana. Es entonces cuando comienza un proceso de avances y presiones de los guyaneses para que Venezuela cese en su posición y conceda los terrenos en reclamo.

A eso le sigue la explotación de las tierras por parte de Guyana -en violación al Acuerdo de Ginebra, que prohíbe la explotación de los terrenos en disputa-, tal y como supuso el otorgamiento de concesiones a transnacionales petroleras sobre espacios marítimos no solo del espacio en reclamación, sino del propio Estado venezolano.

En otras aguas
El acuerdo entre los cancilleres de ambos países para la delimitación de las aguas debería ser, a juicio de Garavini, la ocasión perfecta para esclarecer no solo ese punto, sino también el de la tierra. “Guayana pareciera que quiere dejar a un lado la discusión de la zona en reclamación y e interesarse más por los espacios marítimos. A ellos no les interesa discutir sobre la zona, porque la situación actual los favorece”, explicó.

De ahí que propusiera la designación de un negociador de Venezuela a tiempo completo sobre el caso, pues aseguró que el actual encargado, Roy Chaderton, tiene tantos cargos que le imposibilita dedicar todo su esfuerzo en el reclamo de los terrenos. También propuso que el Estado esclarezca una vez más cuáles son sus límites con Guyana, recordando que en Derecho Internacional Público, “el silencio es una forma de otorgar”.

“Guyana ya dijo que sus territorios comienzan en Punta Barima (estado Delta Amacuro, y Venezuela no ha dicho nada todavía. Todavía no dice que nuestros límites son en la desembocadura del río Esequibo, y si no lo dice le estaría dando la razón a Guyana”, argumentó.

Sin embargo, y a manera de cierre, el doctor en ciencias políticas consideró que lo más importante, además de la voluntad política, es la creación de una verdadera conciencia ciudadana en el país y un sentimiento de arraigo que mueva a la opinión pública. Hacer que el reclamo del Esequibo se convierta en un sentimiento nacional y, de esa manera, impulsar una exigencia que, entre otros puntos, realce la soberanía de Venezuela.

Cantera ciudadana
El foro Situación actual de la reclamación de Venezuela sobre el Esequibo, celebrado este jueves en el auditorio de la UCAB Guayana, contó con la participación de los estudiantes del noveno grado del colegio Cristóbal Mendoza, guidados por la directora de la institución, Nancy de Cabrera.

La directora explicó que la iniciativa surge de la necesidad del plantel de formar ciudadanos críticos para el mañana, basados en aquella máxima quede sin conocimiento no puede haber críticas y propuestas.

Cabrera vio con beneplácito el desarrollo de la actividad, la cual consideró como importante para el reforzamiento de los conocimientos adquiridos en clase. Comentó que los alumnos asistentes desarrollarán ahora otras actividades relacionadas con la cuestión limítrofe entre Venezuela y Guyana, entre las cuales está la difusión del contenido a otros alumnos del colegio.
rsiverio@correodelcaroni.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tema relacionado


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog: Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”



Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968