viernes, 11 de octubre de 2013

Dejando Huellas por nuestro Esequibo


http://www.culturisima.com/tema19.htm
 Río  Cuyuní hasta comunidad de Etheringbang en  línea Esequiba o De facto 
Tomado de:



Luego de emprender satisfactoriamente nuestra expedición al Territorio Esequibo, efectuada entre los días 25 y 29 de septiembre del año en curso, y a raíz de unas contundentes declaraciones publicadas en un prestigioso medio de comunicación, se desencadenó una polémica que trascendió fronteras. Específicamente, al margen Este del rio Esequibo, un titular (denuncian abandono del Estado en límites con Esequibo) fue suficiente para servir como termómetro social ante un asunto que, de momentos oscila, entre destellos y letargos desde 1970.



Con nuestro viaje, intentamos realizar un breve análisis in situ, observando parte de las realidades sociales vigentes en la línea de facto, guardando como divisa, la ejecución de un ejercicio cívico de soberanía, brindándole la diversidad de nuestra venezolanidad, al área que sufrió, una leonina sentencia arbitraria. Dicho recorrido, el cual hemos venido realizando en varias oportunidades por vocación y con nuestros propios recursos, sirvió para enaltecer y sintetizar el deseo de muchos; que las autoridades y representantes políticos aparten sus convicciones ideológicas e incentiven, a un pacto nacional para la real y efectiva preservación de la Soberanía y la Integridad Territorial, como elemento fundamental, para el desarrollo del Estado.

Por nuestras acciones y declaraciones recibimos criticas, llamados de atención e incluso, fuimos señalados de mentirosos por nuestros compatriotas, y calificados como sujetos hostiles por la prensa guyanesa, sin embargo, entendemos que este tema desata pasiones y sobre ello, lo más importante es hacerle saber al pueblo venezolano y al mundo entero, que no estamos de brazos cruzados a la espera de unos dudosos “Buenos Oficios” que desestiman el clamor de una Nación.

Desde nuestra llegada a la zona en cuestión, fuimos bien recibidos por las autorida- des militares, quienes previa conversación y autorización de sus superiores, nos custodiaron durante los puntos que visitamos, entre ellos la B.S.T Isla de Anacoco,el puesto del Venamo, el pueblo de San Martín de Turumbán y por último, cruzamos el rio Cuyuní hasta pisar la comunidad de Etheringbang en nuestro Esequibo.

A pesar de haber conversado y estrechar amigablemente, las manos de militares guyaneses (pues las autoridades del área estaban al tanto de nuestra presencia) y luego, de ser fotografiados sigilosamente por un funcionario de la policía guyanesa, la prensa amarillista de Guyana tergiversó negativamente los hechos, calificándonos de invasores e incluso afirmaron, que sólo “buscábamos desestabilizar las relaciones amigables entre Guyana y Venezuela con nuestra visita”, la cual indicaron que se realizó el mismo día de la visita del Presidente Nicolás Maduro a este país (31 de septiembre) “con la finalidad de sabotear la presencia del presidente de Venezuela” lo cual en principio, es erróneo, pues estuvimos ahí el 28.

Al cruzar el rio Cuyuní con destino a Etherinbang, sostuvimos conversaciones con las personas del lugar, hicimos fotografías grupales e incluso, propiciamos la compra de productos venezolanos, los cuales fueron pagados en bolívares, todo ello bajo una mutua cortesía que luego de cuarenta minutos culminó, con un “hasta luego”. ¿Qué datos obtuvimos? Actualizamos puntos y coordenadas geográficas, observamos el crecimiento de asentamientos en la zona, comparamos los cambios ecológicos, percibimos el tráfico de combustible, los campamentos mineros y el paso de guyaneses al estado Bolívar, pero igualmente notamos que, muchos esequibanos desean ser venezolanos “de manera oficial”, con derechos, deberes y garantías.

Hoy, luego de la difusión de los acontecimientos, observamos que el tema está en el tapete; esperamos que dicho tapete no sea cubierto con alguna cortina de humo u otra noticia, y nuevamente el caso Esequibo, se congele como un “problema” sujeto a reacciones (por lo general defensivas).
Esperamos que las autoridades civiles, militares y la ciudadanía en general sigan apoyando la iniciativa de buscar una real, tangible y efectiva solución que satisfaga, los supremos intereses de Venezuela, afectados por esta humillante usurpación territorial que afecta, nuestra dignidad como República.
Exhortamos a la Armada Venezolana a retomar el patrullaje en el Delta del Orinoco y sobre la totalidad, de nuestra fachada atlántica. Exhortamos a las autoridades regionales del Edo. Bolívar a repavimentar las vías de acceso a San Martín de Turumban y Bochinche. Por último, reiteramos nuestro agradecimiento a la revista Culturísima, quienes creen y apoyan nuestra gesta. Nos vemos en la próxima entrega, queridos esequibanos.
¡CULTURÍSIMA... INFORMAMOS DIFERENTE!


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog: Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”



Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968