viernes, 30 de septiembre de 2016

La Política frente a la Razón de Estado: Esequibo y revocatorio




Luis Barragán
26 Septiembre, 2016

En los ya consabidos eventos internacionales, como la Cumbre de los No Alineados y la Asamblea General de las Naciones Unidas, el gobierno venezolano agotó todas sus diligencias verbales posibles, no sólo para intentar victimizarse, como si fuese objeto de una indecible y malévola conspiración imperialista, sino para tratar directamente de otros problemas como el de Siria, Palestina y el Guantánamo de Cuba. 

A pesar de la persistente, infundada y agresiva campaña, anunciada y adelantada por el gobierno guyanés, apenas hubo una rapidísima referencia, prácticamente anecdótica, de Aristóbulo Istúriz, vicepresidente de la República y jefe de la oficina que ha de velar por el Esequibo, en Margarita: la diplomacia de paz ayudará, balbuceó. Luego, en un breve video concedido al periodista Jorge Gestoso, como si él fuese el secretario general de la ONU o cosa parecida, en una nota prácticamente clandestina, la canciller venezolana le aseguró que se entrevistó con Ban Ki-moonpara solicitar el nombramiento del Buen Oficiante y ventilar la exclusiva disposición y explotación del territorio en conflicto por el vecino país, según el celoso seguimiento que caracteriza a la ONG.

Mi Mapa ( https://www.youtube.com/watch?v=ccnIsjH … e=youtu.be ).

Excepto la aludida y marginal nota dizque noticiosa, no se ha evidenciado otra tarea del gobierno venezolano que compense las diligencias estridentes, agresivas y agresoras del Georgetown y, mucho menos, ha informado al pueblo venezolano de la propia existencia de un conflicto en curso. Vale decir, en la materia, no hay una Política de Estado que nos comprometa y garantice el concurso de todos, en un asunto que elocuentemente nos concierne a todos, destacando la arrogancia y autosuficiencia de una cancillería que ha errado constantemente en la consideración y tratamiento del problema.

Pueblo venezolano, sometido a otras urgencias y que está debida y legítimamente representado en la Asamblea Nacional, por cierto. La instancia parlamentaria desconoce oficialmente los pormenores y la propia concepción estratégica gubernamental, sin que haya posibilidad de una mínima e indispensable información, como ni siquiera la hay en el aula escolar, por lo que, concluimos, deliberadamente auspicia y refuerza el desconocimiento general de una materia tan importante.

Al conducirse de un modo tan irresponsable, Maduro Moros pretende argüir una Razón de Estado que, en el fondo, privilegiado el sabotaje del muy constitucional proceso revocatorio, tiene por clarísimo objetivo el de prolongarse indefinidamente en el poder, así sacrifique la solución compartida y nada temeraria de los problemas que nos aquejan. Lo que ocurre con la materia esequibana ilustra demasiado bien la inaplazable necesidad de una Política de Estado que no, la burda y – por definición – oscura Razón de Estado que levanta hitos y pedestales en una gestión que, además de asegurar el hambre y la miseria de nuestro pueblo, desconociendo sus libertades, tampoco dejará territorio propio donde podamos sobrevivir.
@LuisBarraganJ


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar
Primera Edición

La Guayana Esequiba Zona en Reclamación
Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.
                                                                               

Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservó sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”
  







Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como   Mar    Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968