viernes, 28 de agosto de 2015

Informe Otálvora: Maduro desata tensión limítrofe con Colombia







Fecha: 29/06/2015


Nicolás Maduro rompió con el modus vivendi que Venezuela y Colombia mantenía en aguas del Golfo de Venezuela creando una crisis que, por ahora, es sólo diplomática pero que del lado colombiano comienza a adquirir ribetes políticos y militares.

Con un decreto de contenido militar emitido el 26MAY15, Maduro abrió simultáneamente dos frentes de conflicto externo, con Guyana y Colombia, las dos hipótesis de conflicto bélico manejadas por las Fuerzas Armadas venezolanas previo a que Hugo Chávez realzara la hipótesis de guerra contra EEUU. La emisión del decreto coincide con el inicio de la campaña electoral venezolana,  con un enorme deterioro de la base política del chavismo y con gran tensión en el interior de la alianza castrista-militar gobernante en Venezuela.
*****
El decreto 1.787 emitido por Maduro fue publicado el 27MAY15, creando y activando cuatro “Zonas Operativas de Defensa Integral Marítimas e Insulares” Zodimain. El analista político Manuel Malaver sostiene que el decreto le fue impuesto a Maduro por sectores militares. Una de las Zodimain incluye extensión marítima frente a las costas del Territorio Esequibo reclamado por Venezuela y detentado por Guyana, lo cual desató la reacción del nuevo gobierno guyanés. El 08JUN15, el gobierno Maduro reimprimió el texto del Decreto añadiendo un texto advirtiendo que la vigencia de la “Zodimain Atlántica” está condicionada por existir “un área marítima por delimitar” con Guyana. El caso Guyana ha sido definido por Maduro como una confrontación contra ExxonMobil, empresa que realiza exploración petrolera en lotes asignados por Guyana. En una estrategia pueril, Maduro busca diferenciar a la empresa concesionaria del gobierno de Guyana el cual ha otorgado decenas de concesiones petroleras en aguas bajo disputa con Venezuela sin que Chávez o Maduro protestaran oportunamente.
*****

El Decreto creó y activó una zona de defensa en la frontera con Colombia denominada “Zodimain Occidental”, la cual se proyecta sobre el Golfo de Venezuela y el mar Caribe a partir de un punto identificado como Castilletes (Hito 1 de la línea fronteriza terrestre entre Venezuela y Colombia) situado en la península de la Guajira. Las coordenadas que el Decreto señala para el Hito1, según expertos consultados para este Informe, estaría situado en una posición distinta a la del mojón que marca ese Hito. El Informe Otálvora del 13JUN15 ya había adelantado que el Decreto conllevaría a un pronunciamiento del gobierno Santos.

El Decreto define las Zodimain a partir de un listado de coordenadas geográficas, las cuales en el caso de la “Zodimain Occidental” incluye áreas que aún están sujetas a delimitación entre Venezuela y Colombia, tanto frente a las costas de la Guajira como en el Caribe. Como ya ha ocurrido en diversas ocasiones entre ambos países, la emisión de instrumentos que puedan ser interpretados como una delimitación unilateral de las zonas en disputa, suele ser protestada por la contraparte. Se trata de una rutina diplomática para evitar la llamada “aquiescencia”, dado que el silencio ante una decisión del otro país puede ser interpretado como consentimiento y ser alegado en futuras negociaciones. Pero Santos optó no sólo por dejar constancia escrita de su rechazo al Decreto sino que decidió exigir a Venezuela su derogatoria.

*****
La reacción oficial colombiana ante el Decreto 1.787 se produjo mediante dos documentos escritos y una declaración presidencial. El contenido de la Nota de Protesta entregada por la Cancillería colombiana al Embajador de Maduro en Bogotá el 17JUN15 no ha sido oficialmente divulgado por ninguna de las partes. Este Informe tuvo acceso a un texto el cual, según varias fuentes venezolanas consultadas, corresponde a la nota entregada por la canciller colombiana María Holguín al embajador Iván Rincón. El texto de la Nota de Protesta fue igualmente publicado en el portal Analítica regentado por Emilio Figueredo, experto venezolano en temas limítrofes. Mediante esa Nota, el gobierno Santos protestó el Decreto Maduro argumentando que “la jurisdicción correspondiente a la ZODIMAIN OCCIDENTAL, contemplan (…) como pertenecientes a la República Bolivariana de Venezuela porciones terrestres, áreas marinas y submarinas y espacio aéreo, que forman parte del territorio de la República de Colombia y otras que están pendientes por definirse entre nuestros países”. La Nota de Protesta colombiana pone en duda que las coordenadas publicadas por Venezuela correspondientes al Hito 1 (Castilletes) sean las oficialmente aceptadas por ambos países.

En consecuencia, Colombia solicita que la Canciller de Maduro, Delcy Rodriguez, “disponga lo necesario para corregir en lo pertinente, a la más más pronta conveniencia, el Decreto Presidencial (…) haciendo las modificaciones del caso y procediendo a su debida divulgación”. Igualmente propone reunir la “Comisiones Presidenciales Negociadoras (CONEG) a efectos de continuar trabajando en el análisis de posibles soluciones, como las obtenidas de común acuerdo hasta el 6 de octubre de 2007”. Es decir, Colombia pide a Maduro retomar las negociaciones limítrofes que el gobierno de Chávez adelantó con Andrés Pastrana y con Álvaro Uribe.
*****
La Canciller colombiana emitió el 21JUN15 un comunicado de prensa en el cual escuetamente informó sobre la Nota de Protesta entregada a Venezuela sin entrar en detalles técnicos. En esa nota pública, Santos pidió a Maduro “que se privilegie la sensatez cuando se trata de temas tan delicados como los que contemplan  la soberanía y jurisdicción marítima”.

El gobierno venezolano que en la última década asumió el estilo retórico de gruesos adjetivos de la cancillería cubana, emitió el 23JUN15 un Comunicado en respuesta a Colombia. En ese texto público no dio respuesta al contenido de fondo de la protesta colombiana ni se refirió al Decreto 1.787. La Cancillería venezolana se limitó a un pronunciamiento panfletario para “rechazar” lo que califica como “campañas antivenezolanas que se desarrollan en Colombia” acusando al gobierno Santos por “escandalizar y exagerar los chantajes y mentiras mediáticas en sustitución de válidos canales diplomáticos”. La Cancillería venezolana dijo  que “coincidimos en la realización de la Comisión Binacional de Alto Nivel (Coban), para conversar oportuna y eficazmente los temas de interés bilateral”, con lo cual la Canciller de Maduro equivocaba (intencionalmente o no) el mecanismo que Colombia invocaba que es la Comisión Negociadora encargada de los temas limítrofes. La Coneg es un esquema bilateral formal  creado en 1990 como comisión negociadora del tema de áreas marinas y submarinas. La Coban es una comisión informal integrada por ministros para tratar tema generales. No son lo mismo.
*****
Acusado simultáneamente por el uribismo y el pastranismo de no mostrar mano dura ante Maduro, Santos se pronunció el 23JUN15 sobre el tema. Santos subió la apuesta en este impasse con Maduro asegurando que el comunicado venezolano “no es una respuesta a nuestra protesta” y condicionando la celebración de una reunión bilateral a una previa “respuesta del Gobierno de Venezuela a la protesta formal que le hicimos”(…) “respuesta formal que espero se dé en las próximas horas”. Una semana después aún Maduro no responde a la protesta de Santos.
*****
El 31AGO07, para sorpresa incluso del gobierno colombiano, en medio de una de las lunas de miel con su archienemigo Alvaro Uribe, Chávez anunció que ya existía una propuesta para delimitar las fronteras marinas entre los dos países la cual sería afinada antes de diciembre de aquel año. El anuncio no dejaba de llamar la atención ya que una de las excusas esgrimidas por el golpista Chávez en 1992 fue  justamente las negociaciones con Colombia. De acuerdo a declaraciones emitidas el 22JUN15 por Giovanna De Michele, quien formó parte de la Coneg del gobierno chavista, los negociadores de Chávez llegaron a tener “varios proyectos muy interesantes sobre la mesa”. Justamente esos “proyectos” son los que la Cancillería colombiana busca reactivar ahora en respuesta al Decreto de Maduro.
El 12OCT07 Hugo Chávez se encontró con Álvaro Uribe en la Guajira colombiana, acompañados del ecuatoriano Rafael Correa, para la inauguración de un gasoducto que alimentaría con gas colombiano al estado Zulia. En esa ocasión Chávez y Uribe conversaron sobre la propuesta alcanzada una semana antes por sus negociadores para delimitar el Golfo de Venezuela. Esa propuesta se conoce entre los expertos limítrofes como la “Hipótesis Rondón-Gómez”, o el “preacuerdo Rondón-Gómez”. La revista Semana de Bogotá publicó en su edición del 28JUN15 el documento firmado por los negociadores de ambos países el 06OCT07 para delimitar las área marinas y submarinas.

Preacuerdo de delimitación del Golfo de Venezuela diseñado por los negociadores de los gobiernos de Hugo Chávez y Álvaro Uribe en 2007. (Imagen: Revista Semana)
Los choques entre Chávez y Uribe a propósito de las Farc paralizaron las negociaciones limítrofes a finales en 2007. Luego, en abril de 2009, se desató un pleito dentro de la comisión negociadora venezolana que estaba presidida por Pavel Rondón (Embajador en Bogotá para la época) acompañado del abogado Francisco Nieves Croes vinculado con la Armada venezolana y la profesora Giovanna De Michele. Nieves Croes acusó a sus colegas de comisión de haber llegado a un inconveniente preacuerdo con la contraparte colombiana encabezada por el empresario Pedro Gómez Barrero. Chávez, quien conocía (y habría aprobado, según Álvaro Uribe) el “preacuerdo”, ordenó a su canciller Nicolás Maduro la destitución de la comisión venezolana y la designación de nuevos miembros. Pero el tema del Golfo de Venezuela quedó nuevamente congelado, hasta ahora cuando Maduro lo revive con una delimitación de facto.
*****
Las reacciones en Colombia