domingo, 5 de abril de 2015

Guyana y sus pretensiones


Tomado de:

Manuel Donís11 de marzo 2015 - 12:01 am
El Gobierno de la República de Guyana ha decidido dar otro paso en firme en su política de ejercer su soberanía en los espacios marítimos de la Zona que reclama Venezuela desde 1966 en virtud del Acuerdo de Ginebra: La Exxon Mobil y su subsidiaria Esso Exploration and Production Guyana Limited  iniciarán para Guyana actividades exploratorias en busca de petróleo en el bloque denominado Bloque Stabroek, en la Zona en Reclamación. No se notificó al Gobierno venezolano previamente, tal como está contemplado en el Acuerdo de Ginebra.

Recordamos que Guyana en 1999 otorgó de manera unilateral tres concesiones a compañías petroleras internacionales en áreas marinas y submarinas correspondientes a la Zona en Reclamación y al delta Amacuro. Venezuela protestó y advirtió al vecino: “Ningún acto o actividad que se lleve a cabo mientras se halle en vigencia este Acuerdo [de Ginebra] constituirá fundamento para hacer valer, apoyar o negar una reclamación de soberanía nacional en los Territorios de Venezuela o la Guayana Británica”, a no ser de que sean el resultado de algún convenio logrado por la Comisión Mixta [inexistente para la fecha] y aceptado por escrito por ambos gobiernos (Art. V del Acuerdo de Ginebra).

Igual de grave fue que Guyana decidió colocar como límite occidental de dos de esos otorgamientos -Exxon y Century- la delimitación alcanzada en el Tratado de Delimitación de Áreas Marinas y Submarinas firmado entre Venezuela y la República de Trinidad & Tobago de fecha 18 de abril de 1990. Con esta acción colocó una barrera a Venezuela, negándole su derecho legítimo a la prolongación marítima del estado Delta Amacuro y su plataforma continental producto de los sedimentos arrastrados por el Orinoco.

Un acto hostil que obedeció a la política iniciada por Guyana desde 1990 al conocer el Tratado de Delimitación de Áreas Marinas y Submarinas firmado entre Venezuela y la República de Trinidad & Tobago, que nos aseguró una salida libre al océano Atlántico. Desde entonces nuestro vecino orriental ha buscado negociar por separado con Trinidad & Tobago; y con Barbados, pero no con Venezuela ¿Acaso con la pretensión de llevar a nuestro país a la Corte Internacional de Justicia a través de los mecanismos previstos en la Convención sobre el Derecho del Mar? Recordemos que Venezuela no firmó dicho documento porque lesionaba sus intereses en Los Monjes e Isla de Aves.

La Convención entró en vigor el 16 de noviembre de 1994, pero no impuso criterio alguno para la delimitación de Mar Territorial, Plataforma Continental o Zona Económica Exclusiva entre Estados adyacentes. Venezuela, además, mantuvo y ha sostenido de manera invariable el criterio de que la delimitación de los espacios marinos y submarinos debe resolverse por acuerdo entre las partes.
Ejercemos la jurisdicción y soberanía sobre las Áreas Marinas y Submarinas en el litoral del estado Delta Amacuro, correspondiéndole a la Armada Nacional Bolivariana la honrosa tarea. Pero en marzo de 2004 el presidente Hugo Chávez Frías declaró que nuestro país no se oponía a que Guyana otorgara de manera unilateral concesiones y contratos a compañías multinacionales siempre y cuando esto favoreciera el desarrollo de la región.

A partir de entonces Guyana decidió  radicalizar su posición. Y Venezuela, “a cambio de nada”, como expresó recientemente el ex embajador en Guyana, Sadio Garavini, perdió “una de nuestras pocas armas de negociación” y “Guyana tiene una poderosa razón más para no negociar”.

En septiembre de 2011 la canciller de Guyana, Carolyn Rodrigues-Birkett, anunció que su país solicitaría a la ONU extender su Plataforma Continental en 150 millas náuticas desde las 200 del límite de la Zona Económica Exclusiva. Dijo haber conversado con Barbados, Suriname, Trinidad & Tobago, pero no con Venezuela. Trinidad y Barbados no son países limítrofes con Guyana.

El Gobierno venezolano protestó y manifestó su preocupación porque su homólogo guyanés no informó previamente de la acción ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la ONU. Al día siguiente Guyana respondió y desmintió a la Cancillería venezolana -entonces el canciller era Nicolás Maduro- señalando que sí había informado de dicha solicitud en mayo de 2009 a la Embajada de Venezuela en Guyana. Se conoció que el Embajador venezolano en Georgetown había informado de inmediato a Caracas pero la Cancillería, luego de dos años, desconocía la Nota diplomática.

Pero Venezuela no protestó otro asunto importante que puntualizó Guyana en el documento de 2011: “no hay disputas en la región correspondientes a esta presentación, relativa a los límites exteriores de la plataforma continental” ¿Cómo que no hay disputas? Guyana desconocía la existencia de nuestra Reclamación y la existencia del Acuerdo de Ginebra.

El Tema sobre la Reclamación del Esequibo  se puso de nuevo sobre el tapete en 2013 a raíz de la detención de la embarcación Teknik Perdama en aguas de la Zona Económica Exclusiva venezolana por la fragata Yekuana de la Armada Nacional Bolivariana.

El Teknik Perdama es un barco de exploración petrolera con bandera panameña, operado por la compañía estadounidense Anadarkp Petroleum. El ministro de Ambiente de Guyana, Robert Persaud, confirmó que las transnacionales Esso y Anadarko “están participando activamente” en labores de exploración petrolera en el área marítima guyanesa. Según GINA [la Agencia Estatal guyanesa de Noticias] una de estas Compañías “está a punto de tomar una decisión sobre la movilización de un equipo de perforación” para comenzar estas labores.

El Gobierno venezolano exigió explicación a su homólogo guyanés  por la violación de nuestro espacio marítimo y “expresó su profunda preocupación por la manera en que embarcaciones extranjeras autorizadas por el Gobierno de Guyana irrumpen, sin la debida autorización, en el mar territorial y zona exclusiva de Venezuela”.

El 2 de junio de 2013 la canciller guyanesa manifestó que su gobierno reiteraría al margen de la Asamblea General de la OEA en Asunción, Paraguay, su petición a Venezuela para iniciar negociaciones sobre “una disputa en la frontera marítima que comparten”. Nos preguntamos: ¿Dejando de lado el territorio en Reclamación, pendiente de solución a la fecha, como es esto posible?

Y en diciembre de 2014 Guyana planteó llevar el caso del Esequibo a la Corte Internacional de Justicia. Rodrigues Birkett aseguró que los Buenos Oficios escogidos como medio de solución desde 1966 no habían dado resultados.

Y así llegamos a nuestros días, cuando el Gobierno guyanés se siente con suficiente fuerza para adelantar unilateralmente su política de explorar posibles yacimientos petrolíferos en los espacios marítimos de la Zona en Reclamación. En la Nota verbal emitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guyana de fecha 28 de febrero del año en curso,  se advierte al Gobierno venezolano que “desista de tomar cualquier acción que sólo podría resultar en obstaculizar el desarrollo de Guyana y de su gente y que estaría en contravención del derecho Internacional”.

Guyana está pescando en río revuelto ¿Su Gobierno actúa bajo la convicción de que la solidaridad revolucionaria privará sobre los intereses nacionales de Venezuela? ¿Actúa con la seguridad de que el Gobierno venezolano seguirá en su política de mantener la Reclamación bajo la figura de los Buenos Oficios y no irá más lejos, aún cuando la misma Guyana ha dicho que éstos no han funcionado y ha sugerido el Arbitraje o la Corte Internacional de la Haya?

Repetimos: Guyana está desconociendo el Acuerdo de Ginebra. Y descalifica la Reclamación venezolana. El día 1º de noviembre de 2013  la canciller  Rodrigues-Birkett  dijo ante la Asamblea Nacional de su país que la Reclamación venezolana era “ilegal” y “espuria”. En realidad,. Guyana ha sostenido desde 1966 que el objeto del Acuerdo de Ginebra es establecer la validez de la contención venezolana de que el Laudo de 1899 es nulo e írrito. Nos preguntamos: ¿Por qué firmó el Acuerdo de Ginebra? Al firmarlo reconoció la Reclamación venezolana y aceptó abrir el caso que se había cerrado con la decisión arbitral de 1899. Una inconsistencia difícil de mantener a la que Venezuela no ha sabido sacarle provecho.

Guyana al desconocer el Acuerdo de Ginebra considera que los  espacios marítimos frente a la Zona en Reclamación le corresponden por derecho propio, derivados del Laudo de 1899, al poseer el territorio continental.

Pero, además, la línea solicitada por Guyana parte de Punta Playa y colide con la línea de proyección venezolana en su fachada atlántica. Existe un claro interés guyanés por el área marina y submarina adyacente al delta del Orinoco, aspirando a zonas que corresponden a nuestra plataforma deltana e impedirían el acceso libre al Atlántico de caer bajo su jurisdicción.

No perdamos de vista que son dos tareas distintas, aunque estrechamente relacionadas, las que tenemos los venezolanos si realmente queremos llegar a una solución favorable en el Esequibo: una es buscar “soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia”; y el otro es hacer valer nuestros derechos marítimos en el litoral atlántico en virtud de la propia legislación existente, incluyendo el Tratado firmado con Trinidad &Tobago, en el supuesto de que el arreglo territorial no contemple para Venezuela la zona comprendida entre Punta Barima y la desembocadura del río Esequibo.
Apoyamos la posición asumida por el Gobierno Nacional ante esta nueva escalada guyanesa, cuando en el Comunicado de fecha 03 de marzo “deplora” la actitud del vecino y señala que se reserva todas las acciones que en el campo diplomático y del Derecho Internacional sean necesarias “para defender y salvaguardar la soberanía e independencia de nuestra Patria en el marco del diferendo limítrofe sobre la Zona en Reclamación del Esequibo”.

El Gobierno Nacional ratifica “la plena vigencia” de su Reclamación convoca a todos los venezolanos a defender la integridad territorial. Y hace un llamado a su homólogo guyanés para que se restablezca a la brevedad el mecanismo de los Buenos Oficios [con lo que no estamos de acuerdo] “pero sin reservas ni equívocos”.

El asunto es grave y no debe quedarse en este Comunicado. El Gobierno venezolano debe:

1.- Exigir el cumplimiento del Acuerdo de Ginebra y buscar una solución práctica y satisfactoria al conflicto territorial.  Aprovechar el interés de Guyana en ampliar “sus” espacios marítimos y replantear algún medio de negociación, pero no los Buenos Oficios, que la misma Guyana descarta.

2.- Mantener el criterio de que la delimitación de los espacios marinos y submarinos debe ser resuelto por acuerdo entre las partes, previo arreglo de la frontera terrestre entre las dos naciones [subrayado nuestro]. Esta debe ser la condición irrenunciable. Debe reafirmar públicamente que la salida libre al océano Atlántico no es negociable.

3.- No puede dejar de pronunciarse sobre los actos unilaterales que ejecute o pretenda ejecutar Guyana en la Zona en Reclamación y en el Mar Territorial, Zona Económica y Plataforma Continental de dicha zona. Debe mantener el patrullaje en su fachada atlántica. La Armada debe seguir ejerciendo la soberanía en estos lugares.
4.- La politización del diferendo no debe seguir existiendo. El asunto requiere una política de Estado producto del consenso de todos los venezolanos.

5.- Dejar de lado la figura del Buen Oficiante y designar de inmediato un negociador-facilitador a tiempo completo para este asunto.

Pero para lograr estos objetivos debe existir voluntad y sinceridad política para resolver la Controversia. Sin exclusiones de ningún tipo. Todos somos venezolanos.

¿Qué más le vamos a permitir a Guyana? ¿Qué además de ejercer soberanía sobre las áreas marinas y submarinas entre Punta Barima y la desembocadura del Esequibo; y  perder la Reclamación Territorial, algún día tengamos que acudir a una Corte Internacional, presionados por nuestros vecinos para delimitar con ellos nuestra salida al Atlántico?

La definición ideológica de los gobiernos debe ser un factor ajeno a la integridad territorial del país ¿No lo está demostrando Guyana en los actuales momentos, cuando está recibiendo el apoyo del Gobierno de Estados Unidos? ¿Dónde quedó la solidaridad entre dos gobiernos socialistas?

El Comunicado del Gobierno venezolano “considera inaceptable por injusto” el Comunicado guyanés; y se muestra “sorprendido” por la posición del país vecino. Hay que dejar de lado la política errática frente a Guyana, Estado pequeño que está dando lecciones de cómo llevar adelante una  política exterior que salvaguarda sus intereses.

En política exterior los países no se rigen por sentimientos ni por lazos de hermandad sino por intereses.

¿Dejaremos pasar una vez más este serio incidente? En Derecho Internacional público el silencio otorga, al demostrar “aquiescencia”.


2005 La Guayana Esequiba – Zona en Reclamación. Instituto Geográfico Simón Bolívar  Primera Edición

Nota del editor del blog:

Al referenciarse a la República Cooperativa de Guyana se deben de tener en cuenta los 159.500Km2, de territorios ubicados al oeste del río Esequibo conocidos con el nombre de Guayana Esequiba o Zona en Reclamación sujetos al Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Territorios estos sobre los cuales el Gobierno Venezolano en representación de la Nación venezolana se reservo sus derechos sobre los territorios de la Guayana Esequiba en su nota del 26 de mayo de 1966 al reconocerse al nuevo Estado de Guyana:

“...por lo tanto, Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado, el que se sitúa al este de la margen derecha del río Esequibo y reitera ante la comunidad internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre la zona que se encuentra en la margen izquierda del precitado río; en consecuencia, el territorio de la Guayana Esequiba sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con el nuevo Estado de Guyana, a través de la línea del río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico...”


LA GUAYANA ESEQUIBA

http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2008/01/la-guayana-esequiba.html



Terminología sobre cómo referenciar la Zona en Reclamación-Guayana Esequiba.





Mapa que señala el Espacio de Soberanía Marítima Venezolana que se reserva, como Mar Territorial mediante el Decreto Presidencial No 1152 del 09 de Julio de 1968