miércoles, 18 de junio de 2014

Agente chileno perfila tres escenarios de defensa en demanda boliviana ante la CIJ y critica politización del caso


http://www.la-razon.com/nacional/demanda_mar%C3%ADtima/Agente-escenarios-boliviana-CIJ-politizacion_0_2070992925.html

Tomado de:


El agente chileno en la demanda boliviana, Felipe Bulnes, cuestionó el hecho que la clase política pretenda ‘pautear’ la acción del Gobierno en la demanda boliviana ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y considera que en muchas posiciones hay demagogia y populismo. Revela que ‘tiene limitaciones de reservas’
La Razón Digital / Carlos Corz / La Paz

14:59 / 15 de junio de 2014
El Agente chileno Felipe Bulnes aseguró que en su país politizaron el escenario de respuesta a la demanda presentada por Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con intensiones de pretender ‘pautear’ el accionar de la administración de la presidencia Michelle Bachelet con posiciones incluso, afirmó, demagógicas y populistas. Anunció una defensa política y diplomática, paralela a la jurídica, en el caso.

Bulnes habló de esa situación en una entrevista concedida y publicada hoy en el portal digital de La Tercera, donde cuestionó el accionar de la clase política de su país frente a la demanda boliviana ante la CIJ que apunta a que se obligue al demandado a sentarse en la mesa de negociación en busca de una salida soberana al Pacífico.

“Estoy completamente en desacuerdo y profundamente preocupado por el clima político que se ha ido instalando en el caso frente a Bolivia”, señaló y añadió: “Me parece completamente inapropiado que actores políticos relevantes de este país, rompiendo un precedente que ha sido la unidad y la responsabilidad con que se enfrenta un caso de esta naturaleza, busquen pautear la forma en que Chile debe defenderse ante la Corte Internacional de Justicia”.

Expresidentes, excancilleres, jefes de partidos políticos y miembros de las comisiones de Relaciones Exteriores del congreso chileno coincidieron en plantear a Bachelet objetar la competencia de la CIJ en la demanda boliviana. Dejaron al Ejecutivo definir el momento, ya que, según procedimientos, puede hacerlo hasta el 15 de julio o en febrero de 2015, cuando presente la contramemoria.

El Agente en la demanda cuestionó, precisamente, esos pronunciamientos cuando, sostuvo, en estos casos debe mantenerse reserva. Anunció que será enfrentada la demanda en tres escenarios y negó la posibilidad de que Santiago no se defienda, como sugirieron algunas voces desde el ámbito político.

“Estamos todos de acuerdo que en el caso con Bolivia vamos a llevar adelante una defensa política y diplomática, paralela a la jurídica. En eso estamos todos de acuerdo, en enfrentar este caso en todas sus dimensiones. Insisto, pero lo que no corresponde es que se busque pautear cuál debe ser la estrategia jurídica chilena”, insistió Bulnes.

Bolivia presentó el 15 de abril los alegatos de la demanda, entregada el 24 de abril de 2013, con la que apunta se obligue al demandado a sentarse a negociar una salida soberana al Pacífico en virtud a los derechos expectaticios creados con las propuestas de solución presentadas a lo largo de la historia. Santiago tiene plazo hasta el 18 de febrero de 2015 para responder a los argumentos bolivianos o solicitar la incompetencia del tribunal, que también puede hacerlo de forma preliminar hasta el 15 de julio.

 Bulnes reveló que se ve limitado a brindar detalles sobre el futuro accionar chileno a la clase política, porque ve puede ser ventilado en los medios de comunicación. “¿Cómo vamos a discutir públicamente detalles de la estrategia?, si incluso, como agente, tengo limitaciones de reserva. ¿Cómo les voy a anticipar a los demandantes y a la corte, a través de la prensa cuáles son las fortalezas y debilidades de tal o cual curso de acción?”, cuestionó.

El vicepresidente  Álvaro García advirtió el jueves 12 que Chile se ubicará al margen de la legislación internacional y se aislará de las reglas de convivencia pacífica en caso de que finalmente objete la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en la demanda que Bolivia interpuso en busca de un diálogo bilateral  para una salida soberana al Pacífico.