viernes, 4 de abril de 2014

En San Juan, la colección más grande de libros de Malvinas


http://www.tiempodesanjuan.com/notas/2014/4/2/juan-coleccion-grande-libros-malvinas-53634.asp

Tomado de:

2 de abril: Día del veterano y de los caídos en la guerra

Es de la familia Montaño-Rodríguez, ambos profesores de Historia. El hermano de Montaño murió en Malvinas y su madre es una de las primeras luchadoras por el reconocimiento de los muertos en la guerra. Por Viviana Pastor.

miércoles, 02 de abril de 2014

Por Viviana Pastor
Son casi 200 libros sobre Malvinas escritos por argentinos, ingleses, brasileños, franceses, hasta una tesis doctoral realizada en Italia, forman parte de la Colección Sanjuaninos Caídos en Malvinas, de la familia Montaño – Rodríguez, y es la más grande de Cuyo y Norte del país.

La colección cuenta con algunas joyas como el primer libro que se escribió sobre el tema,  “Las Islas Malvinas”, del francés Paul Groussac,  quien murió en Buenos Aires. Groussac fue el primero en documentar y demostrar que las Malvinas pertenecen geográficamente y políticamente a la Argentina, en 1910.

Los dueños de la colección, el matrimonio formado por Miguel Montaño y Analía Rodríguez, son profesores de Historia, pero su pasión por Malvinas tiene un componente sentimental: El hermano de Montaño, Agustín Hugo, fue el primer sanjuanino que murió en la guerra de Malvinas, mientras prestaba servicio como miembro de la Fuerza Aérea.

“Todo comenzó el 2 de abril, cuando nos levantamos y nos enteramos que habíamos tomado Malvinas, yo tenía 18 años. Mi hermano había enviado una carta contándonos que estaba en  las islas. Nos dio mucha tristeza y temor por lo que podría pasar. Una mañana apareció en la puerta de casa un Falcon de donde se bajaron dos oficiales. No hizo falta que hablaran, inmediatamente nos dimos cuenta, nos abrazamos y lloramos. Luego le dijeron a mi madre que su hijo había caído en Malvinas dando su vida por la patria. Ahí comenzó mi obsesión por tener todos los diarios, revistas y libros que hablaran del tema”, contó Miguel.

Así se inició la colección que hoy es la más importante de Cuyo. También tiene copias de cartas de ex combatientes enviadas a sus familiares en San Juan y portadas de los diarios de la época.

El ostracismo que se produjo después de la pérdida de esa desequilibrada guerra, hizo que por muchos años nadie hablara del tema. “Esta indiferencia de la gente y el olvido de los caídos en Malvinas, 649 argentinos y 23 sanjuaninos, me enojó y sentí la necesidad de indagar sobre lo que había pasado, ahí empecé a estudiar Historia”, aseguró Montaño.  

Estudiando la carrera conoció a su actual esposa, quien se sumó con la misma pasión al tema Malvinas y juntos escribieron el libro “Malvinas, su historia. San Juan, sus héroes”. La mayoría de esos libros fueron distribuidos en escuelas de la provincia.

Algo que le costaba asumir a la familia era no saber dónde estaba el cuerpo de Agustín, su madre, Pascuala de Montaño, se convirtió en una de las primeras luchadoras por el reconocimiento de los soldados caídos. Pascuala quería saber dónde estaba enterrado su hijo y en 1992 pudo visitar el cementerio donde los ingleses habían enterrado a los soldados argentinos en Malvinas.

Los profesores siguen comprando libros y reciben todo tipo de donaciones de material relacionado. Los libros se pueden consultar pero no se prestan, ya que algunos que fueron prestados no los pudieron recuperar. Pero están dispuestos a fotocopiar si algún docente o alumno quisiera investigar el tema.

La idea es que en el futuro la colección forme parte de una biblioteca especializada.
Pareja de escritores

El primer libro que escribieron juntos Miguel y Analía fue sobre el poncho sanjuanino, que hasta entonces no estaba difundido. Investigaron sus orígenes y significado y lograron que el Gobernador reemplazara el poncho rojo que usaba en el Cruce de Los Andes por el poncho beige que es el local.

Después escribieron el libro de Malvinas; y el último es uno sobre la historia de la Cabalgata a la Difunta Correa, que esta pronto a editarse.

La familia Montaño pertenece a la agrupación FACAMA, Familiares y Amigos de Caídos en Malvinas. Se dedican a dar charlas en las escuelas durante todo el año para difundir el tema y que no caiga en el olvido.

El primer sanjuanino caído en Malvinas

Agustín Hugo Montaño tenía 25 años cuando lo mandaron a Malvinas, el trabajaba en la Fuerza Aérea como especialista en los aviones Pucará, tenía esposa y un hijo en Santa Fe. 

En la mañana del 1 de mayo comenzó un ataque de los ingleses en Puerto Darwin, en la isla Soledad, sonó la alarma y Agustín trataba de hacer arrancar un avión. Aparecieron los Sea Harrier, aviones ingleses, “podría haber corrido y salvar su vida pero siguió intentando arrancar el avión y cayeron las bombas. El avión donde estaba mi hermano tenía bombas y explotó todo. Ahí murieron 8 argentinos entre ellos Agustín”.

Cuando los ingleses retoman el control de las islas levantaron los cadáveres e hicieron una fosa común en la misma zona, donde enterraron todos los cuerpos. “Deducimos que en el campo de batalla había cuerpos desarmados, pedazos de cuerpos y por eso no hay seguridad cuantos hay, pero creemos que son unos 300 en la fosa común”, contó Miguel.

En el 2007, gracias a una ley provincial, se impuso el nombre “Cabo Principal de la Fuerza Aérea Argentina suboficial Agustín Hugo Montaño” al ex barrio Hualilán Sur.