martes, 18 de marzo de 2014

Rusia comparó a Crimea con el conflicto por las islas Malvinas


http://www.clarin.com/mundo/Rusia-comparo-Crimea-conflicto-Malvinas_0_1102089930.html

Tomado de:

El canciller ruso dijo que la península significa más para Moscú que las islas del Atlántico Sur para Gran Bretaña.


De espaldas. Kerry camina junto a su par ruso Lavrov, en los jardines del embajador de EE.UU. en Londres./ EFE

Cómo nos ven: Contradicciones detrás de la crisis por Crimea.
Etiquetas
PARIS. CORRESPONSAL - 15/03/14

A 48 horas del referéndum en Crimea para decidir si anexan la península a Rusia, la crisis en Ucrania volvió el viernes a incendiarse peligrosamente. Las conversaciones en Londres entre el canciller norteamericano John Kerry y el ruso, Serguei Lavrov, no consiguieron llegar a un acuerdo para anular la consulta de mañana que Occidente considera “ilegal” y “una excusa rusa” para sumar Crimea a su territorio. El canciller moscovita comparó ahí la situación de Crimea con el conflicto de las Malvinas al sostener que “Crimea significa muchísimo más para Rusia que las Falkland (sic.)–nombre que Londres le da las islas– para el Reino Unido o las islas Comoros para Francia”.

Las sanciones occidentales a Moscú se conocerán el lunes e incluirán congelamiento de fondos y restricciones a viajes y visas, aun a personajes cercanos al presidente Vladimir Putin.

A ese belicoso clima se suma el despliegue de más de 10.000 tropas de artillería rusas en la frontera con Ucrania, cuyo gobierno considera que se aprestan a invadir – con la excusa de defender a los ciudadanos rusos parlantes del este del país– luego que un enfrentamiento entre pro rusos y antiucranianos finalizara con un muerto en Donetsks, la ciudad de rusos parlantes en Ucrania. Se trata de un incidente que Kiev considera “provocado por Moscú” para justificar la ocupación en el este del país.

Durante cinco horas, Kerry presionó al canciller ruso Lavrov para que posponga el referéndum, que decidirá si Crimea, donde se encuentra la flota rusa del Mar Negro, y de mayoría rusa, se anexa a Rusia o sigue perteneciendo a Ucrania. Le preguntó sobre el masivo despliegue de tropas y las maniobras de tanques y municiones en la frontera rusa con el este de Ucrania, en lo que podría ser el mayor ejercicio militar ruso desde la Guerra Fría. Pero Lavrov no dio explicaciones ni ofreció concesiones para reducir la tensión.

En una rueda de prensa posterior, describió las conversaciones como “productivas”, donde cada sector había expuesto “sus posiciones” pero sin conseguir “una visión común”. En el diálogo con los periodistas y como una forma de reafirmar su punto de vista sobre la península en disputa fue cuando hizo la comparación con Malvinas y el Reino Unido.

Kerry, en una conferencia de prensa separada advirtió que EE.UU. no reconocerá el referéndum y que habrá costos para Rusia si avanza. Describió la consulta como una “puerta de atrás para la anexión” de Crimea.

Agregó que discutió con su par ruso “los ejercicios militares” en la frontera rusa con el este de Ucrania, “el nivel de tropas que están desplazadas y su propósito”.

Europa y EE.UU. exigen que los militares rusos se retiren a sus bases en Crimea, que se acepten monitores de la Organización de Seguridad y Coordinación europea, y que Rusia y Ucrania dialoguen directamente. El canciller ruso respondió que él llevaría estas propuestas a Putin. Kerry respondió que quería ver “acciones y no palabras”.

“No hay una necesidad de una estructura internacional para resolver las relaciones entre Ucrania y Rusia”, dijo el canciller de Vladimir Putin. Kerry insistió que Moscú “desescale la crisis”. Lo acusó de crear “hechos en el terreno”, que van a impedir una resolución con respeto de la integridad y soberanía de Ucrania.

Aún advertido sobre el muerto en Donetsk ayer en los enfrentamientos entre pro rusos y pro ucranianos, Lavrov dijo que el referéndum seguía adelante. Un comunicado de la cancillería rusa inquietó a Washington. En él Rusia se reserva el derecho a intervenir en Ucrania para proteger vidas de ciudadanos rusos que viven allí. En Europa y en Estados Unidos t emen que Putin no se detenga en Crimea y quiera avanzar en el este y sur de Ucrania.

Kiev considera estos movimientos como una amenaza a la OTAN misma, que ha desplegado aviones Awacs en el borde de Rumania y Polonia, ante el temor a que Rusia haga movimientos de tropas, ante la inquietud de los países que fueron antes parte de la Cortina de Hierro. Las mismas preocupaciones se extienden a los países bálticos. En EE.UU., Obama, volvió a expresar la esperanza de una détente del conflicto que acabe con la crisis.