viernes, 17 de enero de 2014

Londres juega la dama para vigilar Malvinas


http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=724674

Tomado de:

Por: Edgardo Aguilera


Sarah capitana: en marzo estará en Puerto Argentino la fragata Portland, comandada por una mujer, la primera de su país que alcanza ese cargo.
El 13 de enero pasado el Gobierno británico anunció el despliegue del navío de guerra que con habitualidad se encarga de la protección de Malvinas.

El comunicado en el portal de la Royal Navy (Armada británica) se conoció a poco de las declaraciones del flamante secretario de Asuntos Relativos a las islas Malvinas, Daniel Filmus, quien advirtió que se buscará "castigar" con prisión a las empresas pesqueras y petroleras que intenten operar en el archipiélago sin autorización de Argentina.

La fragata tipo 23 HMS Portland, que reemplazará a su gemela Richmond en las funciones de custodia de las Islas zarpó desde la base naval de Devonport con el tiempo suficiente para arribar a la zona de operaciones próxima al archipiélago a mediados de marzo. En esta renovada payada mediática el Reino Unido aceptó el contrapunto y respondió con política de género: por primera vez despliega una nave para custodia de las islas que está comandada por una mujer, la capitana de fragata Sarah West. En el comunicado de la Royal Navy se lee que su designación es un hito en la marina inglesa, es la primera oficial femenina al mando de un buque de línea, se define así a los navíos de guerra con capacidades ofensivas importantes (artillería, misiles, antisubmarinos y antiaéreos, entre otras). "He prestado servicios en la marina por 18 años y el despliegue con este buque es la culminación de mi carrera", declaró West en el sitio naval oficial.

Un día después, el 14 de enero por la tarde, Filmus retomó el contrapunto en compañía del ministro de Defensa, Agustín Rossi, ambos se comprometieron a "profundizar los mecanismos de coordinación para el control del tránsito marítimo y regulación de la navegación comercial entre puertos continentales argentinos, las Islas Malvinas, Georgias, Sándwich del Sur y sus aguas adyacentes", dice la gacetilla.

El compromiso involucra acciones en el plano militar, en la Armada Argentina, la Fuerza Aérea y la Prefectura Naval, instituciones que tienen a cargo las actividades reseñadas por Filmus y Rossi. Implicaría más patrullas oceánicas y monitoreo electrónico (radares) para control efectivo en cercanías de la milla 200 con medios que claman renovación.


El escudo militar británico en torno de islas surgió al término del conflicto de 1982. El Reino Unido planificó la presencia marítima permanente ("Para proteger intereses estratégicos nacionales" dice la doctrina), que abarca las islas Malvinas, las Georgias y las Sandwich del Sur. Se cumple con un buque de primera línea, destructor o fragata; un buque logístico de la Real Flota Auxiliar (RFA), rotan cada 7 meses y un patrullero oceánico, el HMS Clyde con asiento permanente en el puerto local.

La operación, denominada Patrulla Atlántica Sur (Atlantic Patrol Task South, en inglés), tiene el objetivo de ser la primera respuesta a una eventual crisis o tensión militar y quedaría a cargo del comandante del buque de línea, en este caso la capitana West. A este despliegue se agrega un submarino de ataque con capacidad nuclear, enviado a intervalos regulares, cuyos movimientos no se publicitan. Esta política ha sido cuestionada por el canciller Héctor Timerman, quien hizo presentaciones ante el secretario general de las Naciones Unidas sobre la militarización del Atlántico sur por parte de Gran Bretaña.