domingo, 27 de octubre de 2013

Vida y naturaleza en las Islas Malvinas


http://www.cronista.com/3dias/Vida-y-naturaleza-en-las-Islas-Malvinas-20131025-0021.html

Tomado de:

El archipiélago situado en el mar Argentino tiene una fauna tan interesante como su historia misma. Una alternativa turística en el lugar menos pensado.


Apasionante y misteriosa como pocos destinos, las Malvinas están integradas por dos islas principales, Gran Malvina y Soledad, y por alrededor de 700 islas menores, islotes y peñones que conforman un archipiélago de más de 12 mil kilómetros cuadrados. Su territorio fue, desde siempre, un codiciado punto de conquista, no sólo por su paso estratégico hacia el Océano Pacifico, sino también por sus riquezas naturales, y sobre todo, el tan buscado petróleo.

Históricamente, y hasta el año 1979, la caza de lobos y elefantes marinos, pingüinos, ovejas y ballenas en las islas fue indiscriminada. Luego, afortunadamente un grupo de naturalistas fundó la Falkland Island Foundation (FIF), que con el paso del tiempo fue incorporando adeptos. Así, en 1991 se creó oficialmente la asociación no gubernamental Falkland Conservation que vela por los intereses de los animales y es apoyada por el Gobierno de las islas.

Para los amantes de la fauna y la flora y el turismo no tradicional, el Volunteer Point de la Isla Soledad es el mejor lugar para comenzar a recorrer estos paraísos no muy explorados. Se caracteriza por albergar una colonia de alrededor de 10 mil pingüinos, entre Magallánicos, Papua y los imponentes Rey, que son los más grandes de Sudamérica. Sin embargo, la vida de los pingüinos Rey en las Malvinas no siempre fue tan feliz, ya que en el pasado estuvieron a punto de extinguirse. Es que durante muchos años, se los cocinaba vivos para extraer unos 2 litros de aceite por animal que era utilizado como combustible de lámparas, por lo que en esta colonia habían quedado solamente 30 ejemplares. Hoy en día, el Volunteer Point es una estancia privada declarada Reserva Nacional para asegurar la continuidad de las especies que allí habitan y para sostener el constante crecimiento de sus colonias.

Un sinfín de islas
Otro punto de interés dentro de las Malvinas es Carcass Island, una isla de 2 mil hectáreas situada en el extremo noroeste del archipiélago que también posee una gran colonia de pingüinos Papua. Esta especie fue la primera en llegar a sus costas para reproducirse y, a diferencia de los pingüinos Rey que viven todo el año en la colonia, lo hacen seis meses en tierra y los otros seis meses en el mar. Como casi todas las islas que integran las Malvinas, Carcass Island es privada y los dueños abren sus puertas a los turistas. En cambio, Sea Lion Island pertenece al gobierno y tiene un lodge preparado para recibir un mayor número de turistas que el resto. Allí se encuentra la mayor concentración de cormoranes imperiales de la zona.

Otro sitio ineludible en un viaje a las Malvinas es la West Point Island, que ostenta la mayor colonia de albatros de ceja negra del mundo. Las hembras de esta especie ponen un huevo cada tres años, por eso el cuidado de estas colonias es de vital importancia, ya que allí las aves vuelven después de una década a reproducirse.
Para viajar dentro de la isla se utilizan los aviones FIGAS (Falkland Islands Government Air Service), que realizan vuelos diarios entre la mayor parte de ellas. Las pistas de aterrizaje son de césped y los dueños de las islas son los encargados de estar presentes tanto en los aterrizajes como en los despegues, con los elementos de seguridad necesarios ante cualquier eventualidad. Por lo tanto, el sistema interisleño de aviación es simple pero organizado y seguro.

Si bien las Islas Malvinas son sinónimo de uno de los períodos más oscuros de la historia argentina, el archipiélago tiene mucho para ofrecer a los amantes de la naturaleza. A pesar de tanta muerte, allí también hay vida.