martes, 1 de octubre de 2013

Debemos deschavetizar la reclamación de la Guayana Esequiba Parte. I



Mas claro no pudo haber sido 


A 114  años de la sentencia espuria del Tribunal Arbitral de París,  del 03 de octubre de 1899. Debemos de Deschavetizar la Reclamación, de la Guayana Esequiba.

Oscar José Márquez

Visita a Georgetown contradicciones del Socialismo del siglo XXI
Ante la visita del pasado 31 de agosto del Sr. Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro,  a la República Cooperativa de Guyana, en la cual dio unas  tristes, lamentables, y comprometedoras  declaraciones,  que afectan el sentir venezolano por la venezolanidad del Esequibo. Y que la prensa de este país reseño como:
Reassuring words from President Maduro o las “palabras tranquilizadoras del Presidente Maduro…” 

Declaraciones con  las cuales, el Sr. Nicolás Maduro  distorsiono  la realidad histórica, jurídica y social de la justa reclamación de la Nación venezolana,   por los territorios ubicados al oeste del río Esequibo. Actitud esta del primer magistrado de la República en  franca  violación  e irrespeto a la Constitución venezolana y  a su evolución constitucional, al declarar  contra principios fundamentales de la institucionalidad Americana como el utis possidetis juris y venezolana como los son los principios de la integración, evolución político- territorial, e inalienabilidad  de nuestra Nación.

Al establecer y señalar todas las constituciones  de la República la definición del territorio nacional con referencia al que correspondió a la Capitanía General de Venezuela, antes de la transformación político de 1810.

Esta actitud de entrega renuncia o desconocimiento nos  deben de llevar a efectuar profundas, amplias y sinceras reflexiones sobre la cuestión de límites no resueltos al este de Venezuela, que han colocado  indudablemente el   tema del “Esequibo”,    ante la agenda  de la opinión  pública nacional e internacional por cerca  de más de un mes y  que aun hoy en día  produce una que otra información al respecto.

Ante la cuestión de límites no resueltos entre Venezuela, y el Reino Unido de la Gran Bretaña  en:

1er. Lugar: A partir de 1841  por los límites con   la antigua colonia del Berbice-Demerara-Esequibo. Como se le denominaba    hasta 1831 y Guayana  inglesa a partir de ese entonces, (pero que geógrafos e historiadores seguían llamando Demerara hasta fines del siglo XIX y principios del XX).  Cuando comenzó expandirse hacia el oeste usurpando los territorios de la Nación venezolana.

2do.  Lugar: a  partir de 1966,  al independizarse la colonia de la Guayana  Inglesa o Británica   y  constituirse en la República de Guyana.  Y posteriormente adoptar la denominación de República Cooperativa Guyana,  que fue reconocida como tal por Venezuela.  Solo  a partir de la margen derecha del río Esequibo o sea hacia los territorios ubicados al este del referido río.

Que durante  cuarenta y siete años se ha negado a honrar el  Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966, que establece en su Artículo I,  “…buscar soluciones satisfactorias para el arreglo práctico  de la controversia…”  evadiendo así mismo los mecanismos de solución pacifica  del Artículo IV (2) del citado Acuerdo de Ginebra.

Por lo tanto se hace necesario e imprescindible  como integrantes de la Nación venezolana, frente al derecho y al deber  de mantener la integridad e inalienabilidad territorial venezolana.

Ante la  inacción, renuncia, entrega o enfriamiento de la referida reclamación territorial. Por motivos eminentemente ideológicos, así  como la  de obtener poder político ante los países anglo caribeños,  de la comunidad socialista-comunista internacional, y de otra índole que aun no hayamos podido determinar.

A separar, limpiar,  depurar,  desmontar,   la socio cultura de lo que llamaríamos  la herencia del fallecido presidente Hugo Rafael Chávez Frías,  o pos chavismo.  A  deschavetizar, la reclamación, reivindicación, recuperación  o unificación de los territorios al oeste del rio Esequibo conocidos como la  Guayana Esequiba; Zona en Reclamación; Territorio Esequibo; Territorio en Reclamación; Zona en Litigio; Zona en Controversia; la  Cuestión de límites de Guayana;  o simplemente, El  Esequibo. Que nos permita borrar las consecuencias funestas de la educación y de cultura Chavista.

Ante la distorsión y negación de los derechos históricos, jurídicos, y sociales de la Nación venezolana,  como lo señaláramos anteriormente por parte de los dirigentes e integrantes  de la Revolución Bolivariana o socialista de siglo XXI, en base a premisas falsas de que el origen de la reclamación obedece al imperialismo británico,  a   la herencia del colonialismo, a la actitud anticomunista de Venezuela o a las maniobras de Acción Democrática.

Justificando así su Impericia, imprudencia, o negligencia, en base conceptos e ideas injustificables  como los sueños  de Simón Bolívar de crear una patria grande; la creación de la  Nación Suramericana; del concepto marxista-leninista-comunista de la no existencia de las  fronteras.  Y de la decisión política venezolana unilateral de llevar a cabo la integración de América del Sur  a expensas  de la inacción, renuncia, entrega o enfriamiento de la reclamación por los territorios al oeste del río Esequibo evadiendo el Sr Presidente de la República Nicolás Maduro,   su Responsabilidad como funcionario público, ante el soberano pueblo venezolano.

El actual Gobierno venezolano  con su política de mediátismo comunicacional  al controlar  más de seiscientos  medios de comunicación en su poder, ha pretendido y pretende cambiar las realidades de la vida nacional mediante el ardid, y el engaño para  mantenerse en el poder,  y precisamente   el tema de la Reclamación territorial venezolana ha sido otro de los tantos temas  que se han desvirtuado, entre otros.

Sin embargo la pobre y mísera  Venezuela de finales del siglo XIX  solo exigió, ha exigido a partir de las décadas del cuarenta y aun antes y sigue exigiendo   justicia como un acto de fe, frente a la humillación de las que fue objeto el 03 de octubre de 1899.  Mediante una sentencia que bajo la presión, el fraude, el engaño y el chantaje le arrebato 159.500 Km2 de territorios al oeste del río Esequibo con el cual se le causo un daño patrimonial afectando uno de los elementos existenciales de toda Nación como es su territorio.

Para llegar a la referida sentencia  en el  Tribunal Arbitral de París el 03 de octubre de 1899  en:

1er. Lugar. Se  altero, forjo, escondió y manipulo evidencias documentales que favorecían la posición de Venezuela ante el Tribunal Arbitral.

En 2do.  Lugar al extralimitarse en sus funciones y decidir sobre cuestiones no contempladas en el Tratado de Washington 1897.

Y en 3er.Lugar por la sentencia en sí misma, al ser esta dictada bajo presión, y el fraude en el citado Tribunal lo cual la vicia de forma y de fondo por qué no hubo arbitraje, sino un arreglo, un compromiso de carácter político lo que la hace nula de toda nulidad.

La Nación Venezolana ha Exigido  Justicia a través del tiempo y del espacio entre 1899-¿2013...?

Cuando el Ministro Británico en Caracas, en Nota del 04 de diciembre de 1899, expuso su criterio acerca de la justicia del llamado Laudo, nuestro Canciller Raimundo Andueza Palacios respondió a los pocos días que podría refutar sus argumentos. Y nuestro gobierno de ese entonces a través de su cancillería, llegó a la conclusión de que la decisión arbitral contenía tales vicios que le autorizaban a invocar su invalidez. Sin embargo decidió no denunciarlos por los momentos debido a que la Revolución Liberal Restauradora  promovida por Cipriano Castro se encontraba a escasos kilómetros de la Capital.

En ese tiempo el Gobierno  nacional, no tenía todas  las pruebas documentales del fraude del que fue objeto la Nación venezolana, las cuales irían apareciendo a lo largo de los años subsiguientes gracias el trabajo tenaz y exhaustivo de los investigadores venezolanos y extranjeros  por más de treinta años. A la pobre y mísera Nación venezolana le correspondió en las siguientes décadas investigar, analizar, reunir, reproducir y adquirir numerosas evidencias documentales, cartográficas y testimoniales de lo que sucedió en tras bastidores en el citado Tribunal Arbitral de París  

Entre las personas encargadas de investigar en los archivos destacan Ramón Isturde, Juan del Rió Soto, los sacerdotes Herman González Oropeza S.J y Pablo Ojer Caligueta S.J inicialmente en forma particular entre 1950-1955, y posteriormente por encargo del Gobierno Venezolano 1963-1970, Así como el Dr. Daniel De Barandiaran en los Archivos de Indias en Sevilla, la Dra. Valentina Tarchov en Washington, y el lic. Roberto Palacios González que revisó los archivos, holandeses, ingleses, suecos, franceses, y españoles.

Además estaban los investigadores extranjeros contratados por el Gobierno Nacional, entre ellos los juristas Harry Sievers, William Joyce del escritorio Jurídico Curtís, Mallet Prevost, Colt y Mosle ambos con sede en New York, que lograron hurgar en los archivos británicos en la década de los cincuenta, y sesenta y en los siguientes archivos oficiales ingleses: Public Record Office (Londres), Nacional Archives (Washington), y los archivos privados de Lord Salisbury (Christ Church Collage. Oxford), Joseph Chamberlain (Manchester University) Campbell-Bannerman (British Museum), Balfour (British Museum)

También se revisaron los archivos privados en los Estados Unidos de De Stephen Grover Cleveland, Richard Olney, John Hay, T. Roosevelt, William McKinley, Joseph H. Chote, Henry Cabot Lodge, Elihu Root, William H. Taft, Henry White, Alfred Thayer Maham, Horace Porte, Frederick W. Holls, Seth Low, Alfred T. Maham, así como los de los antibritánicos Carla Schurz, Oscar Strauss y Williamm A. Croffutt.

Por otro lado se efectuó el análisis de documentos o testimonios directos de los Árbitros y abogados en el Tribunal de 1899, de los Secretarios de los Árbitros, y de los abogados, de los agentes de los gobiernos británico y venezolano, de publicistas de la época, así como de periódicos y revistas de Francia, Inglaterra, Holanda EE. UU, y la propia Venezuela.

Otra de las razones que tuvo el gobierno venezolano de no denunciar  los vicios del Laudo Arbitral fue el “NO”  poder enfrentarse a la formidable potencia económica, política y militar  de su adversario, ya que no contaba con el apoyo de los EE.UU., que se había aliado con el Reino Unido de la Gran Bretaña al señalar la prensa inglesa el día 04 de octubre 1899, “… no dudamos que los EE.UU., obliguen a Venezuela a aceptar el veredicto y que actuarán adecuadamente en caso de que se presenten problemas con respecto al cumplimiento de la decisión…”

En este sentido  Venezuela se vio obligada a concurrir junto a la Gran Bretaña a efectuar la demarcación, para evitar males mayores, cuando en julio de 1900, el representante Británico en Caracas señaló al Gobierno Venezolano que si antes del 03 de de octubre no enviaba su comisión demarcadora de límites, procedería la Gran Bretaña a iniciar la demarcación unilateralmente.

Continuara…

Como citar este artículo

How to cit this article.

Márquez, Oscar J. “A 114  años de la sentencia espuria del Tribunal Arbitral de París,  del 03 de octubre de 1899. Debemos de Deschavetizar la Reclamación, de la Guayana Esequiba. Parte.  I ”, entrada del Martes  01 de octubre  de 2013 , consultado el xx / xx/ 2013 . URL

Bibliografía