martes, 26 de agosto de 2014

Rol de Chile en Guerra de las Malvinas


Tomado de:

25/08/2014 - 04:00
EN ENTREVISTA concedida a este diario, el ministro de Defensa, refiriéndose a la versión de un ex oficial británico sobre la ayuda que Chile prestó a su país en la confrontación con Argentina en 1982, señaló que “creo que la inmensa mayoría de los chilenos no estamos orgullosos, para nada, de la actitud de la dictadura durante la Guerra de las Malvinas”.

 Tal declaración es desafortunada, en la medida en que no era necesaria y desconoce los hechos históricos. En efecto, no es materia de sentirse orgulloso de la actuación de las autoridades del momento o del régimen de gobierno que existía entonces, sino que de comprender, como el propio ministro insinuó, las circunstancias históricas que se vivían y la necesidad de adoptar ciertas decisiones. El gobierno argentino de la época había desconocido el arbitraje internacional sobre la zona del Beagle, lo que provocó graves tensiones entre ambas naciones, que seguían latentes, y además el presidente en ejercicio del país transandino proclamó en la Plaza de Mayo que la invasión a las Malvinas era el comienzo de una actitud en la zona de influencia de éstas, lo que unánimemente se interpretó como una alusión a las posesiones insulares chilenas.

 Chile ha entregado siempre su respaldo a Argentina en la reivindicación por Malvinas. Sin embargo, las circunstancias obligaron a actuar para proteger la integridad nacional y la tranquilidad de la población. Lo cierto es que las relaciones con dicha nación hoy son excelentes, de modo que ni siquiera era requerido un gesto como la manifestación que hizo el ministro, y muy probablemente están en ese nivel porque las razones de Chile para actuar ante hechos que no provocó son cabalmente comprendidas por el gobierno y la ciudadanía del país vecino.