miércoles, 13 de noviembre de 2013

Las "heroínas" de Malvinas


http://www.diariojornada.com.ar/83567/Sociedad/Heroinas_de_Malvinas

Las "heroínas" de Malvinas
Tomado de:

Casi desconocidas para la sociedad, las mujeres civiles vinculadas a la guerra por las islas, ahora obtuvieron su reconocimiento. Aquí, su historia.

Silvia Barrera, quien se desempeña hoy en al área de ceremonial y protocolo de Hospital Militar, era instrumentadora quirúrgica allí mismo cuando, en junio de 1982, fue convocada como voluntaria junto a Norma Navarro, Marta Lemme, Cecilia Richieri, Susana Mazza y María Angélica Sendes, para trabajar en el hospital militar de Puerto Argentino durante el conflicto del Atlántico Sur.

Y a pesar de los 20 días pasados en el teatro de operaciones, durante los cuales, en las condiciones más difíciles, atendieron a 348 combatientes en el buque hospital que las llevaba a originariamente a Malvinas, Barrera siente que aún hoy no concluyó ese viaje iniciado hace 31 años.

“Nosotras salimos dispuestas a bajar en las islas, a trabajar allá. Pero cuando llegamos había tanto bombardeo que nos dieron la orden de que nos quedemos a trabajar en el buque, a 500 metros de la costa. Nunca pudimos desembarcar, y necesitamos hacerlo para cerrar esta historia”, contó en una entrevista con Télam.

Cuando se desató la guerra de Malvinas, Barrera tenía 22 años, estaba recién recibida de instrumentadora quirúrgica y de novio con un médico militar. El mismo 2 de abril se anotó como voluntaria y el destino quiso que a ella la convocaran, mientras que a él nunca le dieron la esperada orden de partir.

“Nos peleamos en ese mismo momento, porque él no quería que yo fuera. Había mucha resistencia en las fuerzas a nuestra participación porque aún no había mujeres militares”, contó.

Barrera asegura que “jamás” se arrepintió de esa decisión, aun cuando como eran civiles no tenían preparación militar. "¡Con decirte que mi padre me enseñó esa misma noche a atarme los borceguíes!”, recordó.

Ya en las islas, tuvieron poco tiempo para resignarse a no poder bajar porque el trabajo en el barco era frenético. A Silvia la asignaron a terapia intensiva, “pero hacíamos de todo, éramos instrumentadoras pero también enfermeras y camilleras”.

“Los heridos llegaban por aire, si se podía burlar el bloqueo, o en gomones; y los subíamos a cubierta como podíamos, luchando contra el oleaje. La instrumentación en esas condiciones también era difícil, porque a veces teníamos una inclinación de 45 grados”, contó.

Y todo bajo el ruido ensordecedor de los bombardeos y los vuelos rasantes, confiando que el enemigo respetara la protección que se le debe a un barco hospital como el Irízar.

“Nos respetaron siempre excepto el último día. Como el buque estaba parado en la bahía, muy cerca de tierra, los ingleses lo usaron como escudo para desembarcar en la playa. Así que el barco estuvo en el medio del tiroteo y nosotros que estábamos trabajando no sabíamos nada, nos enteramos después”, relató.

Silvia recuerda esos días como de "incertidumbre de no saber qué pasaría al minuto siguiente” y también el “shock” que les produjo la noticia de la rendición porque "pensábamos que íbamos ganando".

A Silvia le tocó padecer –como a la mayoría de los veteranos-, tanto las secuelas de la guerra, como aquellas derivadas de la “desmalvinización” en la que se sumió el país por casi 20 años.

“Hay una imposibilidad de reconocimiento por ser civiles, voluntarias, por ser mujeres, porque somos de sanidad y porque estamos trabajando aún dentro de las fuerzas. Por ejemplo, yo tardé 29 años para desfilar en mi hospital junto a los veteranos de guerra”, dijo y agregó: "Si los que combatieron son prácticamente desconocidos, ¡imaginate lo que ocurre con nosotras!”.

El primer reconocimiento del Estado Nacional a las veteranas de Malvinas llegó el año pasado, cuando el por entonces ministro de Defensa. Arturo Puricelli, homenajeó a las 16 mujeres que participaron del conflicto, y entregó una distinción especial a Barrera, Lemme y Maza.

“De acuerdo a lo que nos dijeron, después de Juana Azurduy, nosotras somos las mujeres más condecoradas”, concluyó. http://www.diariojornada.com.ar/Images/Iconos/cuadrojo.png